Hasta donde termina el mar (Alaitz Leceaga)

TÍTULO: Hasta donde termina el mar
AUTOR: Alaitz Leceaga
EDITORIAL: Planeta

Sinopsis Editorial: 

Demasiadas jóvenes desaparecidas.
Demasiadas leyendas tras la tormenta.
La pasión de una escritora imprescindible 

1901. En el idílico pueblo vasco de Ea, Dylan y Ulises Morgan contemplan en el horizonte cómo se hunde el Annabelle, el vapor de su abuelo, tras la terrible tempestad de la noche anterior. Después, el cuerpo de una joven aparece flotando en la orilla. Extrañamente, es idéntica a otra muchacha desaparecida muchos años atrás, Cora Amara, la hija menor de la dueña de la funeraria del pueblo.

Cora no es la única joven a la que nunca más se volvió a ver: varias mujeres de los pequeños pueblos de alrededor llevan años perdidas. Nunca han encontrado los cuerpos, pero la marea arrastra a la costa una corona de lirios blancos cada vez que sucede.

Por tercera vez me adentro en una historia escrita por Alaitz Leceaga y por tercera vez salgo satisfecha de la experiencia. "Hasta donde termina el mar" ha sido la novela ganadora del Premio Fernando Lara 2021, pero yo, que no suelo tener en cuenta los premios literarios, hubiera leído esta historia aún sin ese premio, porque lo que me apetecía era volver a las letras Alaitz con una nueva novela llena de magia e intriga.

En esta ocasión, la autora ha elegido un pueblo real donde narrar la historia, así que ya me imagino que antes o después empezarán las peregrinaciones de los lectores más entusiastas para pasearse por las calles de Ea, cruzar sus puentes, visitar su playa o entrar en su ermita y eso es lo primero que me ha gustado de este libro, su localización. Personalmente no he estado en Ea, pero he buscado fotos del lugar y a pesar de que la historia transcurre en el año 1901, parece que todavía guarda la belleza y el encanto de antaño, que tan bien nos describe Alaitz y que tan fácil es de imaginar. 

Alaitz Leceaga
Fotografía de elcorreo.com
"Hasta donde termina el mar" es una novela con olor a salitre, porque el mar lo impregna todo. De él viven la mayoría de los habitantes de Ea, en el han muerto muchos marinos (de hecho la novela parte de un hecho real en el que murieron más de trescientos marineros), de él provienen las leyendas de las lamias o sirenas y precisamente con la fiereza del mar arranca esta historia, cuando tras una galerna, que siempre llegan sin avisar y que es una de las cosas que más temen los marineros y sus familias (doy fe como hija de marinero) el mar se cobra la vida de algunos habitantes de Ea, y arrastra hasta la orilla de la playa a una muchacha vestida de novia ¿quizás una sirena? de pálida piel y largos cabellos rubios, que guarda un asombroso parecido con Cora Amara, otra muchacha desaparecida hace veinte años, pero... ¿es posible que Cora haya vuelto y que el tiempo no haya pasado por ella? Ante la duda, los hermanos Dylan y Ulises Morgan, nietos de uno de los hombres que ha fallecido durante la galerna, al hundirse su buque Annabelle y que son quienes la encuentran, deciden llevarla a la casona de Anastasia Amara, la madre de Cora, donde vive con su otra hija Claudia. Ellas además son las propietarias de la funeraria de Ea. La primera reacción de Anastasia cuando ve a la chica, que además no pronuncia palabra, es rechazarla, pero finalmente la acepta en su casa.

Dividida en cuatro partes: Mareas vivas, Marea alta, Marea muerta y Marea baja, la novela transcurre a lo largo de dos años en los que poco a poco iremos conociendo a algunos de los habitantes de Ea y los secretos que durante años han guardado.

Creo que la autora ha sabido crear un historia que ha ido hilando muy bien hasta el final, aunque tengo que decir que de las tres novelas de la autora, es la que quizás me ha parecido más pausada, algo que no tiene por qué ser malo necesariamente y que poco a poco nos va llevando a descubrir los secretos de algunos habitantes de Ea, secretos que vienen de muy atrás y que se van "heredando". Los capítulos se alternarán para contarnos la vida en Ea tras la galerna con otros en los que descubriremos qué ocurrió con Cora Amara hasta que todo, finalmente, acabe en una sola historia.

Los personajes en general me han resultado muy interesantes, y aunque de un par de ellos imaginé (y no me equivoqué) algunas cosas, otros debo reconocer que me han pillado por sorpresa. Supongo que destacaría entre todos a Ofelia, la chica que llega del mar, porque va evolucionando poco a poco ante el lector mientras, con ayuda de sus extraños sueños, intenta recordar quién es, de dónde viene o por qué comprende tan bien al mar.

Las Amara y su casona en la colina también dignas de que las conozcas, son mujeres misteriosas que apenas se relacionan con los habitantes de Ea, sobre todo Anastasia, que resulta ser un personaje frío y distante, aunque su hija Claudia sí intenta mantener un trato cordial con los lugareños, pero está claro que dentro de esa casona hay una historia que descubrir.

Faro de Santa Catalina
Fotografía de an.wikipedia.org
La ambientación, como es habitual en esta autora, está muy lograda, no solo de Ea, los acantilados o el faro de Santa Catalina, también consigue trasladarlos a principios del siglo XX a través de la forma de vida de los lugareños, el papel de los hombres y las mujeres, las distintas clases sociales... y de nuevo y casi como un personaje más, aquí tenemos ese mar del que os hablaba antes que parece escucharse de fondo desde el inicio hasta final del libro, y por supuesto también hay un bosque, aunque quizás no tan presente como en "El bosque sabe tu nombre". 

Me ha gustado mucho ese ambiente húmedo que, a pesar de las estaciones, envuelve a la narración y a Ea, igual que a tantos pequeños pueblos del norte de España, esas brumas y esa niebla que convierten la lectura en ideal para este mes de Octubre, sobre todo si la comienzas en una otoñal tarde. También la portada de la edición me ha parecido sabiamente elegida y le va como anillo al dedo.

En definitiva, me ha gustado esta historia cubierta de nubes grises a punto de vaciarse sobre los personajes, una novela de secretos familiares, misterio, leyenda y superstición con cierto aire a los clásicos (por ejemplo a mí la primera escena del libro, justo antes del comienzo de la primera parte, me recordó por un momento a "Cumbres borrascosas") y a pesar de haberme parecido más lenta que sus otros dos libros, la he disfrutado igualmente. Me hubiera gustado que alguna que otra cosita se resolviera de otra forma, pero... no se puede tener todo.

2 comentarios:

  1. Pues no he leído aún nada de la autora. Tengo qeu ponerle remedio.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Tu reseña me ha venido de perlas, Mertxe. Hace poco descubrí la existencia de esta autora (voy tarde, lo sé) y me llamó mucho la atención. Me atraen las historias salpicadas de mitología vasca, y de mitología del norte en general, y hasta ahora solo las he encontrado en Toti Martínez de Lezea y Dolores Redondo (¡me queda tanto por investigar!).

    De esta novela también me llama la atención que esté impregnada de mar, y esos guiños a los clásicos decimonónicos que comentas. Aunque te haya gustado un poco menos que sus otros libros, creo que será el que elija para descubrir a la autora. ¡Muchas gracias por la reseña! :)

    ResponderEliminar