Vera (Elizabeth Von Arnim)

TÍTULO: Vera
AUTOR: Elizabeth Von Arnim
EDITORIAL: Trotalibros

Sinopsis Editorial: 

La joven e inocente Lucy Entwhistle acaba de perder a su padre —hasta el momento, su única compañía— cuando conoce por casualidad al viudo Everard Wemyss. Maduro, atento y caballeroso, Wemyss la protege y la guía como solía hacerlo su padre. Cuando pasados unos días le pide matrimonio, Lucy, confundida y desamparada, acepta. Sin embargo, una sombra creciente empaña su felicidad: el fantasma de Vera, la primera esposa de Wemyss, que falleció en extrañas circunstancias.

Inspirado en la propia experiencia de la autora y publicado anónimamente en 1921, este clásico del suspense psicológico, indiscutible precedente de Rebecca, de Daphne du Maurier, explora el lado más inquietante y tenebroso del matrimonio. 

Tenía muchas ganas de estrenarme con alguna novela de esta editorial tan "jovencita" y cuando vi el argumento de "Vera" supe enseguida que sería con este libro. La sinopsis me resultó muy atractiva y además, leer que esta obra fue precursora de "Rebeca" de Daphne Du Maurier es lo que acabó por decidirme, ya que aunque mi lectura de Rebeca quedó atrás hace muchos cuantos años, recuerdo que me había gustado mucho.

Es cierto que ambas novelas tienen puntos en común, pero al final me han resultado historias bastante diferentes y aunque las dos son muy recomendables, hoy toca hablar de "Vera".

¿Y quién es, o mejor dicho, era Vera? Pues Vera era la mujer de Everard Wemyss, hasta que esta decidió poner punto final a su vida (o eso es lo que parece), porque muy claro del todo no parece que esté. El caso es que tras la muerte de su esposa Wemyss se traslada a Cornualles donde ve por primera vez a Lucy Entwhistle, una joven tímida y apocada que acaba de perder a su padre de repente mientras pasaban allí unos días de vacaciones. Lejos de su hogar, sin familia y amigos en los que apoyarse, la aparición de Wemyss y conocer sus circunstancias hacen que Lucy se apoye en él y le permita encargarse de la situación y acompañarla en su inesperada soledad, mientras espera la llegada de su tía Dot, hermana de su padre.

Elizabeth von Arnim
Fotografía de blogs.upm.es
Cuando la fantástica tía Dot llega para acompañar a su sobrina, cree que Wemyss es amigo de su difunto hermano y acepta su constante presencia, pero con el paso de los días y sobre todo después de saber que era un auténtico desconocido que apareció justamente el día del fallecimiento de su hermano, la figura de Wemyss le empieza a escamar y con toda la razón, pero ya será tarde porque, aunque el lector va notando poco a poco el cerco de él sobre Lucy, su agobiante y constante presencia, la inexperta y cándida muchacha está enamorada y ha decidido unir su vida a la de Everard y vivir junto a él en su "Manderley" particular, o sea en The Willows y mientras tú como lector piensas... ¿pero qué vas a hacer muchacha? 

La verdad es que esta ha sido una novela que ha ido de menos a más. Para mí claramente está dividida en dos partes, una primera en la que los personajes se conocen y deben dejar pasar un tiempo prudencial hasta poder casarse que se me hizo un poquito largo mientras, eso sí, Wemys me iba dando cada vez más grima y una segunda que ya transcurre en el que será su hogar definitivamente, The Willows.

Una vez dentro de la casa, reconozco que la historia me ha hecho sentir de todo, desasosiego, miedo, enfado, impotencia y sobre todo angustia, la angustia que me ha transmitido ha sido tremenda.

La forma de comportarse de un hombre tan egocéntrico, narcisista y obsesivo como Wemyss es aterradora, la manipulación absoluta que ejerce sobre Lucy haciendo que la pobre no sepa qué hacer, qué decir, cómo comportarse para que él no se enfade es tan agotadora que la hace sentirse perdida y desvalida, cuando lo que debería, según el criterio de él, es estar agradecida a la vida por haberlo conocido, porque él la ame, porque la haya llevado a esa oscura casa donde cada detalle está bajo su control y la haya instalado, sin pensar en sus sentimientos, en los mismos aposentos de la difunta "Vera". Todo es simplemente maquiavélico. Tampoco se libran de su tiranía las mujeres a su servicio a quienes humilla constantemente y ni siquiera la tía Dot sale indemne.

"Vera", basada por lo visto en la vida de la propia autora y en su segundo matrimonio, es una novela donde el suspense psicológico, que es uno de sus puntos fuertes, es tremendo, donde la tensión y la oscuridad van creciendo hasta llegar a un final que no esperaba en absoluto. Es una lectura que va a despertar intensamente la rabia del lector, porque vas viendo cómo Lucy está cada vez más atrapada en las "garras" de este psicópata, en esta odiosa relación tóxica.

¿Quién es mi niñita, mía y solo mía?

Otro de los puntos fuertes es la caracterización de los tres personajes principales, que me ha parecido magistral. Te aseguro que cuando terminas la novela sientes que has conocido a cada uno de ellos a la perfección. 

De verdad que me ha parecido una lectura muy interesante, desoladora y lamentablemente también muy actual a pesar de haber sido publicada en los años 20. Es una maravilla que haya podido ser devuelta a la actualidad literaria gracias al trabajo de Trotalibros.

Próxima reseña en el este blog de Trotalibros... "Adios, señor Chips" 😉
 
... no podía soportar que Wemyss montara una escena. Nunca. Ya fuera dirigida a ella misma o a otra gente en su presencia. No podía soportarlo mientras sucedía ni podía soportar el agotamiento de la reconciliación final, prlongada hasta la saciedad. Y no solo no sabía cómo evitarlo -pues nunca podría tener el cuidado y la precaución suficientes con lo que decía, con lo que hacía o con las caras que ponía, e igualmente importante, con lo que no decía, con lo que no hacía o con las caras que no ponía-, sino que estaba asustada, asustada porque presagiaba con una claridad funesta que un día, después de esas escenas o durante ellas, iba a llegar a su limite y se derrumbaría. Se derrumbaría de una forma vergonzosa, gimoteando y pegando alaridos.

2 comentarios:

  1. Me ha encantado la reseña! Muchísimas gracias por tu lectura!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay de qué. Espero que te animes a leer la novela (si no lo has hecho ya 😉)

      Eliminar