Un monstruo viene a verme (Patrick Ness/Siobhan Dowd)

Sinopsis:

Siete minutos después de la medianoche, Conor despierta y se encuentra un monstruo en la ventana. Pero no es el monstruo que él esperaba, el de la pesadilla que tiene casi todas las noches desde que su madre empezó el arduo e inacabable tratamiento. No, este monstruo es algo diferente, antiguo... Y quiere lo más peligroso de todo: la verdad.
Maliciosa, divertida y conmovedora, Un monstruo viene a verme nos habla de nuestra dificultad para aceptar la pérdida y de los lazos frágiles pero extraordinariamente poderosos que nos unen a la vida.

"Un monstruo viene a verme" es una breve historia que esconde mucho más de lo que a primera vista parece, que cala profundamente en el lector y que acaba convirtiéndose en un pequeño tesoro cuyas sensaciones recordaremos durante mucho mucho tiempo.

Conor, el joven protagonista de esta historia (13 años) no está pasando el mejor momento de su vida. Su padre tiene otra familia y vive a otro lado del Atlántico, la relación con su abuela materna es de todo menos cariñosa, en el colegio sufre el acoso de algunos de sus compañeros y la compasión de sus profesores y lo peor de todo, su madre está muy enferma y ninguno de los tratamientos que le aplican parece hacer efecto. 

¿Le puede pasar algo más? Pues sí, ya que comienza a recibir la visita de un monstruo con la forma de un gigantesco tejo siete minutos después de medianoche. Un monstruo que ha venido a contarle tres historias tras las cuales será el propio Conor quien deberá contar una más. La cuarta. Su historia. Su verdadera historia. 
Y así el lector se sumerge en estas páginas que capean entre realidad y fantasía, mientras asiste al cuenta-cuentos de este tejo que Conor no acaba de entender y cuyas historias (al menos sus finales) no son lo que él espera. 

"Un monstruo viene a verme" es un libro de muy fácil lectura, pero de profundo e intenso calado, que nos habla de los miedos y de la forma de afrontarlos de un modo muy realista, con franqueza y naturalidad, aunque ello implique también  algún momento de cierta crudeza. Quizás al principio de la lectura Conor nos puede parece algo seco y antipático, pero a medida que conocemos la pesada carga que sobrelleva, poco a poco vamos empatizando con él.

Es una novela que nos habla del sufrimiento, de la soledad, de esa soledad que a veces se siente, aún estando rodeado de personas por todas partes, una soledad que hace que llegues a pensar si no serás invisible a los ojos de los demás. Una historia que nos habla del miedo a la pérdida, del miedo a enfrentarnos a un futuro que sabes que llegará, pero que quieres y a la vez no quieres que llegue, del miedo a no saber si seremos lo suficientemente fuertes y valientes para superarlo y seguir adelante.
Sinceramente, una historia que hacia el final va formando un nudo en la garganta del lector y llenando de lágrimas sus ojos, pero a la que sin duda vale la pena acercarse.

La primera impresión al ver esta portada, puede dar lugar a pensar que es otro el tipo de historia que se esconde entre sus hojas, quizás una de terror, pero nada más lejos de la realidad. Sí es la historia de un miedo, pero del miedo que vive dentro de Conor y lo cierto es que las maravillosas ilustraciones que la acompañan, complementan espléndidamente el texto. 

Existe una edición no ilustrada, pero creo sinceramente que vale la pena elegir esta otra.

Más información sobre el libro AQUI.