Thornhill. Orfanato para chicas (Pam Smy)

TÍTULO: Thornhill (Orfanato para chicas)
AUTOR: Pam Smy
EDITORIAL: Blackie Books

Sinopsis Editorial:



«Ella ha vuelto. Del miedo me entran escalofríos, que me recorren la espalda desde la nuca. ¿Y ahora qué hago?»

En Thornhill, un orfanato encantado, el terror puede no venir de los fantasmas, sino de las niñas que duermen a tu lado. Y la amistad, de las que leen tu diario muchos años después…

Hoy os traigo un libro que me ha encantado. Reconozco que la foto no le hace justicia porque es de esos libros que entran por el ojo en cuanto los tienes en tu mano, pero no se queda solo en eso ya que su contenido me ha gustado muchísimo: La autora no ha podido elegir una forma mejor para contarnos esta historia.

Es la tercera vez que leo un libro de este estilo (las dos anteriores fueron las novelas de Brian Selznick "La invención de Hugo Cabret" y "Maravillas"). En los tres casos para mí han sido lecturas cinco estrellas. Son libros que van contando la historia de dos formas alternas, a través de ilustraciones (¡ojo! no es un cómic) y a través de texto. En este caso además, esa alternancia nos va cambiando de época.

Por un lado el texto nos situará en 1982 donde iremos leyendo el diario de Mary Baines, una niña que vive en un decrépito orfanato donde no se relaciona con nadie. Mary prácticamente no pronuncia palabra y por si fuera poco es el blanco de todas las burlas y maldades que se le ocurren a una de sus compañeras. Mary pensaba que por fin se había librado de ella cuando se la llevaron, pero no, tras un tiempo en acogida la devuelven al orfanato y las pesadillas de Mary vuelven a empezar.

Pam Smy. Fotografía de Shaping the View
Por otro lado a través de las ilustraciones avanzamos treinta y cinco años y nos situamos en 2017. Ella Clarke se ha trasladado a vivir a una casa frente a las ruinas del orfanato. Ella vive con su padre pero se pasa el día sola. Las ruinas del orfanato son como un imán para ella y un día cree ver a una niña merodeando por allí, así que decide investigar un poquito.

Si la historia de Mary es interesante, la de Ella no lo es menos. Poco a poco vamos avanzando en ambas tramas hasta que la autora las convierte en una sola. Cómo exactamente, no os lo voy a decir, pero lo  hace del único modo que iba intuyendo a medida que leía, eso sí, esa última ilustración añadida al libro consigue al final ponerte un poco la piel de gallinita.

Tanto Mary como Ella me han gustado mucho, pero reconozco que con Mary he sufrido un poquito más. Siempre me produce un nudo en el estómago leer sobre los abusos, tanto físicos como psicologicos, lo que hace que inmediatamente empatice con el personaje que sufre estos abusos. Con lo que le hacen a Mary, Smy ha conseguido que me hirviera la sangre, sobre todo porque Mary me ha parecido un personaje muy sensible y no sufre esos abusos solamente en el colegio sino que después los sigue sufriendo en el orfanato y no tiene un momento de respiro. Cuando hay problemas entre niños, es muy típico escuchar cómo se le quita muchas veces hierro al asunto diciendo que son "cosas de niños", así que Mary se siente desamparada ante sus profesores, pero es que prácticamente también lo está en el orfanato. ¿Cómo es posible que nadie se de cuenta de lo que le está ocurriendo? La única manera que encuentra de "desconectar" es encerrarse en su cuarto, leer  y elaborar marionetas, que casi son su verdadera familia. Es una niña cuidadosa, detallista, ordenada. En esa burbuja que es su habitación ha creado su mundo particular, pero... ¿será suficiente?
La profe me ha mirado un par de veces después, durante la clase, como si algo la desconcertase. Como si sospechase que algo va mal, pero no supiese decir el qué. Sé que no intentará averiguarlo. Estoy rodeada de adultos, tanto en Thornhill como en el colegio, y ninguno de ellos es capaz de ver lo que está pasando. No quieren saberlo. No lo entiendo. Qué les impide sentarse y preguntarme en serio: ¿Qué tal estás? ¿Va todo bien? Creo que tienen miedo a que sea sincera y a verse obligados a hacer algo, a involucrarse. Tal vez sencillamente no puedan imaginar algo tan desagradable y cruel. Quizá no quieran pensar que algo horrible les pueda estar pasando a alguien que conocen.

Ella Clarke también se nos revela como una niña muy creativa y curiosa y aunque ella no sufre acoso, pasa tanto tiempo sola, que al igual que Mary, su habitación parece ser el mejor lugar, aunque no dudara en atravesar la verja de los terrenos del orfanato para saciar su curiosidad.

"Thornhill" es una novela que me ha parecido interesantísima por el delicado y a la vez tan terriblemente actual tema que trata. Los abusos, el bullying entre compañeros, el miedo, la incomprensión, la soledad... lo ciegos que estamos muchas veces los adultos y lo urgente que es abrir más los ojos para atajar este terrible problema... En fin, que me encantaría ver un libro como este entre las lecturas "obligatorias" de centros escolares, porque además incluso a aquellos a los que leer un libro obligatorio les produce urticaria serían capaces de sumergirse en él gracias a la forma en que está escrito (el estilo es muy sencillo y muy ágil de leer) pero sobre todo por lo magníficamente que está ilustrado. El detalle de los dibujos es impresionante y esa forma de ir haciendo "zoom" muchas veces con las imágenes me ha encantado.
Puedo vivir siendo torturada por el día, pero el miedo que siento por la noche es insoportable.
Es una lectura oscura, pero no podría ser de otro color dada la historia que cuenta y se devora de una sentada a pesar de sus más de quinientas páginas. Para mí es un libro muy recomendable y me encantaría ver publicadas más historias con este tipo de formato.