miércoles, 21 de diciembre de 2011

Déjame ir, madre (Helga Schneider)

TITULO ORIGINAL: Lasciami Andare, Madre
TRADUCCIÓN: Elena de Grau Aznar
AUTOR: Helga Schneider
EDITORIAL: Salamandra (Círculo de Lectores)
ISBN: 978-84-7888-795-8
PAG: 160
PRECIO: 11€

CONTRAPORTADA:
En 1998, Helga Schneider recibió una carta en la cual se le suplicaba que fuese a visitar a su madre nonagenaria, quien, al encontrarse gravemente enferma, estaba internada en una residencia en Austria. Incapaces de abandonar la lectura, asistimos a un crudo enfrentamiento dialéctico entre dos personas que luchan por salvarse a sí mismas, una intentando recuperar a su hija y la otra procurando romper el vínculo que la une a un ser de moral repugnante. Reconocido por la crítica como un auténtico ejercicio literario, Déjame ir, madre es un extraordinario testimonio, tanto humano como histórico, de un profundo dolor que subyace en la tragedia colectiva que supuso la existencia del Tercer Reich.

Este es uno de esos libros que te deja el cuerpo “raro” cuando acabas de leerlo. Suele ocurrirme con los libros que tratan historias reales, pero que además son historias duras de contar, lo que hace (casi automáticamente) que admire mucho más a quien ha tenido el valor de escribirlos, porque sinceramente si yo hubiera estado en el caso de esta mujer creo que no habría sido capaz de hacerlo.
Helga y su hermano Peter después de la guerra

En 1941 Helga Schneider fue abandonada (porque no hay otro modo de llamarlo) por Traudi, su madre, cuando tenía cuatro años para formar parte activa del nazismo ingresando en la organización de Heinrich Himmler. Un día preparó su maleta y dejó a la niña sola en casa al cuidado de un hermano de dos años. Le ordenó dejar de llorar y esperar a que llegara su tía a buscarlos y no volvió a preocuparse por ellos nunca más. Pero en el año 71, cuando Helga ya está casada y tiene un hijo, siente que debe buscar a su madre y presentarle a su nieto, pero la persona que encuentra es exactamente la misma que la abandonó, un ser incapaz de sentir el más mínimo cariño ni por su hija ni por su nieto y ante esa demostración de indiferencia y de orgullo por su pasado nazi, Helga decide marcharse y no volver a buscarla nunca más, pero cuando menos se lo espera (en el año 98) recibe una carta de la única amiga que tiene su madre, recordándole que ésta pronto cumplirá los 90 años y que no estaría de más que le hiciera una última visita antes de que eso ya no sea posible.

Aunque Helga no sabe por qué muy bien, decide ir a Viena y en compañía de su prima Eva, visitar a su madre en la residencia de ancianos en la que está ingresada. Ya es demasiado mayor y comienza a perder de vez en cuando la cabeza (aunque en mi opinión de forma ligeramente selectiva).

Este libro es el relato de esa visita, de las sensaciones que dejaron en la autora, que se acercó a su madre haciendo un enorme esfuerzo por entenderla, y volvió a encontrarse con una mujer insensible, que al principio no la reconoce, que siente "vergüenza" por tener una hija tan vieja, pero que sin embargo no olvida todos los trabajos que realizó bajo el mando de los nazis y con los que se llena la boca al recordar.

Alternando los recuerdos de Traudi con textos extraídos de una declaración jurada de Rudolf Hoess, donde habla de sus métodos de selección de judíos para exterminarlos o para utilizarlos como cobayas, asistimos al esfuerzo que hace Helga por intentar comprender a esta madre que no sólo no se arrepiente ni un solo instante de todo lo que hizo, sino que, como en muchos libros que tratan sobre este tema, se justifica diciendo que era lo que les ordenaban hacer, aunque ella además creía en lo que hacía.

Es un tira y afloja entre madre e hija, la madre intentando recuperar en unas horas a una hija de la que no se ha preocupado en 60 años, deseando oír como la llama “Mutti” o que la bese en la mejilla, y la hija intentando desvincularse de ella, sintiendo horror al oír hablar a su madre, porque si resulta espantoso leer el diario de Hosse, todavía resulta más terrible escuchar de boca de una anciana las respuestas a las preguntas que Helga no puede evitar hacerle sobre su estancia en los campos de concentración, cuando le pide que le detalle los trabajos que realizaba como ayudante de los médicos en aquellos experimentos. Es como si al escuchar esos detallados recuerdos le fuera más fácil odiarla.

Helga Schneider
Leyendo he sentido en todo momento la frialdad de Traudi, aunque al igual que Helga, cuando la anciana realmente parece no recordar y se comporta tan sólo como eso, como una anciana, me ha dado algo de pena, hasta que rápidamente volvía a sus “años dorados” y a sus horribles recuerdos. Ni qué decir tiene que con quién más simpatizas es con Helga, con su dolor, su pena, su vergüenza. Entiendes las náuseas que siente antes de poner un pie en la residencia y enfrentarse a su madre por última vez y comprendes que quiera desvincularse de ella, porque nada de lo que su madre le diga podrá justificar el abandono al que sometió a sus hijos por culpa de una guerra y lo que es peor, los experimentos en los que participó.

La historia es sobre todo tristísima. Estar delante de tu madre después de haberla visto dos veces en casi 60 años y confirmar que sigue sin tener piedad, que no sólo no se arrepiente lo más mínimo de todas las atrocidades que se cometieron en los campos de concentración donde trabajó y en las además colaboró, sino que además está orgullosa de ello, debió partir el corazón de Helga y fulminar la más mínima chispa de esperanza que hubiera podido albergar cuando decidió viajar a Viena.
“- ¿Con qué ojos crees que puedo mirar a una madre que fue celadora en Birkenau?
- Bueno, hija mía – no vacila ni un segundo-, te guste o no, no me arrepiento de haber pertenecido a las Waffen-SS, ¿está claro?
Está muy claro, madre, no tenía ninguna duda.
- Y entérate bien –prosigue con agresividad-, yo me presenté voluntaria a uno de esos campos. ¿Y sabes por qué? Porque creía en ello. Creía en la misión de Alemania: liberar a Europa de aquella… aquella raza repugnante.
Un libro que a pesar de ser breve no necesita ni una sola hoja más para relatar toda una vida porque tiene tanta fuerza en la narración que consigue atraparte desde el momento que lees la cita elegida por la autora para el comienzo del libro “el odio siempre me ha sido ajeno” RUDOLF HOESS (comandante del campo de exterminio de Auschwitz).
Además gracias a que está escrito de una forma tan ágil, aún parece más corto de lo que es.

Sobrecogedor, impactante, estremecedor, dramático. El encuentro entre dos mujeres que en realidad no se conocen en absoluto. La historia de una nazi convencida, con una fe ciega en Hitler y las consecuencias que ello tuvo en su familia y la de una niña que creció sin su madre, pero valiente y sobre todo honesta a la hora de contarnos qué sintió durante la visita a su madre. Imagino lo duro que debió resultarle a la autora empezar a escribir la primera palabra de este libro. Ha sido una gran lectura indudablemente.

Fotografías utilizadas:
- de la autora: http://losladronesdelibros.blogspot.com/2010/06/la-baracca-dei-tristi-piaceri-de-helga.html
- de la autora y su hermano siendo niños: http://www.helgaschneider.net/?page_id=1229

23 comentarios:

  1. Pinta muy muy bien, además esa sensación que describes al principio no es fácil de hallar en la mayoría de la literatura. En mi caso personalmente, siempre me quedo así (un sabor algo raro) cuando leo alguna obra de José Saramago. Es, en definitiva, el autor que más poder tiene para dejarme a pensar, pensar y pensar.

    ResponderEliminar
  2. Joer Booki, qué fuerte.
    Apuntadísimo está ya...

    ResponderEliminar
  3. Me encantó. Realmente conmovedor, duro y necesario. También me gustó mucho su otra obra "No hay cielo sobre Berlin" Recomendables ambas.

    ResponderEliminar
  4. No he leído nada de esta autora. Me lo apunto.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Apuntado que lo tenía, resaltado que queda ahora... a ver cuando le puedo hacer hueco

    besos
    Lourdes

    ResponderEliminar
  6. Ya me había llamado la atención cuando lo presentaste el viernes en el bbf pero con la reseña no me queda duda de que quiero leerlo, a ver si para mi próximo pedido de Círculo le puedo hacer un hueco
    un beso!

    ResponderEliminar
  7. Estos libros que, como dices, te dejan el cuerpo raro y te dejan pensando un buen rato siempre merece la pena leerlos, y más si están basados en hechos reales.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  8. Me ha encantado la reseña, me ha gustado mucho lo que cuentas. Es uno de esos libros que me gustan =)

    ResponderEliminar
  9. Qué duro tiene que ser leer esta novela! Seguro que, a pesar de su brevedad, perdura largo tiempo en la memoria.
    La buscaré.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Me lo apunto!!!
    Y Enhorabuena por los 600 seguidores!!!!!!!

    ResponderEliminar
  11. La verdad es que no conocía la novela, y me a atraído bastante. Me gustan las ediciones del circulo de lectores. La novela está totalmente apuntada :)
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  12. Me encantó cuando la leí. Es directa, cruel a veces ... y tierna en otras ocasiones. Ahora, la señora madre, tela marinera. Genio y figura hasta la sepultura...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. ¡Madre mía! ¡Has logrado intrigarme! Me lo llevo. Fíjate que si fuera de ficción, ni lo veo, porque puedes pensar, bah! cosas del autor!, pero siendo testimonio, qué intriga. Cuál es esa otra visión.
    Apuntado, a pesar del mal cuerpo con el que nos has preparado.

    ResponderEliminar
  14. Me llama muchísimo la atención, a ver si algún día lo encuentro.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  15. Que historia más dura... Me lo apunto sin dudar!
    Besos!

    ResponderEliminar
  16. Me lo he leído hace poco y coincido con lo que dices del libro.Es cortito y se lee del tirón, pero también es muy duro y triste.

    ResponderEliminar
  17. No lo conocía, me lo apunto porque suelen gustarme bastante este tipo de lecturas... aunque tienes razón en que dejan el cuerpo "raro" tras acabarlas =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  18. Tiene que ser muy duro leer esta novela. Apuntadísimo queda, y subrayadito, que estas lecturas me suelen gustar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  19. Sin palabras...
    Tiene que ser mío...

    ResponderEliminar
  20. Para tod@s: Me alegro un montón de que a la mayoría os hayan entrado muchas ganas de leerlo. Yo creo que vale la pena. Como dice Icíar, si fuera una historia de ficción quizás no llamaría tanto la atención. Pensaríamos "otra novela más sobre un tema tan explotado", pero sabiendo que la historia es real, en mi opinión adquiere mucho más valor.
    Os podrá gustar más o menos, lo que es indudable es el valor de la autora para decidir contárnoslo.

    Un abrazo a tod@s

    ResponderEliminar
  21. Aunque lo has puesto por las nubes, creo que es demasiado duro para mí. Lo dejaré pasar.

    ResponderEliminar
  22. Lo tendré en cuenta. La autora me suena y no sé de qué... Buenas fiestas!!!

    ResponderEliminar
  23. No me sonaba este libro del catálogo de Círculo, pero a pesar de su dureza me has despertado las ganas de leerlo.
    Tomo nota guapa. Un besito.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails