La mujer en la ventana (A. J. Finn)

Sinopsis:

No sabe si lo ha visto o lo ha imaginado. Anna Fox vive sola, recluida en su casa de Nueva York, sin atreverse a salir. Pasa el día chateando con desconocidos, bebiendo vino (quizá más de la cuenta), mirando películas antiguas, recordando tiempos felices... y espiando a los vecinos. Entonces llegan los Russell al barrio: una pareja y su hijo adolescente. La familia perfecta. Hasta que una noche Anna ve algo desde su ventana que no debería haber visto. Todo su mundo empieza a resquebrajarse y sus propios secretos salen a la luz. ¿Qué es lo que ha visto? ¿Y qué ha imaginado? ¿Quién está en peligro? ¿Y quién está manipulándolo todo? En este thriller absolutamente fascinante, nada ni nadie es lo que parece.

Ficha del libro: AQUÍ

Aunque aún nos queda hacer otra antes de la paradita veraniega en Julio y Agosto, "La mujer en la ventana" ha sido nuestra última lectura conjunta y una vez más, nos lo hemos pasado muy bien.

Hay quien esperaba mucho más de la novela, pero en general nos ha gustado bastante. Parece, porque realmente lo es, un libro muy gordo, pero ya me di cuenta cuando hice el calendario que sería un libro muy cómodo de leer, porque aunque dividí la lectura diaria como siempre en unas 50/60 páginas, la letra es muy grande y los tramos los hemos leído casi en la mitad de tiempo de lo normal, así que en ese sentido ha sido una lectura muy ágil y amena.

El problema, por llamarlo de algún modo es que esta es una historia de esas que enganchan mucho y como es de lectura tan fácil, hacer las paradas diarias era un poco frustrante. De hecho, creo que todas estamos de acuerdo en que se podría leer de tirón en 2 ó 3 días, pero al estar programada la lectura hemos tardado diez, porque además el fin de semana hacemos paradita lectora. El lado bueno es que ha sido una lectura muy participativa en comentarios y teorías. Anda que no nos ha dado para especular y sospechar de todo el mundo. Llegando a su parte final creo que la mayoría teníamos ya bastante claro quién era el malo de la historia, pero eso sí, el por qué, fue toda una sorpresa.

Sé que es una novela comparada con "La chica del tren", pero yo que he leído ambas, creo que esta es mucho más adictiva. Quizás por el modo en que está escrita, no sé, pero a mí me ha gustado mucho más, aunque no será el novelón del año, por mucho que nos digan desde la fajilla que "arrasa" en Estados Unidos o que Stephen King la considere por momentos "excepcional" e imposible de dejar de leer.

La novela nos cuenta la historia de Anna Fox, una psicóloga que vive encerrada en su casa de Nueva York. Es un claro caso de agorafobia y no es capaz de ni de abrir las ventanas, así que ni pensar en abrir la puerta de la calle o salir al jardín. Su marido y su hija no viven con ella, pero recibe en casa la atención de su médico y de una fisioterapeuta. En realidad, el problema de Anna está en no poder salir de casa, sin embargo no tiene problema alguno en dejar entrar a todo quisque. La de gente que entra en esa casa ¡madre mía!

El caso es que Anna lleva una vida muy rutinaria. Es una gran aficionada al cine clásico (¡qué ganas dan de ponerse a ver todas las películas que menciona! No las he anotado, pero tranquilamente 30 ó 40) y gracias al mundo online, juega al ajedrez, recibe clases de francés e incluso presta ayuda a un grupo de personas en una situación parecida a la suya, algo muy curioso, la verdad. Pero hay otra cosa a la que Anna se ha aficionado y es que nos ha salido la mujer un poco cotilla y se dedica a "espiar" a sus vecinos. Conoce lo que ocurre en la casa de los demás al dedillo. A través de su cámara hace fotografías o simplemente se dedica a contemplar la vida de los demás, incluida la de sus vecinos más recientes, los Russell, un matrimonio y su hijo adolescente. El caso es que un día, mientras los está observando, ve (o cree ver) cómo su vecina es asesinada. Lograr que alguien la crea, demostrar que no está loca y que no fue una alucinación debida a su afición a mezclar pastillas sin control y merlot, será toda una odisea para Anna, sobre todo cuando no hay ningún cadáver.

Como comentaba, la novela me ha gustado. Lo que más el final, no tanto quién sino el por qué, pero creo que la mejor parte es la que nos cuenta por qué Anna se encuentra en la situación que se encuentra. Creo que el segundo día de lectura me aventuré a hacer un comentario en el evento que al final resultó ser cierto y eso sí que me ha decepcionado un poco. Adivinar algunas cosas tan pronto hace que pierdan algo de gracia. Por otro lado quizás se haga un poco repetitivo en el tema del vino y las pastillas. Creo que queda bastante claro que Anna bebe como una cosaca y lo repite constantemente y claro al leer por tramos había días que nos daba la sensación de que casi no pasaba nada.

Es cierto, que llega un momento en el que a Anna, le empiezan a pasar cosas "raras" y la novela ya empieza a coger otro ritmo y el lector empieza a tener dudas sobre todo. ¿Será que al final está loca de verdad y todo se lo ha inventado? ¿O realmente ha visto lo que cree que ha visto?

Está claro que tendréis que leerlo para averiguarlo, pero eso sí, no en una lectura conjunta programada. Este no es un libro para leerlo así, mejor de tirón porque además los capítulos son bastante cortitos e invitan a leer siempre "uno más".

Si quieres leer las primeras páginas, pincha: AQUÍ