Alguien como tú (Sara Rattaro)

&nbsp

TÍTULO: Alguien como tú
AUTOR: Sara Rattaro
EDITORIAL: Duomo

Sinopsis Editorial: 

Dos cajas repletas de libros, títeres y fotos. El mundo de Margherita está lleno de pequeñas cosas. En su hombro, su amado violín y en sus manos, un billete de avión a Italia, el país donde nació y adonde, después de 15 años, ha de volver. Allí hay alguien que la espera: Francesco, un hombre al que no ve desde hace diez años, cuando su madre se fue con ella a Dinamarca y la separó de él, de su padre. Francesco pensó entonces que sólo se trataba de un viaje; sin embargo, fue la peor pesadilla de su vida. Ahora la pesadilla ha llegado a su fin y Margherita regresa a su lado. Sabe que será difícil reparar lo que ha permanecido roto tanto tiempo. Pero ambos, de todas maneras, tratarán de recorrer juntos un camino hecho de recuerdos compartidos, de emociones y vivencias que llegan al corazón.

Hoy os voy a hablar sobre "Alguien como tú", publicada por Duomo Ediciones en 2015, la primera novela que leo de esta autora italiana y que a pesar de tratar un tema bastante delicado me ha gustado mucho. Es una historia muy emocional que consigue ponerte en la piel de ambos protagonistas y que además está escrita maravillosamente.

Cuenta la autora, en una nota al final de la novela, que esta historia surgió tras el encuentro que tuvo con el padre de una niña nacida en Italia, a la que no podía ver desde hacía varios años.
"La historia echó raíces en mi cabeza y mientras la veía crecer comprendí que todo tenía un objetivo preciso. Debía ser contada. Fue un viaje difícil e instructivo, doloroso pero lleno de esperanza. Un largo recorrido con multitud de preguntas a las que a menudo es difícil responder"

"Alguien como tú" está protagonizada por Francesco y Margherita. Francesco es el padre de Margherita, y no ve a su hija hace unos diez años, desde que un día, sin que él pudiera sospechar nada raro en la actitud de Angelika, su mujer, de nacionalidad danesa, ésta se marchó a Dinamarca con la niña con la excusa de cuidar a su padre enfermo, pero con la clara intención de no volver a Italia, lugar donde nació Margherita y donde hasta los cuatro años ha vivido la niña.

Cuando Francesco acabó entendiendo lo que había pasado, intentó por todos los medios recuperar a su hija o al menos verla con la mayor frecuencia posible, pero Angelika nunca se lo puso fácil y ahora que Margherita debe volver a Italia a vivir con él y su pareja Enrica, se da cuenta de que ambos son unos desconocidos. Recuperar el tiempo perdido no será posible, pero quizás todavía estén a tiempo de volver a empezar y convertirse en la familia que Francesco nunca quiso perder.

Como decía antes, esta es una novela muy emocional. Está narrada en capítulos alternos por Francesco y Margherita y es casi imposible no ponerse en la piel de ambos. Poco a poco veremos la lucha de un padre por recuperar a su hija, su esfuerzo por no perder el contacto, su impotencia al no lograrlo, esa sensación de abatimiento, los viajes que llegó a hacer a Dinamarca con la esperanza de verla y estar con ella y su vuelta a Italia siempre derrotado...

Veremos la lentitud de la burocracia a la hora de intentar solucionar un problema que es muy actual y que ocurre muchas veces en matrimonios con cónyuges de diferente nacionalidad. De hecho, entre los capítulos de ambos narradores, la autora va intercalando muy brevemente caso de hombres y mujeres separados de sus hijos por sus parejas y que incluso a pesar de tener sentencias a su favor para traer o ver a su hijos, no lo han conseguido. No sé si son o no casos reales, pero bien podrían serlo.

Por otro lado, también nos pondremos en la piel de Margherita. Apenas tenía cuatro años cuando se marchó de Italia y para ella su padre solo es un señor desconocido, ya que Angelika nunca se ocupó de que lo recordara, más bien lo contrario. Ella está un poco a la defensiva, no sabe en qué circunstancias se marchó de Italia, no sabe si su padre la buscó o se rindió y ahora debe acostumbrarse a vivir con dos extraños y adaptarse a un país, un colegio... a una vida nueva que ella no ha pedido y eso a sus quince años no es fácil de asumir. Como siempre en estos casos, son los niños los que salen perdiendo cuando las cosas entre los adultos se complican.

Para mí ha sido una lectura bastante intensa, me ha gustado olvidarme un rato de las novelas negras y meterme de lleno en una historia escrita con tanta sensibilidad y sobre todo desde el punto de vista tanto del padre como de la hija, pero quizás habría que destacar también a los personajes secundarios:

Sara Rattaro
Fotografía de Web autora
Por un lado aquellos que fueron el puerto donde Francesco se apoyó desde que perdió a su hija, primero Andrea su socio y mejor amigo y más tarde Enrica, la pareja actual de Francesco. Ella ha estado apoyándole en su batalla y ahora no sabe muy bien cuál es su lugar, sin embargo es un personaje maravilloso y necesario para Francesco y Margherita, pero... ¿sabrán verlo ellos? 

Por otro lado está Ingrid, una mujer que ha cuidado de Margherita durante años en Dinamarca y la única que de vez en cuando se mantuvo en contacto con Francesco. 

Gracias a todos estos personajes, la autora ha creado una novela absolutamente realista, con personajes de carne y hueso con los que se empatiza rápidamente. Es una historia llena de sentimientos, de dolor, de ternura, de mucho amor, pero también aborda temas como al bullying o la dificultad para relacionarse con los demás, por supuesto también hay lugar para la esperanza, para el diálogo y la comprensión. Es una historia dura y más aún si mientras lees piensas en la cantidad de familias que habrá en esta situación, pero está escrita de una forma taaaan bonita, que a pesar de los muchos momentos tristes que tiene es imposible no disfrutar con ella.

En fin, que creo que ha quedado claro que os la recomiendo mucho, ¿no?

¡Ah! Y como último apunte, diré que aunque las portadas deberían ser lo menos importante a la hora de elegir un libro, pero confieso que la mirada de esta niña me llamó enseguida la atención y aunque la edición italiana también es muy bonita, me quedo con la nuestra.

Así comienza "Alguien como tú"
Están los que siempre saben que hacer, los que te describen el amor en sus más mínimos detalles y por eso han dejado de buscarlo, los sabelotodo y los campeones de la moralidad, los ladrones de emociones y el que sabe cómo se viola un sentimiento.
Luego están las personas que saben darte todo o, al menos, eso te hacen creer hasta que un día ese todo se lo llevan y tú te das cuenta de que te han robado mucho más, incluso lo que te pertenecía: tu inviolable derecho a ser padre.

2 comentarios: