Los crímenes de la carretera (J.D. Barker/James Patterson)

TITULO: Los crímenes de la carretera 
AUTOR: J.D. Barker/James Patterson
EDITORIAL: Destino

Sinopsis Editorial: 
Una noche, Michael Fitzgerald descubre a una joven muerta en su bañera al volver del supermercado. Al lado del cadáver hay una pluma de gorrión. Aterrorizado, llama a la policía, que le interroga sobre la víctima, Alyssa Tepper, a la que él asegura no conocer.

El detective Dobbs y la agente Gimble, del FBI, unen fuerzas en lo que parece un simple asesinato: cuando salen a la luz fotos en las que Michael aparece besando a Alyssa, es arrestado de inmediato, pero a las pocas horas aparece otra víctima con el mismo patrón: una pluma de gorrión colocada al lado del cuerpo.

Empecé esta novela con muchas ganas, esperando encontrar un thriller de esos vertiginosos que me engancharan a la lectura desde el principio y sí, efectivamente no se puede negar que la novela engancha, pero… ¡madre mía! también acaba resultando un tanto mareante con tanto giro y tanta vuelta de tuerca. Además, cuando ya se supone que está todo el pescado vendido, uno ya se huele que no, que seguramente todavía queda una última vuelta y claro, así es y tampoco es muy difícil imaginar cual va a ser (aunque no tengas muy claro el por qué).

La novela arranca de forma muy intrigante. Michael Fitzgerald se encuentra en la bañera de su casa a una mujer muerta que no ha visto en su vida, o al menos eso es lo que él dice, sin embargo las pruebas que la policía va encontrando dicen todo lo contrario. Viendo que las cosas se le están poniendo bien feas, Michael consigue poner pies en polvorosa y pide ayuda a su hermana Megan, comenzando así una persecución que pondrá en jaque a la policía y al FBI, mientras intenta descubrir quién le está incriminando en el asesinato de la mujer de la bañera (y en alguno más) y sobre todo por qué.

Mientras la trama avanza a ritmo supersónico, iremos viendo cómo fue la infancia de los Fitzgerald, adoptados desde muy pequeños por un matrimonio de psiquiatras de los que no recibieron ni el más mínimo gesto de cariño. A medida que avanzamos en la lectura y vamos alucinando con la cantidad de giros y cosas que pasan, seremos conscientes de la importancia que ha tenido su pasado en las cosas que están ocurriendo en el presente.

La novela desde luego vuela entre las manos. Los capítulos que son muy cortos (¿quizás demasiado en algún momento?) están narrados desde la perspectiva de varios personajes y también se va alternando la declaración escrita de Megan Fitzgerald sobre todo lo que acaba ocurriendo, pero llega un momento que resulta agotadora y algo enrevesada, o al menos a mí ya se me estaba haciendo demasiado larga. El libro además deja abierta la posibilidad de una continuación (que no sé si habrá o no) pero que en este momento desde luego yo no leería, aunque tampoco me atrevo a decir “de esta agua no beberé” .

Puedes empezar a leer "Los crímenes de la carretera" AQUÍ

1 comentario: