Animal (Leticia Sierra)

TITULO: Animal
AUTOR: Leticia Sierra
EDITORIAL: Ediciones B

Sinopsis Editorial: 

Hay un animal salvaje dormido en nuestro interior. ¿Qué ocurre cuando despierta?

El hallazgo de un cadáver conmociona a los habitantes de una tranquila región rural en Asturias. Se trata de un hombre asesinado con una crueldad extrema, encontrado a pocos metros del prostíbulo local. Aunque era un vecino conocido y respetado, todo parece apuntar a una venganza.

Olivia Marassa es una joven y ambiciosa reportera que trabaja para el periódico de la región y ve en este caso la oportunidad de conseguir una gran exclusiva. Todas las televisiones y los grandes diarios quieren dar cobertura al crimen, pero ella juega con una ventaja: conoce el terreno mejor que nadie.

Aunque yo soy más de perros que de gatos, no se puede negar que la cubierta de esta novela con ese color tan llamativo de fondo y ese negrísimo gato que parece se va aproximando hacia una con intenciones poco claras, es de las que llama la atención rápidamente, pero lo importante y por lo que me decidí a leerlo por supuesto  no fue su parte delantera sino la trasera que me hizo imaginar una historia de esas que enganchan rápido y efectivamente no me equivoqué. Lo empecé un sábado y el domingo lo rematé, lo cual ya os dará una idea de lo mucho que me ha gustado.

Ya sabéis que el thriller, la novela negra, las historias de misterio y policíacas son géneros que disfruto muchísimo y últimamente me encanta descubrir nuevos autores y autoras sin salir de nuestras fronteras. Esta vez ha sido un placer descubrir a Leticia Sierra, que aunque ya había auto publicado esta historia, ahora ha dado el salto fichando por el sello Ediciones B que ha decidido apostar por su novela y ya os digo yo (sin tener ni idea) que habrá más. Tiene toda la pinta.

"Animal" comienza de forma potente con el hallazgo del cuerpo de un hombre asesinado brutalmente cerca de un prostíbulo y de hecho quien lo encuentra es una de las mujeres que allí trabaja. Tanto el modus operandi del asesino como la escena del crimen parecen indicar que hay una venganza muy personal detrás, pero para eso habrá que indagar en la vida de Guzmán Ruiz, la "víctima" y pongo víctima entre comillas, porque no tardará demasiado el lector en empatizar mucho más con el verdugo que con el muerto.
El asesino quería que nos costara pensar en Ruiz como víctima, como damnificado. Quiere que lo veamos como el pedazo de mierda que era
A cargo de la investigación policial nos encontramos con el Inspector Agustín Castro, pero no será el único que quiera descubrir al asesino, ya que Olivia Marassa, una incansable periodista que se entera de la noticia antes que nadie, llevará una investigación paralela que muchas veces dará más frutos que la principal y es que parece que el asesino la ha elegido para ofrecerle una serie de pistas que le ayuden a destapar el oscuro pasado y presente de Ruiz y... ya no os cuento nada más sobre la trama. 

Leticia Sierra
Foto de www.megustaleer.com
Cuando empecé a leer esta novela, no tenía muy claro a qué venía el título, pero cuando lo terminé entendí que ese "animal" es el que todos llevamos dentro, aunque gracias a Dios, la  mayoría lo llevamos bien relajadito y dormido, pero... ¿en qué circunstancias nuestro animal interior sería capaz de despertar? Os aseguro que eso es algo en lo que te quedas pensando tras su lectura, porque esta historia tiene un fondo muy duro y aunque ni se puede ni se debe disculpar un asesinato lo cierto es que, al menos yo, me he quedado del lado del verdugo, algo que no me importa reconocer porque tampoco lo puedo evitar y apostaría el cuello a que a muchos lector@s os pasará lo mismo y si no ya me contaréis, ya...

Además de dejarme pensando sobre mi propio animal interior, reconozco que he disfrutado muchísimo con la novela. Es una historia muy directa y no se va por los cerros de Úbeda en descripciones. Nos ofrece la información suficiente tanto para que nos hagamos una idea de cómo es cada personaje como para situarnos geográficamente, en este caso en Asturias, que además es la tierra de la autora, aunque también nos acercaremos brevemente hasta Lugo y sus murallas. A mí últimamente me gusta mucho usar Google Maps para pasearme por los escenarios de las historias (cuando se puede, obviamente) y así lo he hecho en este caso con los que no conocía. 

El ritmo de "Animal" es trepidante. Los 68 capítulos que la componen son muy cortos y cuesta parar sin leer "sólo uno más", sobre todo de la mitad del libro en adelante, y aunque empecé a imaginar más o menos quién podía estar detrás del asesinato (barajaba un par de opciones) el ansia por descubrir la verdad, hizo mi lectura muy ágil y adictiva.

Los personajes me han gustado muchísimo también. Evidentemente quien más destaca es Olivia y aunque ha habido momentos en los que sentía que se metía demasiado donde no debía, me ha parecido muy auténtica. Ella y su forma de trabajar le dan mucho ritmo a la trama y no me importaría volver a encontrármela detrás de otro caso en compañía del Inspector Castro.

También me ha gustado mucho que la autora utilice la novela para hablar sobre periodismo y periodistas, sobre la ética de esta profesión, y saber hasta dónde se puede llegar a la hora de publicar una noticia o una fotografía demasiado impactante, he entendido la rabia que les tiene que dar que les cuenten cosas off the record y que no las puedan publicar y sobre todo eso de no poder revelar sus fuentes porque siempre hay alguien que saldría mal parado, pero también he sentido que a veces son demasiado "invasivos" sobre todo con los familiares de las víctimas.

En definitiva, que he disfrutado un montón, me encanta ir descubriendo nuevas autoras y estoy segura de que en otra ocasión repetiré. Siempre hay que repetir con un autor o autora que acabas de descubrir, sobre todo si te ha gustado lo que has leído y yo no he podido disfrutar más.
No hay nada que te prepare para la ignominia humana. No hay entrenamiento lo suficientemente duro que consiga curtir el alma de un ser humano para que no sienta nada al tener el horror y la aberración delante de los ojos. Pero si mirar la brutalidad ejercida por un ser humano sobre otro es doloroso, escuchar el resultado de esta lo es aún más.
Para leer un fragmento de "Animal" pincha AQUÍ

No hay comentarios:

Publicar un comentario