Cartas desde la isla de Skye (Jessica Brockmole)

SINOPSIS: 

Marzo de 1912. Elspeth Dunn —una joven escritora que jamás ha abandonado su hogar en la remota isla escocesa de Skye— recibe la carta de un admirador norteamericano. La firma el universitario David Graham y supone para ella una puerta al mundo.

A medida que los dos se vuelcan en la correspondencia —compartiendo sus esperanzas más atrevidas y sus mayores secretos— su intercambio acaba convirtiéndose en amistad y, con el tiempo, en amor. Cuando estalla la primera guerra mundial, David se alista como voluntario y la correspondencia se trunca.

Junio de 1940. En plena segunda guerra mundial, la hija de Elspeth, Margaret, se enamora de un piloto inglés. Su madre trata de disuadirla; sabe, por experiencia, lo doloroso que es mantener una relación en tiempos de guerra. Un día Elspeth desaparece dejando unas cartas tras de sí. Margaret se adentra con ellas en un pasado del que nada sabía.

Ficha del libro: AQUÍ

“Cartas desde la isla de Skye” es una novela epistolar que, como casi todas las de este estilo, se lee con suma rapidez. Una historia bastante romántica contada en dos tiempos y en dos guerras.

En 1912 tenemos a David Graham y Elspeth Dunn. David ha leído un libro de poemas de Elspeth y se atreve a escribirle una carta, pensando que la autora recibirá montones de ellas al día, así que no tiene muchas esperanzas de que le conteste, peeero… ¡Elspeth responde! Y a partir de ahí comienza una intensa correspondencia entre ellos. Ambos se irán conociendo poco a poco y Cartas que viajan entre Illinois, en Estados Unidos y la pequeña isla escocesa de Skye y mientras tanto la sombra de la Primera Guerra Mundial planea sobre ellos.

En 1940 nos encontramos con Margaret (hija de Elspeht), que se cartea con su prometido Paul, piloto de la RAF durante la Segunda Guerra Mundial. Esa correspondencia le recuerda inevitablemente a Elspeht la que mantuvo con David, algo de lo que su hija no tenía noticia y así entre las cartas de una época y la otra, iremos construyendo la vida de estos personajes, su historia y sus circunstancias.

La verdad es que es una novela que me ha gustado, pero, sinceramente, ya no estoy acostumbrada a este tipo de historias tan románticas y en fin… ha habido momentos demasiado azucarados para mi gusto. La historia de amor va surgiendo poco a poco y aquí la autora ha manejado los tiempos muy bien. Creo que todo llega cuando debe llegar, sin precipitarse. También me ha gustado bastante cómo Margaret va descubriendo poco a poco esa parte de la vida de su madre que desconocía.

En fin… creo que es una bonita historia, que puede gustar a muchos lectores, y que además está escrita con mucho gusto. De vez en cuando, no está mal algo de este estilo (no todo van a ser sangrientos asesinatos).