Phobia (Wulf Dorn)

TITULO: Phobia
AUTOR: Wulf Dorn
EDITORIAL: Duomo

Sinopsis Editorial: 

¿ESTÁS SEGURO DE CONOCER 
A QUIEN DUERME CONTIGO?
Es él. 
Es de noche. 
Ha vuelto antes de lo previsto. 
Oigo sus pasos. Sonidos familiares. 
¿Por qué no me ha avisado? 
¿Por qué no sube ya a la habitación? 
Algo no va bien. 
ADRENALINA, SUSPENSE 
Y GOLPES DE EFECTO. 

Londres, una noche de diciembre en el barrio de Forest Hill. Un hombre llega a la casa de Sarah, que se encuentra con su hijo de seis años. Dice que es Stephen, su marido. Tiene, de hecho, su misma ropa y conduce su mismo coche. Pero Sarah está segura de que ese hombre no es Stephen. Comienza así una pesadilla para Sarah y su hijo, especialmente cuando el hombre desaparece sin dejar huellas y ella sigue sin tener noticias de su marido. Pide ayuda, pero nadie cree en su historia. Sólo una persona puede entenderla: Mark Behrendt, su amigo, el psiquiatra. Con él irá descubriendo, rápidamente, una trama tan envolvente como inquietante, en la que cada pista, y cada detalle, resultan vitales para sobrevivir.

"Phobia" de Wulf Dorn es la segunda novela que leo de este autor, y seguramente ha sido la lectura más adictiva del mes de Diciembre. Con este libro pongo el broche de oro al #Reto20Pecera que nos propuso Raquel a principios de año y que podéis ver completo AQUÍ.  "Phobia" cumple la categoría "Un libro con más de veinte capítulos", ya que tiene 82.

La única novela que había leído previamente de Wulf Dorn se titulaba "Los herederos", una historia que me gustó bastante, pero creo que con esta he disfrutado todavía más, eso sí, por la nota final del autor, creo que debería haber leído antes "La psiquiatra", ya que uno de los personajes de esta historia (Mark Behrendt) también aparece en esa novela. Eso no va a cambiar lo mucho que he disfrutado de este libro, pero tomo nota porque también lo tengo esperando en casa.

La historia comienza cuando una noche en la que su marido está de viaje, Sarah escucha ruidos en su casa que, por un lado le recuerdan a Stephen, su marido, pero que por otro no pueden serlo porque él no está, así que cuando decide comprobar qué está pasando se encuentra en la cocina a un hombre que dice ser Stephen, que actúa como Stephen y que a pesar de quedarle algo pequeña, lleva puesta la ropa de Stephen. Ya podéis imaginar la situación. A Sarah se le ponen los pelos como escarpias, pero después de esconder bien a su hijo de seis años, consigue escapar de casa y desde la de sus vecinos llamar a la policía. El problema es que la policía no acaba de creer su historia. Su marido parece seguir de viaje y desde luego en la casa no hay rastro de ese "desconocido" que asegura haber visto.

Sarah sabe lo que ha visto y además no logra comunicarse de ningún modo con su marido, así que pide ayuda a un buen amigo de su infancia Mark Behrendt, a quien hace años que no ve y que no está pasando por su mejor momento. Aunque al principio Mark renuncia a ayudarla, finalmente piensa que quizás ayudar a Sarah pueda servirle como terapia para sí mismo y juntos intentarán resolver todo el misterio que envuelve la desaparición de Stephen.

Wulf Dorn.
Fotografía Facebook autor
La verdad es que esta es una novela en la que la intriga y la tensión no se hacen esperar ni dos capítulos y además se mantiene así hasta llegar al final, lo que me ha parecido fantástico. Es de esos libros que casi no se pueden soltar desde el momento en que conectas con la historia, hay mucho diálogo que agiliza el avance de la narración y los capítulos son muy cortos, así que el final de uno ya te incita a leer el comienzo del siguiente. 

Personalmente he disfrutado muchísimo con la lectura de este adictivo thriller psicológico, con el ritmo de la historia, pero lo que más me ha gustado es estar más perdida que un pulpo en un garaje. La de hipótesis que se me han ocurrido a lo largo de la lectura (incluida que Sarah estuviera un poco paranoica) son de traca, pero me ha divertido mucho seguir elucubrando posibilidades que por supuesto nada han tenido que ver con la resolución final.

En cuanto a los personajes, tanto Sarah como Mark me han gustado bastante. Ella, a pesar de la situación que está viviendo no ceja en su empeño por descubrir qué ha pasado con su marido y al principio de la novela no da la sensación de que vaya a ser tan decidida. Hace tiempo que trabaja desde casa porque empezó a sentir unos episodios de miedo que poco a poco le impidieron trasladarse hasta las oficinas de la editorial en la que trabajaba, así que verla enfrentarse a todo lo que le va ocurriendo ha sido una sorpresa.

En cuanto a Mark, resulta muy misteriosa una cosa que le ocurre antes de encontrarse con Sarah y que me hizo pensar que él tendría más peso en la historia o que quizás ésta iba a tomar un derrotero diferente, pero luego el autor ya no vuelve sobre ello, así que espero que próximamente Dorn siga tirando de este personaje, porque ahí hay seguro una buena historia que contar. 

Así comienza "Phobia"

El angosto piso, de dos habitaciones, estaba oscuro y mohoso. La luz grisácea de la primera tarde de diciembre apenas lograba abrirse paso por la única ventana de la cocina. Al otro lado, una sucia fachada obstruía las vistas. Daba la impresión de que pocos metros más allá del muro, tiznado de hollín, sólo podía hallarse el fin del mundo.
Si no fuera por el rumor sordo del tráfico que le llegaba desde la cercana carretera de Coldharbour Lane, habría creído que alguien lo había enterrado vivo en aquel bloque de edificios de Brixton. 
Una triste tumba. 
Se quitó las lágrimas de la cara. Por fin habían cesado los arañazos y los jadeos. Había sido algo breve, no más de uno o dos minutos, pero le habían parecido una eternidad. Aquellos movimientos convulsos y aterrorizados en la habitación de al lado… aquellos jadeos desesperados…

No hay comentarios:

Publicar un comentario