Desaparecida en Siboney (Rosario Raro)

TÍTULO: Desaparecida en Siboney
AUTOR: Rosario Raro
EDITORIAL: Planeta

Sinopsis Editorial:

En 1875, Mauricio Sargal, un millonario antillano retornado a España, libertino y bon vivant, se ve obligado a regresar a Cuba cuando le comunican que su hermana Dulce ha desaparecido de su hacienda en Siboney. Para saber de ella tendrá que enfrentarse a su cuñado, Bartolomé Gormaz, quien fuera prófugo de la justicia y que, con el olvido de cualquier escrúpulo, ha conseguido reunir una de las mayores fortunas de todos los territorios españoles, peninsulares y de ultramar. En su búsqueda, Mauricio encontrará también el amor en la enigmática Deva, por la que sentirá una atracción irresistible. 

Una vez mas este año, me estreno con un nuevo autor, autora en este caso y de nuevo, con éxito porque "Desaparecida en Siboney" me ha gustado bastante. Como no puedo hacer comparaciones con ninguna de sus obras anteriores, no sé si es mejor o no, pero sí os puedo decir lo que a mí me ha parecido.

El primer párrafo de esta historia nos cuenta que el 29 de Noviembre de 1874, Dulce Sargal desapareció de su hacienda en Siboney, dejando allí a su hija Romi y a su marido Bartolomé Gormaz. Ante la falta de noticias de Dulce y lo poco que parece preocuparle a su marido, Romi, decide escribir a su tío Mauricio, el hermano de su madre, que lleva viviendo en Barcelona unos años e informarle de lo ocurrido. Cuando Mauricio recibe la carta de su sobrina no duda en poner rumbo a Cuba para esclarecer qué le ha ocurrido a su hermana y para preguntarle a su cuñado por qué no le ha informado de inmediato.

Este es el punto de partida de esta interesante novela que transcurre en la época en que Cuba era una próspera provincia española. La autora aprovecha este contexto histórico para hablarnos de cómo se forjaron algunas de las grandes fortunas actuales, cuyo verdadero origen avergüenza, a día de hoy, a sus descendientes, ya que la esclavitud humana tuvo mucho que ver en ello.

Este es el caso de Bartolomé Gormaz, esposo de Dulce, un hombre sin escrúpulos, que desde que conoció al que acabaría siendo su suegro, José Sargal, lo fue "camelando" poco a poco, supo hacerse imprescindible y acabó casándose con Dulce, que por supuesto obedeció a su padre sin rechistar. A partir de ese momento se fue haciendo rico y poderoso, llegando a tener en exclusiva el contrato del transporte de tropas y la concesión del correo a Cuba y el reconocimiento por los servicios prestados del propio Alfonso de Borbón. Bartolomé es todo lo contrario a su cuñado Mauricio. No hay dos personajes más opuestos en toda la novela. Uno es un negrero sin escrúpulos y el otro es un abolicionista convencido. Para el primero la posición social es primordial y para el segundo, su familia y seres queridos son el pilar de su vida. Y como no podía ser de otro modo no se soportan.

Rosario Raro
La novela irá alternando la historia de la búsqueda de Dulce en Cuba, con la historia de otra serie de personajes que se han quedado en Barcelona, donde también irán ocurriendo muchas cosas.

Me han gustado muchos personajes de esta novela, sobre todo Mauricio, sobre el que recae casi todo el protagonismo, aunque confieso que al principio me parecía un simple vividor que se dedicaba a gastar la fortuna que heredó sin ningún esfuerzo, pero no, ha resultado ser un tipo con un gran fondo.
También me han gustado mucho algunos (no me atrevo a decir secundarios) como Deva, una extraña pasajera a la que Mauricio conoce a bordo del barco que le lleva a Cuba;  Ángela, sirvienta y amiga de Dulce, que no se separará de Romi en ningún momento, Manón, una mujer de exquisitos modales a quien Mauricio salvó "in extremis" de ser vendida junto a otro grupo de mujeres, y que dejó trabajando en casa del empresario textil Augusto Esmerla, donde es humillada constantemente por la esposa e hija de este, Clive Barnaby, un ingeniero inglés contratado por Augusto Esmerla, para su nueva empresa o D. Benito Friné, un encantador personaje muy importante para Mauricio hacia el final del libro. También, y aun siendo un ser repugnante y despreciable, me ha parecido magnífico Gerardo Arlitán, administrador de los negocios de D. Augusto, un ser infame y detestable, que abusa de poder y ejerce la violencia de género sin que le tiemble el pulso.

Me dejo muchos personajes en el tintero, pero no quiero mencionar a ninguno más para que los vayáis descubriendo durante la búsqueda de la ausente Dulce.

La verdad es que la novela me ha gustado mucho y la he terminado en dos tardes. Me ha gustado cómo está escrita esta historia de ambición, de amor, de intriga, que también tiene cierto sentido del humor, sobre todo cuando habla el personaje de Delia, la mujer de D. Augusto.

Me ha gustado la ambientación, que transcurra en dos escenarios diferentes, o quizás debería decir tres, porque además de Cuba y Barcelona, África también tiene su lugar en esta historia y aunque a mí no me convence nada todo el tema de la "santería" o la "adivinación" creo que a la novela le va muy bien ese toque "místico" y me ha parecido un acierto incluirlo.

También me ha gustado el momento histórico en el que se desarrolla y todo el contexto cultural y social de la novela. Me ha gustado que aborde el tema de la esclavitud, aunque es cierto que habiendo escenas bastante duras a los largo de la novela, no han llegado a emocionarme como pensé que ocurriría.

Me ha gustado cómo habla de la hipocresía burguesa, de cómo las fortunas creadas gracias al esfuerzo y las vidas de otras personas sirvieron para construir importantes fábricas textiles en Barcelona. El caso era dejar huella y que su nombre perdurara en el futuro, pero lo cierto es que resulta algo muy contradictorio pensar en un ¿negrero-altruista? En el fondo, evidentemente era una forma de limpiar su mala conciencia y desde luego lo importante era que no se descubriera el origen de esas fortunas.
“Tantas joyas, tantas orquestas y tantos palacios solo sirven para esconder la verdad, una verdad muy dolorosa: la muerte de tantos, de muchísimos”

En realidad la autora nos cuenta al final del libro que lo que la empujó a escribir este libro fue, sobre todo descubrir que de los archivos públicos se habían robado y destruido documentos que demostraban la vinculación de estas empresas con la esclavitud humana.

A mí me ha parecido una novela muy interesante que creo que puede ser del gusto de muchos lectores y estoy segura de que repetiré con esta autora.

Momumento en recuerdo de los naúfragos de un barco con trescientos esclavos a bordo.
Isla Diamanate (Martinica)

No hay comentarios:

Publicar un comentario