La danza de los tulipanes (Ibon Martín)

TÍTULO: La danza de los tulipanes
AUTOR: Ibon Martín
EDITORIAL: Plaza & Janés

Sinopsis Editorial:


La periodista más popular de Gernika es arrollada por el tren que cubre la línea de Urdaibai. La víctima ha sido fijada a la vía con un delicado tulipán entre sus manos. La flor, de un intenso y brillante rojo, es tan hermosa como difícil de encontrar en pleno otoño. La escena, cuidadosamente preparada, ha sido retransmitida en directo a través de Facebook.

La danza de los tulipanes nos sumerge en la ría de Urdaibai, un lugar mágico donde el mar y la tierra se abrazan al compás de las mareas que mecen las tranquilas vidas de sus habitantes, que se ven repentinamente sacudidas por la brutal irrupción de un asesino complejo e inteligente, capaz de rivalizar con los ritmos de la naturaleza que desde siempre han gobernado la comarca.

Hoy os traigo mis impresiones sobre "La danza de los tulipanes" una novela que me apetecía mucho y de la que no he querido buscar reseñas para no ir con las expectativas muy altas, aún así en algún comentario he podido leer que algunos de los personajes que aparecen en este libro pertenecen a la serie protagonizada por Leire Altuna del mismo autor y que está compuesta de cuatro novelas. De esa serie yo solamente he leído el primero "El faro de silencio" hace más de cuatro años y aunque recuerdo a su protagonista y también que me gustó muchísimo, no me acuerdo de ningún otro personaje en concreto, por lo que yo al menos no puedo hacer demasiadas conexiones entre los personajes de esa serie y esta novela. En todo caso creo que eso es un detalle que disfrutarán, y agradecerán, los lectores que ya han leído la serie al completo, pero los que no lo han hecho disfrutarán igualmente de este libro porque es ante todo una gran novela negra/policíaca.

La trama, que se desarrolla en Guernika en poco más de dos semanas (entre octubre y noviembre de 2018) comienza con un capítulo potentísimo de esos que te dejan clavado al asiento y que te obligan a no cerrar la novela y seguir leyendo. Tal como dice la sinopsis, alguien ha atado en una silla a la periodista más popular de Guernika, Natalia Etxano y la ha colocado en las vías del tren. Un tren al que le es imposible frenar para desgracia tanto de la víctima como del conductor. La recién estrenada Unidad Especial de Homicidios de Impacto (UEHI), dirigida por Ane Cestero será la encargada de investigar el asesinato de Natalia y desde Pasajes se desplazará hasta Guernika con su compañero Aitor Goenaga, donde se les unirán la agente Julia Lizardi y el suboficial Txema Martínez, que acaba de regresar a Guernika después de dejar la Interpol. Lo que al principio parecía un "simple" asesinato pronto se convierte en algo mucho más grande cuando nuevas víctimas y tulipanes aparecen en escena.

Ibon Martín con la ermita de San Juan de Gaztelugatxe al fondo
Foto de Larazon.es
"La danza  de los tulipanes" está narrada en tercera persona a lo largo de los 79 capítulos en los que se divide la novela, aunque a medida que leemos encontraremos otros dos tipos de texto que el autor va incorporando de forma muy efectiva entre los capítulos del libro, por un lado la historia de nuestro asesino narrada en primera persona, y por otro unas cartas escritas por una mujer que desconocemos y que están dirigidas a alguien muy especial para ella.

Conocer la historia del asesino me ha gustado muchísimo y también ha sido sobre todo triste, muy triste y también incompresible. Hay que tener en cuenta que habla en primera persona y lo hace de forma cronológica, así que cuando nos empieza a contar su historia tiene seis años y se me ha encogido el corazón. No por ello empatizo o disculpo sus acciones, pero de verdad... qué pena me dio al principio. En cuanto a la investigación de los asesinatos, he disfrutado un montón. Ha sido como ver una película policíaca. Poco a poco van surgiendo nuevas pistas, nuevos datos que hacen que empieces a sospechar de diferentes personajes, pero confieso que no ha sido hasta que apenas faltaban 60 páginas para terminar el libro cuando he caído de la burra y acertado la identidad del asesino. En ese sentido la novela es estupenda, mantiene muy bien la intriga a  medida que la investigación avanza y el ritmo de la narración se acelera.

Solapa interior de la novela
Sobre los personajes ¡qué decir!, me han recordado por lo bien trazados que están a los personajes de las novelas de Noelia Lorenzo Pino, de las que ya os he hablado en el blog. Todos son tan reales, tan fáciles de reconocer en la gente que vemos cada día que me he sentido muy cómoda con Ane y sus compañeros. Ella especialmente me ha gustado mucho y no por pertenecer a la ertzaintza son hermanitas de la caridad, todos tienen muchos matices, cosas buenas y cosas malas, incluso nuestro asesino y eso me gusta mucho más que encontrar personajes perfectos por lo buenos que son o terribles por todo lo contrario. Por supuesto una parte importante de la novela tiene que ver con sus vidas personales y yo estoy deseando leer más sobre ellos en otro caso para la UHEI.

También me ha encantado la ambientación. Ha sido una lectura gris y llena de lluvia, pero un gustazo recordar esos paisajes en los que tantos años viví y sobre todo ha sido la pera que además el caso a investigar trajera a Ane hasta Galicia, justo a donde yo vine a parar y que la buena mujer tuviera oportunidad de probar el pulpo de Bueu (doy fe de que está buenísimo) mientras investiga qué relación puede tener el asesinato de una trabajadora de la depuradora de moluscos de Beluso con el caso que llevan en Guernika.

"La danza de los tulipanes" es una novela policíaca fabulosa, en la que se abordan temas sociales tan delicados como los malos tratos, la ludopatía, el uso de internet para difundir violencia, el morbo que despierta un asesinato en directo y lo facilmente que la gente se suma a ver este tipo de contenido y otro tema del que prefiero no hablar, pero que a poco que avances en la lectura, empiezas a imaginar, un tema muy doloroso y todavía hoy muy actual. Como curiosidad diré que también me ha resultado interesantísimo todo lo relacionado con el cultivo de los tulipanes. Una se imagina esos campos holandeses llenos de ellos y no da la sensación de que sea tan difícil cultivarlos, pero vamos es más bien todo lo contrario, algo que por cierto dice mucho del asesino de esta historia.




Está claro que la novela vasca está de enhorabuena y que no hace falta salir del país para encontrar buenas historias. Mi tarea pendiente ahora es terminar la serie de Leire Altuna, que para eso hace siglos que la tengo en casa. ¡¡Necesito otra vida para todas las lecturas que tengo pendientes!!

Como siempre os dejo el enlace para leer las primeras páginas de esta novela AQUÍ

No hay comentarios:

Publicar un comentario