jueves, 12 de julio de 2018

Paradita veraniega

Esta primera mitad del año he sido muy formal con el blog y he reseñado prácticamente todo lo que he leído, hasta yo misma estoy sorprendida, pero llegando estas fechas, apetece una paradita para descansar, desconectar de lo virtual y leer sin reseñar.

A la vuelta os contaré brevemente con qué lecturas me he entretenido, pero mientras tanto, desconecto de blog, de Google+ y de Instagram. Solamente dejo activo mi Facebook porque sí tengo en la agenda previstas un par de presentaciones literarias y quizás os cuente alguna cosilla por allí.

Mientras tanto, que ustedes lo pasen bien y por supuesto... ¡a leer todo lo que se pueda!






miércoles, 11 de julio de 2018

El cuarto mono (J. D. Barker)

TÍTULO: El Cuarto Mono
AUTOR: J. D. Barker
EDITORIAL: Destino

Sinopsis Editorial:

El detective de la policía de Chicago Sam Porter investiga el caso de un hombre atropellado, pues los indicios en la escena del crimen apuntan a que se trata de El Cuarto Mono, un asesino en serie que ha estado aterrorizando la ciudad. Su modus operandi consistía en enviar tres cajas blancas a los padres de las víctimas que secuestra y mata: una primera con una oreja, una segunda con los dos ojos, y otra con la lengua; y finalmente dejar abandonado el cuerpo sin vida en algún lugar. El hombre atropellado llevaba una de esas cajas blancas. Se inicia así una frenética carrera contrarreloj para averiguar dónde se encuentra encerrada la próxima víctima. 

Durante más de cinco años, el asesino al que todo el mundo conoce ya como “El Cuarto Mono” ha estado aterrorizando a la población de Chicago con su peculiar modo de torturar y asesinar a sus víctimas, pero quizás eso ha llegado a su fin, y es que un hombre acaba de morir atropellado por un autobús y todo apunta a que sea el asesino, ya que llevaba con él una caja que parecía tenía intención de enviar por correo a la familia de una nueva víctima. La caja contiene una oreja, que es lo primero que envía a la familia. A esta caja le seguirían dos más, una con los ojos y otra con la lengua para finalmente abandonar el cuerpo sin vida con una nota en la que pone “No hagas el mal” y que siempre va dirigida a un familiar de su víctima, implicado en algún turbio asunto.

En cuanto Sam Porter, el detective que lleva años persiguiendo al Cuarto Mono y quien le puso ese nombre, se entera de lo sucedido se presenta en el lugar del atropello y cuando descubren la caja todos se dan cuenta de que si realmente el hombre que acaba de morir es El Cuarto Mono, en algún lugar hay una nueva víctima que todavía debe estar viva y comienza una carrera contrarreloj para intentar encontrarla e impedir que acabe muriendo de hambre o sed.

Las únicas pistas que tienen para empezar son la dirección de correo que aparece en la caja y una serie de objetos encontrados en el cadáver, incluido un diario que pertenece sin duda a nuestro asesino:
Hola, amigo mío:

Soy un ladrón, un asesino, un secuestrador. He matado por diversión. He matado porque era necesario. He matado por odio. He matado simplemente para satisfacer esa necesidad que suele crecer dentro de mí con el paso del tiempo, una necesidad muy similar a un hambre que sólo puede saciar la tentación de la sangre o el canto que hay en el grito del tormento.
Sam, se encargará de leer el diario del asesino y de meterse de lleno en su historia, una historia que va narrando desde que era un niño y que nos muestra el tipo de padres que tenía, la educación que recibía y cómo llegó a convertirse en un auténtico psicópata. Toda su vida ha estado regida por las Reglas de los Tres Monos que aparecen representados en una talla sobre la puerta del templo Tosho-gu de Nikko, en Japón y que se cree que representan el ciclo de la vida humana, pero… parece que hay un cuarto mono, el que representa "No hagas el mal".

Imagen de Terapia Consciencial. 




—Hay un cuarto mono, pero nadie sabe realmente de su existencia […]
Se llama Shizaru […]
—Y significa «no hagas el mal» —‌dijo padre—. Y ésa, por supuesto, es la cuestión. Si uno ve o escucha el mal, es poco lo que puede hacer. Cuando alguien pronuncia el mal, se le puede atribuir una culpa, pero cuando hace el mal..., bueno, cuando alguien hace el mal, no ha lugar el perdón.
La verdad es que la novela engancha rápidamente, gracias a que se va alternando la trama de la investigación con la lectura del diario y puntualmente una tercera voz nos va relatando el cautiverio de la última víctima, a la que de momento ya le falta una oreja y que quizás es la historia que menos aporta a la trama de la novela.

