No hay luz bajo la nieve (Jordi Llobregat)

TÍTULO: No hay luz bajo la nieve
AUTOR: Jordi Llobregat
EDITORIAL: Destino

Sinopsis Editorial:



Un hombre desnudo y maniatado, con los párpados cosidos con un alambre, ha sido encontrado sumergido en las aguas heladas de una piscina, durante las obras de la estación de esquí Vall de Beau en el Pirineo: la infraestructura más emblemática de la candidatura hispano-francesa para los próximos Juegos Olímpicos de Invierno.

La subinspectora de homicidios Álex Serra y el teniente de policía francés Jean Cassel serán los encargados de la investigación. Después de un tiempo apartada del cuerpo por un grave incidente en el que Serra disparó a un compañero, sus superiores la envían a las montañas a investigar el caso. Serra creció en un pequeño pueblo de la zona, al otro lado del valle. Nadie como ella conoce aquel lugar.

Con su regreso, se reencuentra con todo aquello que creía haber dejado atrás: una montaña inmisericorde, un entorno opresivo dominado por los secretos y los recuerdos de un pasado que todavía no ha superado. Ahora, además, un asesino inteligente e implacable la pondrá a prueba. Este será solo el primero de una serie de crímenes que tienen que ver con una historia oculta durante décadas. Solo quien la conozca podrá resolver el caso y dar con el misterioso criminal.

Mientras tanto, la tormenta de nieve más devastadora de los últimos veinte años está a punto de desencadenarse.

"No hay luz bajo la nieve" ha sido mi primera novela negra de este 2020 y ya me conformo con que las que vengan detrás me gusten como esta. Curiosamente en 2016 empecé el año leyendo "El secreto de Vesalio", la anterior novela de Jordi Llobregat. Ya dije en su momento que era un autor a tener en cuenta y en cuanto vi publicado su nuevo libro no dudé en comprarlo.

La novela comienza con una serie de capítulos que no parecen tener mucho que ver y que pueden resultar al principio algo confusos. El primer capítulo nos narra un suceso ocurrido veintidós años atrás para pasar en el segundo a contarnos algo que solo ocurrió un año antes, el tercero nos presenta a Alex Serra, una subinspectora de homicidios que acaba de ser apartada del cuerpo por un incidente en el que se ha visto envuelta y por último en el cuarto capítulo, aparece un nuevo personaje, Daniel Latour. Cuando crees que la cosa ya se está liando demasiado Alex vuelve a escena y es entonces cuando la historia comienza a coger ritmo y poco a poco vas entrando en una trama de intriga que te va atrapando sin remedio.

Y es que ha aparecido el cuerpo de un hombre en las instalaciones de lo que será la estación de esquí de Vall de Beau, en Los Pirineos. Las obras de la estación aún no están terminadas, pero todo apunta a que será una firme candidata para la celebración de los Juegos Olímpicos de invierno... si nada lo estropea y ya sabemos que la aparición de un cadáver nunca es buena prensa para estas cosas y mucho menos si poco a poco los cadáveres se van multiplicando y el caso complicándose mucho más de lo esperado. Establecer qué tienen en común los cadáveres y esas peculiares puestas en escenas será todo un reto para la subinspectora Serra.

Jordi Llobregat. Fotografía de Diariodenavarra.com
Porque será Álex, la encargada de este caso, un caso que a todo el mundo le interesa resolver con la máxima rapidez. No importa tanto el cómo sino tener un nombre al que culpar para que nada pueda enturbiar esa futura candidatura.

A pesar de haber sido cesada hace poco, Alex ha sido enviada allí porque conoce bien la zona, se sabe mover por la montaña y habla perfectamente francés. Aunque ella prefiere trabajar en solitario, no le quedará más remedio que colaborar con el teniente Jean Cassel de la policía francesa y un pequeño equipo que le han asignado en la comisaria de la Seu D'Urgell.

Cuando Alex era una niña vivió en una cabaña no muy lejos del lugar donde se lleva a cabo la investigación y decide, después de muchísimos años, volver a alojarse en el que un día fue su hogar, pero Alex hace mucho tiempo que no viaja sola, la acompañan siempre los fantasmas de la culpabilidad, la soledad, el desarraigo... desde que siendo niñas su hermana desapareció sin dejar rastro y que tanto han marcado su vida convirtiéndola en un personaje complicado pero interesantísimo y muy bien desarrollado.

No sólo Alex es un gran personaje. Todos los que orbitan a su alrededor también lo son, los buenos y los menos buenos, algunos nos acabarán sorprendiendo para bien y a otros los odiaremos desde el momento mismo de su aparición, pero también me han gustado las historias que van surgiendo a medida que se avanza en la investigación, sobre todo esa historia, contada a través de un diario, que nos lleva a un pasado no demasiado lejano y que una vez más deja constancia de la maldad humana y de sus terribles consecuencias.

He disfrutado muchísimo con la prosa y el estilo de Jordi Llobregat, me ha encantado la trama que me ha tenido engañada como a una china durante muchísimas páginas (aunque claro, en el fondo sospechaba que era "demasiado fácil" lo que yo tenía en  mente) y la resolución del caso. También la ambientación me ha gustado mucho. Me ha parecido la ideal para esta época del año y esa sensación de frío continuo consigue traspasar las páginas convirtiendo la belleza de la nieve en algo mucho menos agradable. Es una novela que invita a leerla con uno o dos cafecitos bien calientes al lado.

"No hay luz bajo la nieve" es una novela que se lee con un ritmo que no decae en ningún momento, cuyas páginas finales se devoran sin remedio, una historia de misterio, de secretos familiares, de odio y ambición en la que también cabe el género histórico, policial y si me apuras el mágico o sobrenatural, aunque en muy breves dosis. La forma que ha tenido el autor de ir conectando todas las historias y de conseguir cerrar esa compleja trama sin dejarse nada en el tintero y sobre todo haciendo que todo sea coherente, me ha gustado mucho y en general me ha parecido una completísima novela que seguro hará las delicias de muchos lectores.

Para leer un fragmento haz click AQUÍ

No hay comentarios:

Publicar un comentario