Trilogía "El Clan Mallaig" (Diane Lacombe)

TÍTULO: Trilogía Mallaig
AUTOR: Diane Lacombe
EDITORIAL: Círculo de Lectores

Sinopsis Editorial:

Historias de amores convulsos.
De pasiones y afectos cultivados bajo los densos nubarrones de las tierras altas de Escocia. Un poderoso relato que reúne a varias generaciones de mujeres capaces de domeñar su destino sin renunciar a la fidelidad a sus tierras y a su propio corazón

Qué bien me lo he pasado leyendo estas tres novelas en una, la verdad. A lo mejor no es tan fantástico el libro como yo lo he percibido simplemente porque hacía muchísimo tiempo que no leía una novela de este estilo. La compré en Círculo de Lectores hace casi una década, y a ahí estaba, criando malvas, pero la verdad es que en aquel entonces, compraba este tipo de libros y me gustaban bastante, luego los gustos van cambiando un poco y deja de apetecerte leer novelas que compraste con entusiasmo. Quizás, el equilibrio está en combinar todo un poco y recordar que las compré por algo. En fin, que me lío. Me lo he pasado muy bien leyendo "El Clan Mallaig", tres novelas que se publicaron por separado entre el año 2008 y 2009 por Ediciones B y que Círculo reunió en un sólo tomo.

Hay que decir que cronológicamente, la tercera entrega de esta Trilogía, debería ser la primera, sin embargo creo que resulta más efectiva leyéndola así. Yo os fui enseñando por Instagram las portadas de las novelas tal como se publicaron en Ediciones B (y poniendo un eurito por cada una de ellas en el TarroLibros de este año), es decir:


Volumen I.
La joven Gunelle Keith, procedente de las Lowlands escocesas, ha sido prometida en matrimonio con Iain McNeil, el heredero del clan de Mallaig, de las Highlands. Para una mujer refinada como Gunelle, el viaje a las tierras del norte constituye un tremendo choque cultural, pues los habitantes de la región le parecen unos bárbaros. Sin embargo, por tratarse de una alianza que conviene a los dos clanes, Gunelle acepta su destino.

Sin duda de las tres partes, la que más me ha gustado. El personaje de Gunelle me ha parecido magnífico, una mujer cultivada, a pesar de la época, acostumbrada a vivir con ciertas comodidades, estudiosa, inteligente y con sueños por cumplir, que de repente, obedeciendo a su padre, debe casarse con Iain McNeil y trasladarse a vivir a las Highlands. Ni ella conoce a McNeil, ni él tiene intención de conocerla a ella. De hecho, él me pareció un cavernícola que no se la merecía ni por asomo, pero evidentemente uno espera que eso vaya cambiando poco a poco y así es. Cuando Gunelle llega a Mallaig, la recibe todo el mundo (incluía la amante de su futuro marido) menos él. Gunelle tendrá tiempo de conocer el entorno, a la gente, de ofrecer sus conocimientos para mejorar Mallaig en muchos sentidos y el tiempo pondrá a cada uno en su sitio.


Volumen II.
Una intensa y apasionante historia de amor en la Escocia Medieval. 
Sorcha Lennox, quien vive refugiada en un convento, es llamada por Gunelle MacNèil para vivir como su dama de compañía en el castillo de Mallaig. Baltair, el hijo de Gunelle, deberá acompañar a la joven en el camino y, durante el recorrido, se forjará entre los dos jóvenes un lazo muy especial. Pero al llegar y descubrir que el jefe del clan ha muerto, todo se trastoca. ¿Podrá el vínculo resistir a los hechos nefastos que amenazan la tranquilidad de la vida cotidiana de Mallaig?Continúa la historia de las mujeres de El clan de Mallaig, personajes entrañables que viven una vida fascinante en las Highlands escocesas.

Cuando comencé a leer Sorcha, creí que me encontraría como protagonista a alguna hija que hubieran tenido Gunelle e Iain McNeil, pero no, la protagonista de esta novela es la hija de Lennox, mano derecha de Iain, desde que dejó el servicio al padre de Gunelle en las Lowlands y se trasladó a las Highlands. Las circunstancias de Sorcha son muy particulares y en un momento dado debe retirarse con su madre al convento de la isla de Iona, donde pasarán mucho tiempo, aunque logrará mantener el contacto con el exterior gracias a una primera carta que le llega desde el castillo de Mallaig firmada por Baltair McNeil, hijo de Gunelle e Iain, a quien en realidad nunca ha visto en persona.

Reconozco que con este segundo volumen de la novela me costó conectar un poco más. El tiempo que Sorcha pasa en Iona se me hizo algo largo, pero una vez que sale de allí, todo cobra un nuevo ritmo y son muchas las sorpresas que le deparan a la muchacha. Me han gustado mucho tanto ella como Baltair.

A las puertas de un matrimonio forzoso, Lite se ofrece para casarse con Baltair MacNèil, heredero del clan de Mallaig, a quien salva con este acto de morir en la horca. Viaja con su marido a las tierras de Mallaig y al llegar allí pronto se siente como en casa. Sin embargo, establece una distancia con Baltair que será difícil de acortar, a pesar de las diversas circunstancias que viven. Lo que finalmente comprenden Lite y Baltair es que, como aliados, la vida se hace más sencilla..Lite, que sería la suegra de Gunelle, ya está muerta en la primera entrega de la trilogía, pero en este libro conoceremos su historia, porque si bien hay muchas cosas que sabremos por boca de su hijo en "Gunelle", no todo queda claro y con la lectura de Lite todo queda explicado.

Decía antes que al leer "Gunelle", Iain McNeil me había parecido un cavernícola, pero poco a poco al ir descubriendo su historia vas cambiando de opinión, lo que desde luego no deja en muy buen lugar a "Lite", su madre, cuya historia se cuenta en este último libro. Esperaba que después de leerlo, mi opinión sobre ella cambiara, pero la verdad es que de las tres protagonistas de la trilogía es la que menos me ha gustado. A pesar de todo lo que pasó, no puedo entender cómo se comportó así con Iain. En todo caso hay que decir que quizás sea la historia más compleja, un matrimonio que en el último momento salva a ambos (a ella de casarse con otro que no quiere ni en pintura y a Baltair de acabar en la horca) pero que necesitará del paso de los años para que algo empiece a brotar entre ellos. Tras la boda, "Lite" es enviada a Mallaig, mientras su marido sirve a las causas de los señores que mejor le paguen y pasa meses/años fuera de allí. Durante su ausencia, es cierto que Lite, introduce muchas mejoras en Mallaig gracias a su magnífica dote, además es una mujer muy firme y valiente que se va adaptando a todo lo que le toca vivir.

Diane Lacombe. Foto de Babelio.comsss
Las novelas están escritas de una forma sencilla, con muchas expresiones de la época, que al menos en esta edición vienen recogidas en un glosario al final del libro, pero que bueno, tampoco es que haya que consultar demasiado. En los tres libros (que transcurren a los largo de unos 35/40 años), hay una parte narrada en tercera persona y otra en primera por cada una de las tres protagonistas. Creo además que la autora hace un gran trabajo a la hora de conseguir trasladar al lector a la época, es fácil imaginar los castillos, las ropas, los paisajes, los caminos, los mercados, los puertos y además también hay mucho trabajo detrás de los personajes. En algún sitio he leído que no están suficientemente trabajados. No sé, yo creo justo lo contrario. Decir que los personajes no están trabajados, me parece mucho decir, una cosa es que no te gusten cómo actúan, cómo hablan o las decisiones que toman en un momento dado, pero creo que hay que intentar trasladarse a la época para comprenderlo. Las mujeres pintaban menos que nada en una sociedad tan machista como la medieval, pero aún así, las tres protagonistas de estos libros al final consiguen imponer muchas veces sus criterios, algo muy poco común.

Yo me lo he pasado muy bien leyendo esta trilogía.