Personalmente he disfrutado mucho tanto con la investigación como con la lectura del diario, pero sin duda esta última me ha parecido realmente fascinante y sobrecogedora. Tanto Porter como el lector se van sumergiendo poco a poco en la mente de este asesino y lo que comienza siendo la narración del día a día de una familia aparentemente normal se irá transformando en algo oscuro, depravado y alucinante, así que lo sorprendente habría sido que el niño que va contando la historia se hubiera convertido en una persona normal y corriente.

Por otro lado, la investigación para averiguar dónde está la última víctima de El Cuarto Mono es totalmente frenética ya que toda la novela transcurre en apenas tres días que no dan tregua ni a los investigadores del caso ni al lector. Cada nueva pista que surge parece alejarlos más de la resolución del caso, pero poco a poco todo irá encajando hasta llegar al desenlace de esta historia, que ¡cómo no! te deja con las ganas de leer "The Fifht to die", la próxima entrega de esta nueva serie.

He disfrutado muchísimo leyendo "El Cuarto Mono". Me ha gustado la trama, me ha gustado el estilo sencillo y ágil del autor, me ha gustado el ritmo de la narración que a medida que vamos llegando al final va creciendo por momentos, me han gustado los giros inesperados que van surgiendo durante la investigación, me ha gustado el final, que ni remotamente había imaginado y me han gustado mucho los personajes principales, tanto El Cuarto Mono, que creo que psicológicamente está muy bien construido ya que lo conocemos en profundidad desde su niñez hasta el momento actual y podemos ver cómo se va forjando su personalidad y cómo las experiencias vividas marcaron su forma de ser y de actuar, como por supuesto Porter, un buen detective, que no se deja intimidar por nada y que acaba de pasar por un mal trago en su vida (aunque aún habrá que leer un poco para saber de qué se trata) pero que cuenta con el apoyo de un equipo que me ha gustado mucho. La conexión que existe entre él y su compañero Nash (bueno, en general entre todo el equipo), le aportan al libro un toque fresco y gracioso que le viene muy bien, la verdad.

Sinceramente, creo que "El Cuarto Mono" es un muy buen thriller que disfrutarán los amantes del género y que conseguirá atrapar también a quienes sin serlo se acerquen a su lectura.

Puedes leer la primeras páginas de esta novela AQUI.

lunes, 9 de julio de 2018

La desaparición de Stephanie Mailer (Joël Dicker)

TÍTULO: La desaparición de Stephanie Mailer
AUTOR: Joël Dicker
EDITORIAL: Alfaguara

Sinopsis Editorial:

La noche del 30 de julio de 1994, la apacible población de Orphea, en la región de los Hamptons, asiste a la gran apertura del festival de teatro. Pero el alcalde se retrasa... Mientras tanto, un hombre recorre las calles vacías buscando a su mujer, hasta hallar su cadáver ante la casa del alcalde. Dentro, toda la familia ha sido asesinada. 

Jesse Rosenberg y Derek Scott, dos jóvenes y brillantes policías de Nueva York,resuelven el caso. Pero veinte años más tarde, en la ceremonia de despedida de la policía a Rosenberg, la periodista Stephanie Mailer lo afronta: asegura que Dereck y Jesse se equivocaron de asesino a pesar de que la prueba estaba delante de sus ojos, y afirma poseer información clave. Días después, desaparece.

Así se inicia este colosal thriller, que avanza en el pasado y el presente a ritmo vertiginoso, sumando tramas, personajes, sorpresas y vueltas de tuerca, sacudiendo y precipitando al lector sin freno posible hacia el inesperado e inolvidable desenlace.

Qué ganas tenía de leer un nuevo novelón de Joël Dicker. Desde que lo descubrí con “La verdad sobre el caso Harry Quebert” es ya un autor que sigo con mucho interés, aunque confesaré que a pesar de tener en casa su novela “Los últimos días de nuestros padres” todavía no lo he leído, pero caerá, no sé cuándo pero caerá.

La verdad es que no sé ni por dónde empezar a hablar de esta novela que me ha encantado y que ido devorando a cada rato que tenía libre, pero ¡vamos allá!

