jueves, 11 de octubre de 2018

Berta y las estrellas (Juan Vilches)

TÍTULO: Berta y las estrellas
AUTOR: Juan Vilches
EDITORIAL: Ediciones B

Sinopsis Editorial:

1969. A sus veinte años, Berta solo piensa en vestir a la moda, escuchar los últimos éxitos pop y ahorrar la mayor parte de su sueldo como secretaria de la Agencia Española de Investigación Espacial para casarse cuanto antes con su novio de toda la vida: no soporta más a su estrafalaria familia. Sin embargo, el futuro tiene planes muy distintos para ella...

Cuando sus jefes le piden que forme parte del proyecto para construir y lanzar el primer satélite español, cree que se trata de una broma.

Basándose en una casi increíble historia real, llena de intrigas y enredos, Juan Vilches retrata con un sutil sentido del humor una España en pleno cambio.

¿No os ha pasado nunca que os apetece leer algo de un autor con el que todavía no os habéis estrenado y vais apuntando, en esa lista interminable que todos tenemos, varios títulos de ese autor y por el motivo que sea al final nunca os hacéis con ninguno de sus libros y para cuando os dais cuenta ya ha publicado una nueva novela? Pues esto es lo que me ha pasado a mí con Juan Vilches. Tengo en esa lista apuntados hace años “Te prometo un imperio” y “Largo invierno en París” y por una razón u otra nunca han llegado hasta mis estanterías, así que cuando vi que había sacado otra novela decidí empezar por ella y no añadir otro título a mi lista de deseos literarios. Y sinceramente ¡Qué contenta estoy de que esta novela se haya cruzado en mi camino! Ya sé que todavía falta un poco para terminar el año y aún puedo leer alguna más, pero creo que va a ser la novela más divertida de mis lecturas de este 2018. Me lo he pasado estupendamente leyendo la historia de esta inteligente y luchadora mujer y la de su singular familia. Anda que ¡vaya elenco!

Berta Hornillos lleva décadas como directora general de la Agencia Española de Investigación Espacial, pero ha llegado el momento de su jubilación y justo cuando está a punto de empezar su discurso de despedida delante de sus compañeros y empleados recibe una llamada telefónica en la que le dan una noticia que no parece tener demasiado sentido para nadie salvo para ella, lo que le hace recordar cómo empezó toda su historia en el centro espacial.

En el año sesenta y nueve, Berta trabajaba en el que era el Centro Español de Investigación Aaeronáutica en Torrejón de Ardoz. Su trabajo consistía básicamente en no hacer absolutamente nada (bueno tomaba mucho el sol en la terraza del edificio) y así estaba de lo más tranquila, soñando con casarse con Alvarito, su novio de toda la vida para largarse de la casa de locos donde vivía, aunque al muchacho le entraban picores cada vez que Berta sacaba a relucir el tema "boda". El caso es que un día la “invitan” a una reunión en el despacho del director junto con Víctor Téllez un profesor que compagina su trabajo en el Centro de Aeronáutica con su Cátedra en la Escuela Superior de Ingenieros Aeronáuticos, y después de informarles que el Centro Español de Investigación Aeronáutica pasa a ser (de repente) la Agencia Española de Investigación Espacial, les comunican que en el plazo de tres años deben construir un satélite y lanzarlo al espacio. Por supuesto la construcción del satélite lleva también adjunta la construcción de un cohete y una estación de seguimiento en tierra. ¿Y quién va a dirigir el proyecto? ¡Efectivamente! Víctor y ¿quién será su ayudante a la hora de traducir los textos en inglés? ¡Pues sí! ¡Berta!


Juan Vilches. Fotografía Wikipedia.
La noticia no les gusta a ninguno de los dos. A Víctor porque es totalmente imposible que el proyecto vea la luz en un plazo tan corto de tiempo y a Berta, porque ella vivía estupendamente con el trabajo tan relajado que tenía, pero el director del centro cree que ahora que España se ha convertido en pocos años en la novena potencia industrial del mundo apenas le falta dos pruebas para poder codearse de igual a igual con rusos y americanos: una bomba atómica, de la que ya se está encargando la Junta de Energía y el lanzamiento de un satélite español.

A partir de aquí empieza toda una aventura que en lo personal dejará sorprendida a la propia Berta, un personaje maravilloso que veremos crecer y evolucionar a lo largo de la novela. Ella demostrará ser un mujer muy inteligente (mucho más de lo que ella misma creía), que desde el minuto uno pone en su sitio a todos los hombres que participan en el proyecto y ya os podéis hacer una idea, por la época en que se desarrolla la historia, de cuántas mujeres había en comparación con hombres en ese Proyecto. El lector empatizará con ella desde el minuto uno y casi llegaremos a sentirnos un miembro más de su alocada y rocambolesca familia:

- Mariano, su padre, es un hombre que más que trabajar, deambula por el Centro Aeronáutico dejando que el tiempo pase sin más.
- Ramona, su madre, es la típica sufridora y doña lamentos, siempre controlando a Berta, y deseando ver como se convierte en una mujer “decente” el día que vestida de blanco abandone el hogar. A la pobre Berta le ha tocado soportar lo que no soportó su hermana mayor…
- … Zita/Lucy, que con dieciséis años se quedó embarazada de un militar americano con el que se largó dejando a su retoño a cargo de su familia.
- Jimmy, el “tiznao”, es el americano. Negro para más datos. La pareja de su hermana y un armario de hombre que no habla ni jota de español.
- Y Benjamin, es el retoño de Zita y Jimmy, una joyita, que pretende convertirse en un “pantera negra” y que en cuanto sale de un lío ya tiene planeado el siguiente.
- También vive con la familia, la abuela Primitiva, la madre de su padre, una señora de armas tomar y de vocabulario, vamos a decir, poco refinado.

- Mención especial, merece también Lola, amiga y confidente de Berta, con la que también me lo he pasado estupendamente.

El caso es que entre los problemas laborales, que son muchos, porque viendo la inviabilidad del proyecto por falta de experiencia en el sector y de personal especializado, Téllez opta por intentar cumplir con los plazos a base de muchos y variados chanchullos que lo tienen en un sin vivir y los líos familiares en casa de Berta, sobre todo después del retorno de la “hija perdida” se van formando una serie de situaciones de lo más ocurrentes y divertidas que harán que las páginas pasen solas y que uno no deje de imaginar esta historia como si fuera una película a todo color.

"Berta y las estrellas", es una novela muy simpática, atrevida y descarada. A través de sus páginas uno capta la crítica sin tapujos a los trapos sucios que se mueven en las altas esferas pertenecientes al Estado. Presupuestos inflados, chantajes, desvío de dinero… algo que a la mayoría de los que están implicados (tanto en la vida real como en la ficticia) ni les despeina y que sin embargo genera un nerviosismo divertidísimo en alguno de los personajes de este libro.

Ya sé que las novelas que a uno le resultan divertidas son difíciles de recomendar. Lo que a uno le parece divertido a otro puede no hacerle ni sonreír, pero yo no puedo más que recomendar la lectura de "Berta y las Estrellas" si os apetece pasar un par de días entretenidos con una historia amena, ágil, diferente, irónica y muy fresca. Creo que no os arrepentiréis.

Puedes leer la primeras páginas de esta novela AQUI.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails