La estación de las tormentas (Charlotte Link)

TITULO: La estación de las tormentas
AUTOR: Charlotte Link
EDITORIAL: Grijalbo

Sinopsis Editorial: 

Prusia 1914. Felicia ha crecido muy protegida en Lulinn, la finca familiar en Prusia Oriental. Le encanta montar a caballo, vivir rodeada de naturaleza y pasar todo el tiempo que puede con Maksim, su compañero de juegos de infancia de quien está enamorada. Pero tiempos nuevos y convulsos llegan hasta su paraíso privado y Maksim, impresionado por las ideas revolucionarias procedentes de Rusia, decide marcharse a ese país. 

Poco después de desatarse la Primera Guerra Mundial los primeros soldados del ejército ruso aparecen en Lulinn. Felicia está sola con sus abuelos y consigue impedir que entren en la casa, pero cuando el anciano muere, abuela y nieta se ven obligadas a huir. En Berlín conoce a Alex Lombard, un joven de buena familia que puede proporcionarle un bienestar al que no está dispuesta a renunciar y se casa con él, aunque su corazón pertenece a Maksim... 

De las trincheras francesas a la Rusia revolucionaria, del Berlín decadente de entre guerras al crac financiero de Wall Street y el surgimiento del nazismo, La estación de las tormentas es la primera entrega de una trilogía apasionante sobre una mujer excepcional y su familia. Un vívido reflejo de los acontecimientos que estremecieron el mundo durante el siglo XX.

Hoy os cuento qué me ha parecido la primera entrega de la trilogía de La estación de las tormentas, escrita por Charlotte Link.

La verdad es que las últimas novelas que había leído de esta autora eran más bien historias de intriga psicológica y cuando vi este libro me llamó la atención que fuera algo totalmente distinto así que se lo pedí a los Reyes Magos y tuvieron el detalle de regalármelo, eso sí lo que no sabía es que iba a ser el primera entrega de un trilogía hasta que lo tuve en mis manos y lo leí en la cubierta de la novela. Quiso la casualidad que al poco de empezar a leerlo, viera que se iba a publicar en breve la segunda parte, así que creo que he acertado con el momento de su lectura. Ya veremos, cuando se publique la tercera, de cuánto me acuerdo.

En "La estación de las tormentas" la protagonista principal es Felicia Degnelly, un personaje con el que costará empatizar en prácticamente toda la novela, salvo algún momento puntual, pero que es espectacular y el pilar absoluto de esta historia. 

La novela arranca en Prusia en 1914, justo en el momento en que empieza la Primera Guerra Mundial, algo que a Felicia, a sus dieciocho años, en principio, ni le va ni le viene. No quiere que una guerra interfiera en su perfecta vida, pero lo hace desde el mismo instante en que el hombre del que está enamorada, Maksim Marakov, mucho más visionario que ella y con unas ideas socialistas bien claras, decide tomar un rumbo en su vida que nada tiene que ver con los planes de Felicia.

Charlotte Link
Fotografía Facebook autora
Felicia siempre ha vivido rodeada de lujos y desde luego su intención es que eso no cambie, no nace de ella ningún tipo de sentimiento patriótico, ni siente que le deba nada a su país, pero las guerras no entienden ni de ricos ni de pobres y tendrá que ir sorteando muchas piedras que se cruzarán en su camino y tomando decisiones de las que dependerán otras personas. Felicia perderá mucho a lo largo de ese camino, no solo cosas materiales, sino también seres queridos, pero acabará demostrando que es una mujer decidida, arriesgada y dispuesta a todo para conseguir lo que busca y proteger a los suyos.

Como os decía, Felicia, es el pilar de esta historia. Es un personaje muy rico en matices, y sufre una gran evolución desde ese comienzo en 1914 hasta el 1 de enero de 1930, que es donde termina este libro.

Felicia, es bella, egoísta, egocéntrica, independiente, orgullosa, calculadora, todo lo hace por su propio interés, y muchas veces a costa de otras personas, pero también es cierto que quiere a su familia, a su madre, a sus hermanos, y sobre todo a su abuela Laetitia, e intentará por todos los medios conservar Lulinn, la maravillosa finca familiar. Lo que está claro es que cuando se empeña en algo lo hace con terquedad y valor y aunque no es lo que desea, en muchos momentos serán sus decisiones las que ayudarán a la familia a seguir adelante. La verdad es que nunca podría ser amiga de una persona así, pero como personaje me ha encantado y os juro que ha habido un momento en que la he visto muy Scarlata O'Hara.
... tú, todas vosotras, tú y las que son como tú, pertenecéis a una sociedad ciega y decadente que baila encima de un tornasolado y colorido arcoíris, y no os dais cuenta de que ya se aproxima a su final. Un arco, querida, tiene en sí la condición de subir y bajar. Pero da igual...
También me han gustado mucho los dos hombres más importantes de su vida (aunque no los únicos), Maksim Marakov, un revolucionario convencido y Alex Lombard, futuro heredero de una próspera fábrica textil de Munich, que desde el mismo instante en que ve un retrato de Felicia, reconoce en él a alguien muy parecido a sí mismo. A ella sin embargo lo que más le atrae de Alex, es el futuro de comodidades que le puede ofrecer.

En realidad creo que la autora hace un magnífico trabajo con la construcción de todos los personajes, incluidos los secundarios y destacaría especialmente a Tom Wolff (un nuevo rico, al que le falta la buena cuna para ser aceptado entre la clase alta, pero ante el cual más de uno tendrá que agachar la cabeza), o Kat, la hermana de Alex, otro personaje que evoluciona muchísimo a lo largo de la novela.

Por supuesto otra de las cosas más destacables de esta historia es la magnífica ambientación. La autora consigue trasladarnos a 1914 desde el mismo momento en el que el Archiduque Francisco Fernando de Austria es asesinado, hecho que será el detonante de una guerra que todos presumían breve, pero que no lo será tanto.  Seremos testigos del dolor que provoca una guerra donde al final nadie gana y todos pierden, da igual de qué parte estés o de lo rico o pobre que seas. Evidentemente la situación de la familia de Felicia, no es la misma que la de quienes desde el principio no tienen nada, pero los estragos y las pérdidas familiares son iguales para todos. 

La verdad es que ha sido un libro completísimo, que me ha gustado mucho, aunque también es verdad que me costó un poquito entrar en él, quizás por ese carácter de Felicia, que me resultaba tan frío y antipático, pero poco a poco me fui metiendo en la historia y al final sus casis seiscientas páginas, me han durado tres días.

El estilo de la autora ya me era conocido y al igual que en sus novelas psicológicas, me ha gustado la agilidad en la narración, la sencillez de la escritura, la forma de introducir datos históricos sin que se me haya hecho pesado en ningún momento, el variado abanico de personajes que pueblan esta historia y la verdad es que no solo me quedo con ganas de leer la siguiente entrega, sino de ver la serie que he visto que existe (pena no hablar alemán). Desde luego si os gustan las sagas familiares, esta novela puede ser una muy buena opción.

Puedes leer un fragmento de "La estación de las tormentas" AQUÍ

1 comentario:

  1. Me encanta esta autora, así que lo agregaré a mi lista.

    ResponderEliminar