Cuando Jesse Rosenberg, Capitán de la Policía decide retirarse del cuerpo para dedicarse a otros asuntos que nada tienen que ver con el que ha sido su trabajo hasta ahora, lo último que espera es que durante su ceremonia de despedida una joven periodista llamada Stephanie Mailer se acerque hasta él para decirle que quizás ese apodo con el que le conocen (“Capitán cien por cien” por haber resuelto todos los casos que ha investigado) no sea el correcto, ya que uno de esos casos, concretamente el primero de su carrera, no está resuelto porque culparon a quien no debían.

Aunque Stephanie parece estar muy segura de lo que dice, Jesse también lo está del trabajo que llevaron a cabo él y su compañero y amigo Derek Scott, pero cuando Stephanie desaparece sin dejar rastro algo se remueve en Jesse, y decide trasladarse hasta Orphea, lugar donde ella ha desaparecido y donde veinte años atrás el alcalde Gordon, junto con su mujer y su hijo fueron asesinados, al igual que Meghan Padalin, una vecina del pueblo, que probablemente fue testigo del asesinato del Alcalde y su familia.

¿Será cierto que culparon a un inocente? Está claro que la desaparición de Stephanie Mailer no puede ser casual, así que Rosenberg está decidido retrasar su "jubilación" y a investigar qué le ha pasado a la chica y de paso volver a repasar con lupa junto con el que entonces era su compañero Derek Scott todo lo que ocurrió en Orphea en 2004. Esta vez, además, contarán con la ayuda de Anna Kanner, la única mujer policía en Orphea.

Fotografía de Telva.com


La historia está narrada a través de las voces de Jesse y Derek, que nos irán contando cómo va la investigación actual mientras recuerdan como llevaron a cabo la de 2004 y las consecuencias que aquella investigación tuvo en sus vidas, pero también Anna Kaner tendrá voz como narradora. Ella no nos llevará al pasado, pero iremos conociendo cómo llegó a Orphea, quién le ofreció el puesto en la policía y con qué fin y será de gran ayuda tanto en el caso de Stephanie Mailer como en el del pasado.

La verdad es que yo he disfrutado como una enana con la novela. Es exactamente el tipo de libro que a mí me gusta (y que por supuesto los anti-bestseller repudian sin inmutarse). Es de los que atrapan desde la página uno, de los que te sumergen en la trama y juegan contigo y te hacen sentir en una montaña rusa mientras lees.

Tiene un ritmo endiablado, gran cantidad de diálogos que agilizan la lectura y una intriga constante que no decae en ningún momento, más bien todo lo contrario, te lleva a sospechar de cada uno de los personajes que componen el amplio elenco de esta historia. Cuando crees que ya tienes un sospechoso claro, llega un capítulo que desmonta tus sospechas, para volver a sospechar del mismo unas páginas más adelante. No sé si algún lector más avispado que una servidora habrá adivinado quien era el asesino en esta historia, pero estoy segura de que si lo ha hecho, lo que no le habrá resultado tan fácil es explicar el por qué de todo el asunto. Yo he “sufrido” la intriga hasta el final, aunque por ponerle un "pero", diré que en más de un momento mientras leía pensaba... "Y esto... ¿por qué no lo vieron durante la primera investigación y ahora les ha resultado tan fácil darse cuenta?, pero bueno... nada es perfecto.

Decía antes que la novela tiene un amplio elenco de personajes, y al principio esto puede resultar algo confuso. No es que eso haga difícil la lectura, pero teniendo en cuenta que muchos de ellos aparecen en la época actual de la historia (2014), y también veinte años atrás (2004), la narración es un ir y venir de atrás hacia adelante y son muchos los nombres a asimilar y situar en la novela, aunque una vez que coges el ritmo de lectura realmente no se hace tan complicado, además hay una lista de personajes al final de la novela por si te surgen las dudas.

