domingo, 15 de mayo de 2016

Nosotros, los de entonces (Marta Rivera de la Cruz)

Sinopsis:

Jorge, Valva, Lourdes, Cecilia, Roberto y Mauro se conocieron en la Escuela de Bellas Artes y fueron inseparables. Pero el paso del tiempo se ha encargado de poner distancia entre ellos.

A pesar de que se mantienen en contacto, llevan doce años sin estar todos juntos. Un día, por medio de un mail, Jorge invita a todos a pasar un fin de semana en el hotel de Valva en Saint Rémy, porque hay una noticia que quiere compartir con ellos. Aunque la primera reacción de algunos es poner una disculpa, Robe explica a sus amigos que Jorge tiene algo muy serio que comunicarles y que es imprescindible que estén todos. En esas circunstancias, unos y otros dejan atrás sus obligaciones y parten a la Provenza. Estos seis amigos tendrán dos días para desempolvar viejos recuerdos, para curar heridas, para ventilar rencores, para aclarar malentendidos. Dos días para decirse cosas que se ocultaron, para brindar, bailar, llorar y reírse. Para hacerse reproches y para darse las gracias. Y, sobre todo, para renovar el cariño que habían dejado dormir durante demasiado tiempo.

Nosotros, los de entonces es una historia de lealtades y afectos, teñida de la nostalgia por los veinte años y el duro aterrizaje en los cuarenta, cuando uno hace balance y admite que algunos sueños ya no pueden cumplirse…, ¿o quizá sí?

Ficha del libro: AQUI

Cuando empecé a ver la portada de este libro por Facebook, rápidamente tomé nota para comprarlo el Día del Libro, pero como la impaciencia me puede, me lo compré mucho antes.  En cuanto entré en la librería y lo vi de frente, ¡zas! ¡qué le vamos a hacer! ...la debilidad literaria...ya se sabe, además si como en este caso, me da igual de qué trate el libro pues eso, que tenía todas las papeletas para venir conmigo a casa y como ya no sé cuántas veces me han preguntado qué tal, mejor lo cuento por aquí.

Digo que me daba igual de qué tratara el libro, porque ya he dicho mil veces que esta es una de mis autoras favoritas. Me enganché a su forma de contar historias con "En tiempo de prodigios" y desde entonces he leído todo lo que ha publicado después y también todo (o casi todo) lo que había publicado antes y siempre, aunque no en igual medida, he disfrutado de sus novelas.

Con "Nosotros, los de entonces" ha vuelto a ocurrir. Me ha durado dos días, y eso que no es el tipo de historia que se puede catalogar de "page turner", de esos que lees  mientras te muerdes las uñas de impaciencia, pero bueno no todos los libros van a ser así, a veces también se disfruta con una lectura más tranquila. Yo al menos lo he hecho. Me he subido al mismo avión que los protagonistas de esta historia y me ha marchado a la Provenza francesa para ser testigo de su reunión.

Y es que así arranca el libro, con un mail en el que Jorge le dice a su querido grupo de amigos que tiene algo muy importante que contarles y ya que no coinciden todos juntos desde hace más de una década, les propone un viaje de fin de semana, para ir a Saint Remy, en la Provenza Francesa, y alojarse en el encantador hotel rural que regenta Valvanera, miembro también de este grupo de amigos y de paso darle una sorpresa.

Y es en este encantador pueblito, donde estos seis amigos (Jorge, Valva, Lourdes, Roberto, Mauro y Cecilia (por cierto, protagonista de "En tiempo de prodigios") harán balance de sus vidas, donde saldrán a relucir secretos que unos conocían y otros no, donde todos tendrán su espacio para hacer sus "confesiones". Será el momento de ver cuantos de los planes y deseos que tenían durante su etapa universitaria se convirtieron en realidad. Qué sacrificaron por el camino y qué ganaron o perdieron al hacerlo e incluso de ver cómo ha evolucionado la relación entre ellos mismos.

Lo cierto es que es una historia sobre la vida misma, y si además, como es mi caso, eres coetáneo de los personajes (45 años más o menos) es muy pero que muy fácil, reconocer en estos amigos a tus propios amigos o conocidos o sentirse identificado en más de un momento por uno o más personajes.

Extraído de: http://www.nosotroslosdeentonces.es/los-personajes

A lo mejor no suena como lectura especialmente tentadora, pero a mí me ha encantado. Me ha parecido por momentos divertida, tierna y emocionante. Jorge es muy ocurrente y creo que siempre ha sido el nexo de unión con todos, Lourdes tiene estilo, es elegante, muy irónica y tiene una lengua bastante afilada, Valva es encantadora, prudente y muy dulce (y se ha convertido en una exquisita cocinera), Roberto, es el ex-marido de Lourdes y es un pintor reconocido, Cecilia, es un poco "agonías" en lo que respecta a su hijo (de esas hay  muchas) y el bueno de Mauro parece que es el que más se ha "conformado" con lo que le ha tocado, además está casado con Isabel, que no le cae demasiado bien a nadie, pero caramba, ella es la primera en sentirse inferior a los demás y encima no ayuda lo antipática que a veces se puede mostrar.

Yo he disfrutado mucho con todos ellos. Es cierto que son muy diferentes entre sí, pero desde que se conocieron supieron conectar y se convirtieron en inseparables en sus años universitarios. Ahora y a pesar del tiempo y de las experiencias de cada uno vuelven a encontrar esa conexión casi sin esfuerzo y durante un par de días compartirán LA VIDA, así de simple y así de claro. Tocarán mil temas, hijos, trabajo (o falta de él), amor, el desamor, bodas, separaciones o infidelidades y se enfadarán, reirán, llorarán, se lanzarán puyas, desvelarán, a veces sin querer, historias mucho tiempo guardadas que afectarán al presente y se perdonarán, pero sobre todo confirmarán algo que desde luego no ha cambiado y es que siguen siendo grandes amigos.

Fotografía: LA RAZON.es
A todo esto, Valva, como anfitriona de esta reunión, acompaña sus charlas con unos platos de esos que a mí personalmente no me quitan el sueño, pero que casi se pueden oler desde las hojas y es que Marta Rivera ha contado con una inestimable ayuda a la hora de servir los menús que podemos leer en la novela. Uno está diseñado por Pepe Solla, otro por Paco Roncero y los postres van a cargo de Oriol Balaguer, así que todo un lujo para los paladares más exigentes.

Creo que está claro que la novela me ha gustado ¿verdad? Es una historia escrita con mucho cariño, y como siempre la prosa de Marta me ha encantado, es sencilla, con un ritmo constante que no decae en ningún momento, lleno de diálogos que hacen la lectura muy amena y que una vez más me ha convencido. Además me ha hecho pensar en cómo era yo cuando tenía veinte años, qué planes tenía, dónde pensaba que estaría hoy y donde estoy realmente. Está claro que no siempre se cumplen los planes previstos, pero hay que asumir que a veces es así  y no es ninguna tragedia, simplemente hay que disfrutar de lo que sí hemos logrado. También he pensado en los amigos que tenía entonces y quienes quedan ahora de aquella hornada porque si algo es cierto es que las amistades hay que cuidarlas. Aunque no te veas con frecuencia, hay que mantener el contacto, porque si no algunas se quedan en el camino.

Si os apetece leer el primer capítulo de este libro podéis hacer pinchado AQUÍ.

4 comentarios:

  1. Pues parece que te ha encantado. No he leído nada de la autora, pero no me acaba de convencer esta historia. Pero habrá que tenerla en cuenta.
    Feliz semana y lecturas!
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, se nota que te ha gustado. No me he estrenado aún con esta autora. A ver cuando le hago hueco...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Tengo otro de la autora aún en la estantería y ya van dos los que he leído con sumo placer, así que estoy seguro de que poco a poco irán cayendo todos.

    Un besito.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails