El jardín de las mujeres Verelli (Carla Montero)

TÍTULO: El jardín de las mujeres Verelli
AUTOR: Carla Montero
EDITORIAL: Plaza & Janés

Sinopsis Editorial: 


Una familia de hombres ausentes y mujeres con coraje.
 Una herencia que guarda valiosas lecciones.
Una oportunidad para volver a empezar.

Gianna se ha criado con su abuela en la trastienda de La Cucina dei Fiori, un establecimiento de gastronomía italiana en Barcelona. Apenas conoce su pasado, ni la razón de la peculiar ausencia de hombres en su familia. Pero nada de eso parece tener importancia hasta que la muerte de su abuela y una noticia imprevista la dejan sola y desorientada. Entre las pertenencias de esta encuentra la llave de un molino situado en un pequeño pueblo al norte de Italia y el diario incompleto de su bisabuela, Anice. Cuando todo se desmorona, Gianna halla en la historia de su bisabuela la inspiración para volver a empezar, y emprende un viaje a Italia en busca de sus raíces.
A través de este viaje conocemos a Anice, su conexión casi mágica con la naturaleza, su historia de amor truncada por el estallido de la Gran Guerra y los motivos por los que tuvo que abandonar su hogar y empezar de nuevo en otro país. Pero también acompañamos a Gianna en una travesía de redescubrimiento personal y de lo que verdaderamente importa en la vida: el amor, la amistad y un lugar al que llamar hogar.

Carla Montero fue la autora propuesta por el "Club de Lectura de la Sala de Espera" para el mes de Septiembre y su última novela el libro que elegí para leer. No leía a Carla Montero desde su primera novela, pero no desde que la publicó, sino desde que se presentó con ella al II Premio de Novela de Círculo de Lectores en 2009. De hecho yo fui uno de los muchos socios que formamos parte del jurado que leyó las novelas finalistas y aunque confieso que no voté por su obra, reconozco que a punto estuve. El caso es que aunque tengo alguna más de sus novelas, decidí empezar por la última publicada aprovechando la propuesta del Club y debo decir que he disfrutado de su lectura.

No va a ser mi lectura favorita del año, eso seguro, pero me ha venido bien leer una historia como esta, sin crímenes, ni viajes siglos atrás, una historia contemporánea bonita y sencilla que sin ser perfecta, he leído con gusto.

La novela comienza con la muerte de la abuela de Gianna. Entre las pertenencias de esta Gianna encuentra la llave de un molino en Italia, que ahora es de su propiedad, además camuflado entre libros de cocina también encuentra un antiguo cuaderno entre cuyas páginas hay un viejo billete de barco con destino a Buenos Aires fechado en 1919 a nombre de dos personas que no conoce de nada. Sin embargo en la primera página del cuaderno pone "Il mio diario", así que Gianna supone que leyéndolo averiguará quienes son esas personas y por qué su billete está en ese antiguo diario.

La curiosidad hará que Gianna comience a leer y a partir de ese momento la narración jugará con dos tiempos, por un lado, la actualidad, donde veremos la situación personal y laboral que está viviendo Gianna, que no está pasando por su mejor momento y le obliga a tomar importantes decisiones, y por otro lado nos trasladará a  Castelupo, en Italia a principios de mil novecientos, donde nació su bisabuela. Ambas historias se irán alternando y para Gianna supondrán un auténtico viaje hacia sus raíces. Sin pensarlo demasiado pone rumbo a Castelupo y quizás, sólo quizás, lo que allí encuentre no sólo le servirá para conocer una parte que desconocía de su historia familiar, sino también las respuestas para enfrentar ese futuro nada que tiene por delante.

Carla Montero
Fotografía salamancartvaldia.es
"El jardín de las mujeres Verelli" es una novela muy amena y fácil de leer, de esas historias positivas y sí, también previsibles, que sabes más o menos por dónde irán, pero que aún así disfrutas leyendo. Es cierto que la cantidad de casualidades que se van dando son un poquito "demasiadas", pero si estas cosas no pasan en una novela... ¿dónde van a pasar? No he tenido ningún problema para imaginarme a Gianna, con tanto insistir en que se parece a Gal Gadot (muy guapa por cierto) y al resto de personajes pues tampoco, la verdad. 

A mí me ha gustado bastante, me lo he leído prácticamente en el viaje de ida y vuelta a Madrid, cuando hemos ido a llevar allí al descendiente para el nuevo curso y me hizo el viaje mucho más agradable sin duda alguna.

Me ha encantado imaginar ese pequeño pueblo italiano, sus gentes abiertas y generosas, y también la parte más oscura de una época (La Primera Guerra Mundial), las consecuencias de esta y de cómo influyó todo en los actos de los personajes. No diré que el final me pilló por sorpresa, porque me lo fui imaginando bastantes capítulos antes, pero como digo ha sido una agradable lectura y me ha encantado reencontrarme con esta autora, que volveré a leer en algún momento.
Mi bisabuela, que era un hada de la naturaleza, decía que en mitad del bosque arrasado por el fuego siempre hay un brote que se abre camino entre las cenizas. Y así como la Madre Tierra encuentra la luz en medio de la destrucción, también los seres humanos. Toda muerte da paso a una nueva vida. Todo lo que se va deja espacio a lo que ha de venir. Sólo hay que tener la cabeza y el corazón bien abiertos para volver a empezar. Cualquier comienzo es un nacimiento y siempre hay algo maravilloso en lo que nace.
Puedes leer un fragmento de "El jardín de las mujeres Verelli" AQUÍ

No hay comentarios:

Publicar un comentario