El informe de Brodeck (Philippe Claudel)

(Leído en Noviembre 2009) Nº 82

SINOPSIS:
“Apenas ha transcurrido un año desde el final de la guerra cuando una muerte rompe la tranquilidad de un pequeño pueblo perdido en las montañas. El único extranjero del lugar, a quien llaman Der Anderer —el Otro, en alemán—, ha sido asesinado y todos los hombres de la localidad se confiesan autores del crimen. Todos menos Brodeck, quien recibe el encargo de redactar un informe sobre lo sucedido «para que quienes lo lean puedan comprender y perdonar». Así pues, Brodeck entrevista a los hombres más importantes del pueblo: el cura, el dueño de la fonda, el alcalde... Y cuando este último le advierte de que «no busque lo que no existe. O lo que existió, pero ya no existe», Brodeck comprende que no le conviene saber demasiado. Sin embargo, la redacción del informe lo obliga a interrogar y a interrogarse, lo que a la postre puede suponer una amenaza para él y su familia.”

¿Se puede calificar un libro de maravilloso y terrible a la vez? Sí. Se puede.
Maravilloso por la forma en que está escrito y terrible por algunas partes tan duras en él relatadas. Maravilloso por los personajes que han dedicido seguir siendo humanos a pesar del miedo y terrible por los que optaron por ser peor que los animales.
Maravilloso por el amor que desprende y que se convierte en el motor de la esperanza, y terrible por quienes no son capaces de sentirlo.
Maravilloso por haber sido capaz de emocionarme y hacerme llorar y terrible por lo mismo.

¡Qué puedo decir! Hasta casi las dos de la madrugada del sábado me quedé leyendo esta novela, impactante donde las haya, porque no podía apagar la luz sin llegar a su final. Una novela donde se refleja la maldad de la que puede ser capaz el ser humano y a la vez el instinto de supervivencia en las peores situaciones que la vida te obliga a afrontar. No sabemos con exactitud donde transcurre esta historia, seguramente en un pueblo alemán de montaña, alejado de ciudades más modernas, sabemos que sus vecinos son gentes cerradas, “muy cerradas”, sabemos que hace poco acabó una guerra, pero tampoco sabemos cual, y lo que sin duda sabemos es que entre todos han cometido un asesinato.
Brodeck será el elegido para contar la historia, lo que los vecinos no saben es que éste informe servirá a Brodeck de excusa para redactar los recuerdos de su vida, y es en estos dos informes donde vemos las distintas caras del ser humano y de qué manera cada uno decide asumir sus miedos, convirtiéndose en héroe o villano.

Ha habido capítulos que realmente me han conmovido por duros, dolorosos y otros por todo lo contrario. Me ha llamado la atención la cantidad de veces que utiliza los olores para sus descripciones. Todo tiene un olor. Algo que lo identifica. Las casas huelen, los vecinos huelen, el pasado huele...Todo.

... en un jarrón de barro, un ramo de flores silvestres ... exhalaban un aroma que parecía el recuerdo de un perfume.
... Frida Niegel, una gibosa con ojos de urraca y olor a cuadra...
... comimos en silencio, en medio de aquel hedor a carroña, que sin duda habría hecho huir a más de uno. Pero yo estoy acostumbrado a los hedores. No me molestan. Los había conocido peores.
... Hay cosas peores que el olor a mierda. Hay cosas que no huelen a nada, pero corrompen los sentidos, el corazón y el alma...
... Gustav Dörfer es un hombrecillo insignificante que siempre lleva la ropa sucia y huele a nabos cocidos...
...Dio un par de caladas al cigarrillo, y un olor a miel y aguardiente añejo inundó la cocina.
... En el aire, como imponiéndose al hedor que despedían nuestros pobres cuerpos, flotaba otro olor, acre y apremiante: el miedo había cambiado de bando.
... en el aire de esa cálida y suave tarde de junio flotaba el olor a fritura, salchichas asadas, buñuelos, gofres y Warmspeck, mezclado con el aroma más delicado del heno...

Este libro es de esos que terminas, cierras y aprietas contra ti durante un buen rato. Hay que dejar transcurrir unas horas para comenzar otro. Yo dejé transcurrir la noche, soñé con Brodeck y no fue una pesadilla.

Para mi Claudel fue un gran descubrimiento como escritor. Las lecturas de sus libros del mismo modo te pueden emocionar en un momento y de repente llevarte a las mas terribles escenas, pero siempre con una calidad, brillantez y belleza sin comparación.

Descubrí a este escritor con La Nieta del señor Linh y se ha quedado a vivir entre mis estanterías

Después de todo esto no podía dejar de comprar “Almas grises” y completar así esta especie de radiografía sobre el ser humano durante la guerra (cualquier guerra) o después y que tan magistralmente retrata en sus novelas Philippe Claudel.