Justamente esta gran cantidad de personajes, creo que es una de las mejores cosas de la novela y es que a medida que leemos vamos descubriendo que el que más o el que menos tiene cosillas que ocultar, veremos cómo han cambiado las vidas de muchos de ellos en veinte años, unos para mejor y otros todo lo contrario. Tenemos por ejemplo al actual alcalde de Orphea y a su esposa, ex actriz y ahora veterinaria, tenemos un crítico literario que no se muerde la boca cuando escribe sus artículos, tenemos al director de una revista literaria, a su esposa y a su joven amante, tenemos a un ex policía, director y escritor de obras de teatro, a una problemática adolescente, tenemos al director del periódico de Orphea donde trabaja Stephanie… en fin, que tenemos de todo y todos aportarán algo a lo largo de la investigación. Unos nos resultarán más agradables y otros mucho menos (personalmente ha habido uno que me ha parecido odioso. ¡Madre mía Alice! Para echarle de comer aparte) e incluso alguno nos sacará sino unas buenas risas, sí unas sonrisas. Lo difícil pero interesante es conseguir relacionar todo y a todos para llegar a una conclusión final. Por cierto, algo que me ha resultado asombroso es la cantidad de personajes que quieren escribir un libro en esta historia, el que más y el que menos tiene algo que contar.

Lo que está claro es que Dicker lo ha vuelto a hacer. Si te gustaron sus anteriores novelas está también te gustará, más o menos, pero seguro que disfrutarás. Reconocerás su estilo, su forma de narrar y de construir estas tramas tan complejas, pero si eres de los que no pudo con “La verdad sobre el caso Harry Quebert” o “El libro de los Baltimore” dudo mucho que aprecies en algo esta historia, así que olvídalo, pero … tú te lo pierdes.

También me ha gustado ese capítulo final que nos cuenta qué ha ocurrido dos años después de cerrar el caso Stephanie Mailer. Sé que hay lectores a los que este tipo de capítulos les sobra, pero a mí me ha gustado mucho.

Booktrailer


Puedes leer las primeras páginas: AQUÍ
Puedes escuchar cómo comienza AQUÍ

jueves, 5 de julio de 2018

Resumiendo Junio

Junio se me ha dado bastante bien la verdad, y además salvo "La investigación" de Philippe Claudel que no me ha gustado y "Muerte con pingüino" que me ha resultado muy extraño, con todas las demás lecturas he disfrutado mucho.

No sé cómo se darán Julio y Agosto, pero ya iré informando seguramente con mini-reseñas o un resumen fotográfico como este porque tengo intención de tomarme unas vacaciones blogueras en breve, pero antes aún traeré por aquí un par de reseñas como mínimo: la del nuevo libro de Joël Dicker "La desaparición de Stephanie Mailer" y la de "El cuarto mono" de J. D. Barker.


1.- La memoria de la lavanda (Reyes Monforte)
2.- Talión (Santiago Díaz)
3.- Al cerrar la puerta (B. A. Paris)
4.- El bosque sabe tu nombre (Alaitz Leceaga)
5.- Querida Ijeawele. Cómo educar en el feminismo  (Chimamanda Ngozi Adichie)
6.- El peligro de la historia única (Chimamanda Ngozi Adichie)
7.- Deixe a súa mensaxe despois do sinal (Arantza Portabales)
8.- Sen piedade (Pedro Feijoo)
9.- El hombre de tiza (C. J. Tudor)
10.- Soñar bajo el agua (Libby Page)
11.- La investigación (Philippe Claudel)
12.- Sobrevivindo (Arantza Portabales)
13.- Lo que sucedió cuando me rompiste el corazón (Rocío Carmona)
14.- Muerte con pingüiño (Andrei Kurkov) 

miércoles, 4 de julio de 2018

Lo que sucedió cuando me rompiste el corazón (Rocío Carmona)

TÍTULO: Lo que sucedió cuando me rompiste el corazón
AUTOR: Rocío Carmona
EDITORIAL: Duomo Ediciones

Sinopsis Editorial:

Mia acaba de romper con Álex y se enfrenta al verano barcelonés con el corazón roto. Una situación a la que se suma la pérdida de su empleo, lo que la sumerge en una gran tristeza. Poco a poco, Mia emprende un viaje que le permite descubrir un mundo nuevo ante ella. Durante la travesía, se adentra en su propia soledad para vivir la apasionante aventura de descubrirse, atravesar el dolor y mirarse con valentía. Mientras recorre distintos estados emocionales, vive momentos mágicos con personas entrañables y divertidas, personajes muy reales con algo en común: un corazón roto que sin embargo, mantiene el deseo de soñar en lo que puede suceder después.

No soy una lectora de género romántico. Tuve mi época hace muchos años y ahora prácticamente es un género que descarto. Cuando empecé a ver esta novela en las redes sociales me llamó la atención su preciosa portada, pero no acaba de decirme a leerla. ¿Y si era precisamente una historia demasiado romántica para mi gusto o aún peor, un dramón de los de no soltar el pañuelo? No tenía nada claro qué hacer, pero lo cierto es que últimamente me gusta intercalar entre tanta lectura “negra” historias que no tengan nada que ver con ese género y al final me decidí, además ¿A quién no le han roto el corazón alguna vez o ha sido el culpable de habérselo roto a alguien? Sonaba a historia actual y entretenida y efectivamente ha sido ambas cosas. 

La historia de Mía me enganchó desde el principio, de hecho cuando me di cuenta me había leído la mitad de la novela en una tarde. Enseguida me gustó su protagonista, una joven que acaba de romper con su pareja, Alex, un actor en ciernes, pero además amigo desde sus años de instituto, alguien con quien ya visualizaba su futuro, alguien en quien confiaba ciegamente y con quien se sentía tan unida que ahora es como si le faltara una parte y estuviera rota.

Mía es un alma en pena, la tristeza la envuelve y se siente perdida. No sabe qué ha hecho mal, no entiende por qué Alex la ha engañado con otra, no comprende por qué su relación siempre se tuvo que mantener en secreto porque “era lo mejor” para el futuro profesional de él y ahora le ha faltado tiempo para publicar a los cuatro vientos su nueva relación. Mía no sabe qué hacer, pero como dice el dicho no hay mal que por bien no venga y el mismo día que la despiden de la agencia inmobiliaria donde trabaja, Lola, la última clienta a la que le enseña un dúplex (que por cierto no consigue venderle) reconoce en Mía a un mujer herida y le ofrece un nuevo trabajo.

La historia de Mía es la historia de tantas personas… es tan real que no es difícil conectar con ella desde el principio y pasar con ella por todas esas etapas de (vamos a llamarle “duelo”) que uno pasa cuando le dejan. Para ello la novela se divide en cinco partes:

- Lo que sucedió cuando no quería ver. 
- Lo que sucedió cuando te odié. 
- Lo que sucedió cuando quise volver atrás.
- Lo que sucedió cuando caí.
- Lo que sucedió justo después.

Mía pasará de estar confusa, a estar enfadada, a sufrir una depresión y por supuesto a acabar aceptando la situación, pero nosotros la iremos acompañado en cada una de esas fases a la vez que una serie de interesantes personajes que empiezan a formar parte de su vida y que le enseñan que vale mucho más de lo que ella imagina, y es que de eso trata un poco esta historia, de aprender a enfrentarse a los malos momentos, de superar la tristeza encarándose con ella y descartar un poco consejos del tipo “olvídate de él y otra cosa mariposa, ya se sabe que un clavo saca otro clavo”. 
“Y me odiaba a mí misma porque aún necesitaba entenderlo, por haberle querido tanto, y también por no haber sido lo suficientemente guapa, lo suficientemente lista, lo suficientemente delgada, elegante, apropiada… lo suficientemente nada. Sentía tanta rabia que me temblaba todo el cuerpo.” 
Pasar por una mala experiencia es muchas veces necesario porque de todo se aprende, nos da la oportunidad de conocernos mejor y lo más importante de querernos más, que es por donde hay que empezar realmente.

Fotografía extraída de Inmagazine.es
El personaje de Mía me ha parecido estupendo. He deseado desde el principio que se diera cuenta de lo fantástica que era, tan espontánea, tan natural y sincera cuando haciendo caso a su psicóloga se vacía sin filtros en esas cartas que escribe a Alex, sin intención de mandárselas. No hay como la seguridad de que no te leerán para decir todo lo que sientes sin miedo, y al lector le servirán para conocer su relación desde que se conocen en el instituto hasta su ruptura.

Me ha gustado mucho esta historia, que además tiene una banda sonora muy actual, una lectura muy amena en la que casi todo el mundo se podrá ver reflejado. Se lee de una forma muy ágil, tiene sus momentos tristes pero también hay mucho sentido del humor, es una historia de segundas oportunidades, de aprendizaje, de reconocer que el valor de uno mismo no lo da el tener o no pareja y además durante todo el proceso a veces podemos encontrar a personas que de otro modo nunca habríamos conocido.
“… pensé en lo extraño que resulta que personas casi desconocidas se hagan un hueco en nuestra vida de forma repentina, y cómo, en cambio, personas que crees conocer mucho más y por las que sentías que lo darías todo desaparecen del mapa de tu existencia sin más.”
Puedes leer las primeras páginas: AQUÍ

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails