La niña que salvó los libros (Klaus Hagerup/Lisa Aisato)

TÍTULO: La niña que salvó los libros
AUTOR: Klaus Hagerup / Lisa Aisato
EDITORIAL: B de Blok

Sinopsis Editorial:

Anna tiene casi 10 años y le encanta leer. Le gusta tanto que la señora Monsen, la bibliotecaria, se ha convertido en una de sus mejores amigas. Un día,  le cuenta a Anna qué sucede con los libros que nadie quiere tomar prestados de la biblioteca. Estos libros desaparecen, se destruyen. Pero, ¿qué ocurre con quienes viven dentro de esos libros, se pregunta Anna, desaparecen también? La idea de que todo ese mundo mágico y sus habitantes se pierdan para siempre se le hace insoportable. Y es entonces cuando Anna emprende un extraordinario viaje con una misión que nadie ha logrado hasta entonces: salvar a los libros del olvido.

Aunque no suelo reseñar los álbumes ilustrados que son muy cortitos, como es el caso de este libro, he pensado que dadas las fechas en las que estamos, este podría ser un buen regalo. Está publicado con el sello B de Blok, que en teoría publica contenido para niños entre 7 y 12 años, pero bueno, eso es sólo "teoría". Yo tengo cuatro veces 12 años y me ha parecido una lectura fantástica, así que da igual la edad. Lo indispensable en este caso es que el destinatario de este libro sea un buen lector. Un amante de los libros.


La protagonista de esta historia es Anna, una pequeñaja de nueve años que adora leer y es en ello en lo que invierte la mayor parte de su tiempo.

                                 Anna amaba los libros.
                                 Leía todo el día.
                                 Leía por las mañanas antes de levantarse.
                                 Leía por las noches antes de irse a la cama.
                                 Leía por las noches después de haberse ido a la cama.
                                 Cuando su madre o su padre entraban, se hacía la dormida.
                                 Pero no dormía.
                                 Leía debajo del edredón.

A Anna le encanta visitar la biblioteca, pero el día en que la señora Monsen, la bibliotecaria, le dice que los libros que nadie se lleva se acaban destruyendo, la niña se lleva un disgusto enorme, porque... ¿qué ocurre con todos los personajes que viven dentro de esas historias? Así que ni corta ni perezosa, decide que ella salvará los libros y comienza a llevarse a casa montones de ellos hasta que se da cuenta de que es demasiado trabajo para ella sola, aún así la señora Monsen le ofrece una nueva lectura, un libro muy cortito titulado "El bosque embrujado" cuya historia conoceremos a la vez que Anna. La lectura de este libro supondrá toda una aventura para ella porque cuando llegue al final querrá saber muchas más cosas, quién lo escribió, dónde está ahora su autor o por qué lo terminó de ese modo. Para saber qué hará a continuación tendréis que leerlo.

La verdad es que aunque es una historia muy cortita, destila amor por la lectura por los cuatro costados. Los libros que hablan de libros siempre nos apasionan y en este caso, con esas maravillosas ilustraciones todavía más. Personalmente no sabría decir qué me ha gustado más y la verdad es que no creo que haya que elegir, texto e ilustraciones se complementan maravillosamente y como os decía antes aunque es un libro dirigido a un público infantil, pienso que los adultos también sabrán valorarlo como se merece. Las ilustraciones son preciosas y algunas parecen estar "vivas" gracias al uso de determinados colores.


"La niña que salvó los libros" es un libro precioso tanto por dentro como por fuera. Una preciosa historia que además de fomentar la lectura y el cariño hacia los libros, también fomenta el respeto al trabajo de quienes los escriben (e ilustran, claro). Creo que es un maravilloso cuento para disfrutarlo uno mismo y para leerlo por ejemplo en un centro escolar, o para que un adulto se lo lea a esos niños que empiezan a disfrutar de tener sus propios libros. Por supuesto está escrito de una forma sencilla que resulte comprensible para los más pequeños, con un pequeño toque de intriga y con mucho mimo.

En la fajilla que trae el libro también pone que es un libro que nos habla de la capacidad de los libros para salvarnos y no puedo estar más de acuerdo. Siempre habrá un libro para nosotros independientemente del estado de ánimo en que nos encontremos y dar con el adecuado para cada ocasión a veces es una auténtica tabla de salvación.

A mí me ha encantado, es evidente y creo que puede ser un magnífico regalo navideño para alguien que tengáis en mente. No vais a fallar tenga la edad que tenga. Seguro.