La mensajera del bosque (Maite R. Ochotorena)

TITULO: La mensajera del bosque
AUTOR: Maite R. Ochotorena

Sinopsis Editorial: 

Un secreto celosamente guardado duerme en las calles de Madrid. Cris Stoian despierta en un lugar desconocido, sin recordar nada y con la única referencia de una nota dejada por su hermano Daniel. Cuando, además, descubre su cuerpo cubierto de espantosas cicatrices, un insondable abismo se abre bajo sus pies. ¿Quién es? ¿Qué hace escondida allí? ¿Por qué en su nota su hermano le pide que no salga ni contacte con nadie? En la frenética búsqueda de su propia identidad, Cris asiste impactada a la transformación que está sufriendo la ciudad, algo imparable, insospechado, sobrecogedor… Descubrir su origen, su significado, y su relación con lo que le ocurrió, traerá de cabeza a las autoridades. Sin embargo, las respuestas no están en sus manos…

Hay misterios que no se pueden explicar con la razón; hay cosas que no se pueden medir si no es con el corazón.

Aunque como cada año por estas fechas ya estoy en modo "desconexión virtual de redes sociales", voy a seguir subiendo alguna que otra reseña de algunas de mis lecturas, aunque seguramente a un ritmo mucho más lento del habitual y solo de aquellos libros de los que me apetezca dejar por aquí una opinión, aunque sea breve, así que hoy os cuento mis impresiones sobre “La mensajera del bosque” la primera novela que leo de esta autora, aunque hace tiempo que tengo en mi Kindle “Victory, en algún lugar desconocido”.

Sinceramente mi experiencia ha sido algo extraña. No puedo negar que la historia me enganchó desde el principio. Todo el misterio que envuelve a Cris, la protagonista, que despierta en un lugar extraño sin recordar absolutamente nada, ni qué hace allí, ni cómo ha llegado, ni siquiera a qué se dedica en la vida, es de lo más intrigante. Tan solo tiene una misteriosa nota de su hermano diciéndole que no se mueva de allí hasta que él vuelva. Además su cuerpo está lleno de cicatrices, ¿quién se las ha hecho? ¿quizás ha sido ella misma? Y sobre todo… ¿por qué?

El caso que ella se nota diferente, algo ha cambiado y no solo en ella, en cuanto pisa Madrid, va viendo que algo está ocurriendo en la ciudad (mejor que sea sorpresa) y que seguramente está relacionado con ella y su hermano.

Evidentemente no os puedo contar qué pasa en la ciudad, pero es algo tan lleno de fantasía e incluso diría “magia” que a mí me ha costado mucho lidiar con ello. Ya sabéis que lo fantástico no es lo mío y sinceramente empecé a leer el libro sin saber nada más allá de la sinopsis, sin haber leído reseñas previas y claro, no me esperaba algo así y estaba totalmente perpleja, pero… lo cierto es que la forma de contar la historia de la autora, sencilla y directa, me atrapó para querer saber más y también tengo que reconocer que aunque demasiado "increíble" toda la parte "mágica" encajaba bien en la historia que nos cuenta.

Maite R. Ochotorena
Fotografía de
www.libertaddigital.com
De todas formas creo que si para mí al final el libro ha valido la pena, ha sido sobre todo por la parte de thriller que tiene, supongo que la parte policial, que es algo que ya me gusta mucho más, tiró bastante de mí, aunque pienso que el final llegó un poco "de sopetón" y demasiado rápido. La verdad es que no va a ser mi novela del año, pero repetiré con la autora, porque creo que valdrá la pena.

Y por último, si algo saco como “moraleja” de esta novela, es que aunque yo no sé si lo veré, la naturaleza acabará dándonos a todos los habitantes de este planeta una patada en el culo porque más le vale estar sola que mal acompañada y el ser humano cada vez demuestra ser peor compañero, la verdad.

Así comienza "La mensajera del bosque" 

Hubo un chasquido. Cris se incorporó de golpe Tenía la vista algo nublada. Se frotó las sienes con los dedos, le zumbaba la cabeza, era como haber dejado entrar en ella un enjambre de avispas furiosas, el ruido de sus alas sofocaba su mente hasta lo indecible. Temblaba como una hoja y una sorda desazón poblaba su cuerpo. Se encontraba enferma y debilitada. Se pasó la mano por la frente, la tenía húmeda, cubierta de un sudor frío y pegajoso. ¿Y su ropa? Llevaba puesta una camiseta negra de manga larga que no era de su talla, demasiado grande, estampada con un motivo rockero heavy. Se llevó una manga a la nariz y aspiró. Olía bien, incluso creyó percibir un fondo familiar que... La soltó con frustración, cada vez más nerviosa. Se le escapaban los recuerdos. Trató de pensar, navegar hacia atrás en el tiempo y descubrir cómo había llegado allí. Pero su memoria se escabullía hacia un fondo insondable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario