Asesinato en Fleat House (Lucinda Riley)

TÍTULO: Asesinato en Fleat House
AUTOR: Lucinda Riley
EDITORIAL: Plaza & Janés

Sinopsis Editorial: 

En el tradicional colegio St Stephens, en la idílica campiña de Norfolk, un estudiante muere en extrañas circunstancias. Su cadáver es encontrado en Fleat House, uno de los internados, y el director se apresura a explicar que fue un trágico accidente. Pero cuando la detective Jazz Hunter se adentra en el cerrado mundo del internado pronto descubre que la víctima, Charlie Cavendish, era un joven arrogante y hambriento de poder que atormentaba a sus compañeros.

¿Fue su muerte un acto de venganza? Mientras el personal del colegio cierra filas y la nieve comienza a cubrirlo todo Jazz se da cuenta de que esta podría ser la más complicada investigación de su carrera. Y de que Fleat House esconde secretos más oscuros de lo que nunca podría haber imaginado.

Hace relativamente poco fue el primer aniversario de la muerte de Lucinda Riley. La autora se fue muy pronto con, probablemente, mil historias todavía por contar, entre ellas el final de la serie de las Siete Hermanas, que se encargará de cerrar su hijo Harry, pero mientras esperamos a esa última publicación, ha sido una sorpresa, al menos para mí, ver publicada este novela que me ha llegado a casa gracias a Masa Crítica de Babelio y a Plaza & Janés.

Lo primero que me sorprendió de esta novela fue su título, y es que tenía toda la pinta de ser un caso de novela policíaca, que la verdad, no era lo habitual en la autora, pero si la escribió pensando en probar dentro de este género, debo decir que hubiera salido airosa, al menos a mí me ha parecido una estupenda novela, igual de entretenida que cualquiera de sus otras obras y que hubiera podido ser el comienzo de una serie protagonizada por la inspectora Jazz Hunter.

La novela comienza con la muerte de Charlie Cavendish, un alumno del internado Fleat House, perteneciente al colegio St. Stephens en Norflok. Todo parece indicar que el muchacho ha muerto de un ataque de epilepsia a pesar de medicarse diariamente para controlar su enfermedad, pero la autopsia revelará un dato fundamental que descartará la muerte natural y en cuanto la inspectora Hunter escarbe un poco, enseguida descubrirá que Charlie era el típico abusón que intimidaba a muchos de sus compañeros y en especial a Rory Millar, un pobre crio que vive angustiado desde que sus padres lo metieron en ese colegio.

Lucinda Riley y su hijo Harry
Fotografía de Web Autora
¿Es posible entonces que Charlie haya sido asesinado? Además el caso empezará a complicarse más de lo esperado, cuando uno de los profesores también aparece muerto ¿suicido en este caso?

Para la inspectora Hunter este caso supone volver al trabajo tras unos meses alejada del cuerpo por temas personales y ahora que vive cerca del internado su jefe, el comisario Norton, cree que es la persona ideal para resolver este misterio... y no se equivoca.

"Asesinato en Fleat House" es una novela muy agradable de leer, con cierto aire a clásico que recuerda a los casos de los libros de Agatha Christie, que mantiene la intriga hasta muy avanzada la narración con diferentes hilos de los que ir tirando y que se va complicando por momentos a medida que vamos conociendo a todos los personajes relacionados con la historia. También pende sobre el internado una antigua historia que habla del suicidio de un estudiante, aunque... ¿es posible que esto tenga que ver con el presente?

Pues no os lo voy a decir, claro, pero tengo que confesar que yo he estado muy perdida hasta muy avanzado más de la mitad de libro y claro, disfrutando de ello. Esta es una historia en la que hay muchos personajes y casi todos ellos ocultan algo, lo que hace la trama más retorcida y entretenida hasta prácticamente poner el punto final, sin decaer en ningún momento.

Aunque he disfrutado con todos los personajes, porque ya sabemos que construirlos es algo que se le da fenomenal a Lucinda, es evidentemente que el que más me ha gustado es la inspectora Hunter, una mujer a la que llegaremos a conocer bastante bien, a nivel personal y laboral (aunque quizás la parte relativa a su padre no aporta nada a la trama), una  mujer con instinto, que a pesar de haber pasado por un mal trago, decide coger de nuevo las riendas de su vida y darle un giro completo y de la que estoy segura hubiéramos llegado a saber más en otros casos, de no haber sido por el triste fallecimiento de la autora.

En fin, que si te gustan las historias de intriga y misterio, nada truculentas ni violentas, esta puede ser una muy buena opción. Yo mientras tanto, me quedo esperando ese octavo libro de las Siete Hermanas, aun sabiendo que ese sí será el último.

1 comentario:

  1. Mi madre está enganchada a la serie de las hermanas, que descubrí gracias a ti, así que supongo que tarde o temprano le regalaré otros libros de la autora, como este que comentas.

    A propósito de las novelas de intriga sobre institutos y personajes adolescentes, hace poco he leído dos que me han gustado mucho: "Confesiones", de Kanae Minato, y "Reconstruyendo a Amelia", de Kimberly McCreight. Son más thriller psicológico que novela policíaca, y creo que podrían gustarte. Muy entretenidas, y desde luego te hacen pensar en todo lo que se cuece en esas cabecitas...

    Un abrazo, ¡espero que estés disfrutando del verano!

    ResponderEliminar