Los ingratos (Pedro Simón)

TITULO: Los ingratos 
AUTOR: Pedro Simón
EDITORIAL: Espasa

Sinopsis Editorial: 

1975. A un pueblo de esa España que empieza a vaciarse llega la nueva maestra con sus hijos. El más pequeño es David. La vida del niño consiste en ir a la era, desollarse las rodillas, asomarse a un pozo sin brocal y viajar cerrando los ojos en el ultramarinos. Hasta que llega una cuidadora a casa y sus vidas cambiarán para siempre. De Emérita, David aprenderá todo lo que hay que saber sobre las cicatrices del cuerpo y las heridas del alma. Gracias al chico, ella recuperará algo que creyó haber perdido hace mucho.

Los ingratos es una emocionante novela sobre una generación que vivió en aquella España donde se viajaba sin cinturones de seguridad en un Simca y la comida no se tiraba porque no hacía tanto que se había pasado hambre. Un homenaje, entre la ternura y la culpa, a quienes nos acompañaron hasta aquí sin pedir nada a cambio.

Hoy os vengo a recomendar una lectura de lo más entrañable. No es una historia de esas que hacen que te muerdas las uñas y donde las páginas avanzan a toda velocidad. Es una novela donde lo que pasa es simplemente la vida, la vida de David y su familia a principios de la década de los 70.

Los padres de David nacieron en Salamanca, y su objetivo era acabar viviendo y trabajando en Madrid. El padre (Natalio) ya lo ha logrado, pero la madre (Mercedes), que es profesora va cambiando de destino y de colegio mientras espera ese traslado que finalmente la sitúe en la capital.

El libro comienza cuando la familia se traslada a un pueblo del interior donde Mercedes será la nueva profesora. Los niños están acostumbrados a cambiar continuamente de destino y a no poder conservar a los amigos durante mucho tiempo, pero no les queda otra.
Veníamos de un pueblo y a un pueblo íbamos, en ese juego de la oca que se traía mi madre desde que sacó su plaza de maestra. Un tablero en el que la casilla de salida era la aldea castellana de los cuatro abuelos agricultores y la casilla de llegada era Madrid. Éramos las fichas pequeñas del tablero, las que acompañaban a las grandes. Y nuestra suerte dependía de los dados de mamá. Porque papá ya había llegado al final del juego.

Como el padre de familia sí tiene trabajo en Madrid, apenas pasa con ellos los fines de semana, pero pronto David, que es el narrador de la historia, se da cuenta de que pasa algo raro entre sus padres. En estas circunstancias Mercedes decide que necesita ayuda para lidiar con todo, la escuela, la casa, sus hijos y le propone a Emérita, una mujer del pueblo, que perdió al único hijo que tenía cuando era un bebé, que se vaya a vivir con ellos y sobre todo que vigile a David, o Currete, como le llamará ella siempre.

Mamá estaba tan liada entonces con preparar las clases, rematar la casa, contemplar a mis hermanas, arreglar la calefacción de la escuela, reclamar el material escolar que faltaba, peinar la melena del perro y sellar las goteras, que yo podía ausentarme semidesnudo como Tarzán y volver lleno de barro a la noche casi sin ser visto a una edad en la que, en la ciudad, me contaban mis primos, permanecías bajo libertad vigilada.
Pedro Simón
Fotografía de lasexta.com
"Los ingratos" es una novela rural y costumbrista, un viaje al pasado a través de los ojos de un niño y de la mujer que lo cuidaba que nos mostrará cómo era la vida en un pueblo del interior, donde todos los niños, daba igual su edad, estaban juntos en la misma clase, donde carecían de muchas cosas que sí se podían encontrar en las grandes ciudades y que sin embargo no echaban de menos. Es una historia de sentimientos, los del niño hacia Emérita, los de Emérita hacia él y el resto de la familia, hacia el hijo que perdió, los de Mercedes y Natalio... y por supuesto es la historia del crecimiento de un niño que poco a poco va dejando atrás su inocencia.

Y si bien es cierto que todos los personajes son maravillosos, hay uno que destaca sobre todos ellos y es sin duda Eme (Emérita), un mujer grandota, de buen corazón, que cuidará de la familia como si fuera la suya. Es enternecedor y en algún  momento verdaderamente emotivo leer ese diario que va escribiendo cada vez con menos faltas de ortografía (gracias a los dictados que le ponen cada tarde David y sus hermanas) donde se vacía por completo ante el lector.

Yo he disfrutado mucho de esta entrañable y nostálgica novela y aunque no dudo de que todo el mundo la disfrutará, está claro que si has crecido en los setenta sentirás que vuelves de nuevo a aquellos años, gracias a muchas de las cosas que forman parte de la vida de David. Y si te preguntas quienes son los ingratos, no tienes más que leerlo, la primera en hablar de ellos sin llamarlos así es Emérita en su diario, pero sobre todo al final de la novela a mí se me ha encogido un poco el corazón pensando que es cierto que crecer es avanzar y eso supone dejar atrás muchas cosas y a veces también a personas y no he podido evitar pensar que en el fondo todos hemos sido en algún momento "ingratos". 

 "Los ingratos" ha ganado muy merecidamente el 25º Premio Primavera de novela 2021 y yo te lo recomiendo sin dudar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario