La vida secreta de los escritores (Guillaume Musso)

TÍTULO: La vida secreta de los escritores
AUTOR: Guillaume Musso
EDITORIAL: AdN

Sinopsis Editorial:



En 1999, después de haber publicado tres novelas que pronto se convierten en obras de culto, el famoso escritor Nathan Fawles decide dejar de escribir y retirarse a Beaumont, una isla agreste y sublime situada cerca de la costa mediterránea francesa.

Otoño de 2018. Fawles no ha vuelto a conceder ninguna entrevista desde hace veinte años. Como sus novelas continúan cautivando a los lectores, la joven periodista suiza Mathilde Monney se planta en la isla con la firme resolución de averiguar su secreto.

Ese mismo día, aparece en la playa el cuerpo de una mujer y las autoridades acordonan toda la isla. Se inicia entonces entre Mathilde y Nathan un peligroso cara a cara en el que entrechocan verdades ocultas y mentiras no cuestionadas, y en el que el amor linda con el miedo.

Lo primero que pensé cuando tuve en las manos "La vida secreta de los escritores" fue que me iba a durar un suspiro si la historia conseguía engancharme rápidamente y acerté, me duró exactamente la tarde de un domingo y es que Musso lo ha vuelto a hacer, ha conseguido atraparme entre sus páginas al igual que hizo con su anterior novela "La huella de la noche" y con la que tiene algún punto en común.

En esta ocasión nos cuenta la historia de Nathan Fawles, un escritor que en el momento más álgido de su carrera, con tres novelas escritas y un Pulitzer en el bolsillo, decide dejar de escribir y alejarse de la vida pública. Con apenas treinta y cinco años deja atrás una exitosa carrera literaria sin dar explicaciones y se retira a Beaumont, una tranquila isla cerca de la costa francesa.

Veinte años después conoceremos a Raphaë Bataille, un joven que intenta publicar su primera novela, aunque hasta el momento solamente ha conseguido que le rechazaran en todas las editoriales a las que ha enviado su manuscrito. Por supuesto su escritor favorito es Fawles y daría lo que fuera por poder hablar con él, por dejarle leer su novela, por escuchar sus consejos, pero... parece algo imposible de lograr, aunque el primer paso ya lo ha dado al conseguir un empleo en una pequeña librería de Beaumont. "La Rosa Escarlata".

A Beaumont también llega Mathilde Monney, una periodista que también está interesada en conocer los secretos de Fawles y descubrir cuál fue el verdadero motivo que alejó de la literatura a un autor que después de veinte años de retiro sigue vendiendo libros y conquistando nuevos lectores.

Por supuesto Fawles no es un hombre accesible, aunque tampoco un ermitaño, que conste, pero si alguien le habla de sus novelas o de literatura en general lo deja con la palabra en la boca y se larga. Raphaël sin embargo, no pierde la esperanza de hacerle llegar su manuscrito. Mientras tanto disfruta de su trabajo en "La Rosa Escarlata" aunque discrepe bastante sobre la forma de entender la literatura de su jefe, el señor Audibert, interesado solamente en la "literatura de verdad".
«Acabáramos, la famosa “literatura de verdad”…» Con personas como Audibert, esa expresión (o la de «escritor de verdad») siempre acababa saliendo a colación. Pero resulta que yo nunca había dejado que nadie me dijera lo que debía leer y lo que no. Y esa forma de erigirse en juez para decidir qué se podía considerar literatura o no me parecía pretenciosa a más no poder.
Guillaume Musso.
Fotografía de Hachette.fr
Evidentemente no os puedo contar los secretos que esconde Fawles, pero sí os diré que no es el único en Beaumont en guardar secretos y aunque el primer encuentro entre Nathan y Raphaël, no es muy amistoso, por circunstancias que no mencionaré, a Fawles no le quedará más remedio que contar con la ayuda de Raphaël para solucionar un pequeño misterio. Mientras, en la isla, las cosas se empiezan a complicar un poco al aparecer el cadáver de una mujer clavado en un eucalipto. Descubrir su identidad y su relación o no con estos personajes, ya es cosa vuestra.

La novela está narrada en su mayor parte en primera persona a través de la voz de Raphaël, pero también leeremos partes de alguna entrevista que concedió Fawles antes de aislarse del mundo,

"La vida secreta de los escritores" ha sido un libro que me ha gustado mucho, un thriller que te va envolviendo en su trama y que a medida que lees y las pistas se van desvelando, va haciéndote cambiar de opinión. Es curioso, pero me pasó lo mismo con otra novela que me ha venido a la mente varias veces mientras leía el libro, no sé si a alguien más le habrá pasado, pero hablo de "La verdad sobre el caso Harry Quebert", un escritor aislado, un futuro escritor, un cadáver...

Os decía al principio que tiene algo en común con "La huella de la noche" y es el peso que tiene el pasado de los personajes y que es el que ha condicionado todo su presente. Es un libro con un ritmo que no decae en ningún momento, muy ágil directo, lleno de referencias literarias (clásicas y contemporáneas) como no podía ser de otro modo y en el que hay espacio para una crítica hacia el mundo editorial que no tiene desperdicio, sobre todo cuando un autor está empezando y debe enfrentarse al rechazo editorial como les ocurrió a muchos autores hoy consagrados.
Stephen King contaba a menudo que treinta editoriales le rechazaron Carrie. A la mitad de los editores londinenses les pareció que el primer tomo de Harry Potter era «demasiado largo para los niños». Antes de que Dune se convirtiera en la novela de ciencia ficción más vendida del mundo, a Frank Herbert se la devolvieron unas veinte veces. Y parece ser que, por su parte, Francis Scott Fitzgerald había forrado las paredes de su despacho con las ciento veintidós cartas de rechazo de las revistas a las que había ofrecido sus relatos.
Es una novela llena de secretos en la que nada es lo que parece. Te da la sensación de que cada vez tienes más piezas de un puzzle en la mesa y no acabas de ver de qué forma van a encajar, pero lo hacen y una vez más Musso deja todo atado y rematado, aunque sí debo decir (y por eso para mí es una novela 4 estrellas) que la parte final con un cara a cara entre dos personajes que no puedo mencionar me ha resultado un poco "forzada" y "precipitada", pero por lo demás he disfrutado mucho y me gustaría destacar también ese "Epílogo" en el que Guillaume Musso es el protagonista y ese capítulo final titulado "Lo verdadero de lo falso" donde el autor nos explica "de dónde viene la inspiración" para escribir una novela y cómo cualquier hecho real, por pequeño que sea puede ser la base perfecta para una buena historia.

La primera virtud de un escritor es saber cautivar al lector con una buena historia; un relato capaz de arrancarlo de su existencia para arrojarlo al meollo de la intimidad y de la verdad de los personajes. El estilo solo era el medio de inervar la narración y de volverla emocionante.
AQUÍ podéis comenzar a leer la novela.