martes, 15 de enero de 2013

Chesil beach (Ian McEwan)

Chesil Beach (Ian McEwan)
Editorial: Anagrama

Sinopsis:
Tienen poco más de veinte años y se conocieron en una manifestación en contra de las armas nucleares. Florence es una chica de clase media alta. Edward, en cambio, pertenece a una familia que vive en la zona baja de la clase media. Ambos son inocentes, y vírgenes, y tras un largo cortejo se han casado. Es un día de julio de 1962, y el tsunami de la revolución sexual no ha llegado a Inglaterra. Edward y Florence van a pasar su noche de bodas en un hotel junto a Chesil Beach. Y lo que sucede esa noche es la materia con que McEwan construye su chejoviano, terrible mapa de una relación, del amor, del sexo, y también de una época, y de sus discursos y sus silencios.


Me alegra poder decir que literariamente he estrenado el año fantásticamente con ésta más que recomendable novela de Ian McEwan, autor del que solo había leído "Expiación" hará unos cuatro años.

Nos encontramos en 1962. Una pareja acaba de contraer matrimonio (Florence y Edward). Los dos están muy enamorados y sobre todo nerviosos. Es su primera noche juntos y ambos tienen miedos, pero miedos muy diferentes. Él tiene miedo de ir demasiado rápido, de no quedar en buen lugar y ella preferiría que él no la tocara e intenta controlar el pánico y el asco que le da pensar en acostarse con su flamante marido. Lo curioso es que ninguno de los dos es capaz de imaginar qué pasa por la mente del otro. 

Ian McEwan nos retrata una larga escena de nervios, de dudas en la habitación de un hotel, a la vez que va intercalando el pasado de ambos personajes, sus vidas familiares, el momento en el que se conocieron y nos muestra cómo fue avanzando su relación hasta el momento de su boda. Veremos que proceden de distintas clases sociales, pero ambos pecan de lo mismo, de no decir en voz alta lo que están pensando, por culpa quizás de una educación caduca, pero que era lo habitual en la época y que les impide abrirse al otro. Van aplazando conversaciones y dudas, temiendo decir en voz alta algo que pueda molestar al otro, esperando quizás que su futura boda sea la solución a todo y todo ello va formando un lastre que explotará en su noche de bodas, cambiando en un momento todos sus planes futuros.

Ian McEwan no necesita ni una solo página más para lograr que el lector conozca perfectamente las personalidades de ambos protagonistas y consigue sin mayor esfuerzo que la atmósfera de nerviosismo entre ambos traspase las páginas. Es una pena pensar que por educación, timidez o miedo, algo que habría tenido una solución más o menos fácil, lleve a un momento como el que se vive en la habitación de este hotel y sobre todo da pena pensar que con que solo hubieran pasado unos añitos más, hablar de sexo abiertamente ya no hubiera sido "impensable" y quizás las cosas hubieran sido diferentes, muy, pero que muy diferentes.

Chesil Beach
No dudo que habrá quien encuentre gracioso lo que ocurre durante esta noche de bodas. Viviendo los tiempos que vivimos y aunque no hayan pasado tantos años desde entonces, es difícil volver la vista atrás e intentar comprender una época en la que tantas cosas no se decían, o al menos no en voz alta, y sin embargo lo que más ha provocado en mí ha sido tristeza e inquietud. 

Son, ni más ni menos, las consecuencias de dejarse arrastrar por las normas establecidas, por lo aparentemente correcto.

Desde luego cada persona es como es y seguro que en la misma época habrá habido muchas parejas nerviosas ante su noche de bodas, y más aún si iban sin "estrenar", aunque aquí el problema de Florence va más allá del puro nerviosismo. Personalmente he sentido más pena por él que por ella porque Florence es muy consciente de lo que le pasa y lo demuestra cuando le explica a su marido cómo tenía pensado que podrían vivir. El pobre Edward se tuvo que quedar pasmado (igual igual que yo).

Creo que es un libro muy recomendable, una breve y estupenda historia que te hará disfrutar de la buena literatura durante un par de horitas.
Fotografía del autor:
http://www.guardian.co.uk/books/2009/feb/17/ian-mcewan-novelists-avoiding-cliches

24 comentarios:

  1. Me pareció encantador este libro y maravillosa la forma de narrar de McEwan. Tengo ganas de volver a leerme algún libro suyo. ¿alguna recomendación?
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solamente he leído éste y "Expiación" que también me gustó mucho, así que es lo único que te puedo recomendar. También me apetece ver la película, pero todavía no he tenido ocasión.
      Besos!

      Eliminar
  2. Estoy un poco dudosa con este libro. Se nota que has disfrutado con él y hablas muy bien de la forma de escribir del autor, pero no me acaba de llamar demasiado la atención, así que creo que no lo anoto.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Uff creo que me lo merendé en 2010 y que me gustó, a medida que leía tu comentario recuerdo que me animé por una pequeña nota en el suplemento literario del EL País de un sábado, he estado buscando el comentario que hice en su momento pero mi blog arranca después de esa fecha.
    Algo que si me quedó marcado es como le empapó esos restos de una educación victoriana trasnochada y fuera de tiempo a Florence.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  4. Hace tiempo que tengo a este autor entre mis pendientes, a ver si por fin este año le hago un hueco y le doy una oportunidad. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  5. Más que el libro, que ciertamente me resulta atractivo por lo que cuentas, me apetece probar al escritor. Últimamente lo escucho mucho y todo el mundo habla bien de sus libros. Tengo que cotillear para ver cuál puede gustarme más

    ResponderEliminar
  6. No conocía ni al autor ni al libro, pero la verdad es que me ha llamado la atención después de leer tu reseña. Me lo apunto!. Besos

    ResponderEliminar
  7. No conocía al autor, pero cuando has dicho que escribió "Expiación" creo que ya lo he ubicado mejor, no pinta mal, creo que podrida gustarme.
    Gracias por el aporte.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  8. Lo leí hace tiempo y no me acuerdo palabra por palabra, pero sí que me quedó esa sensación de agobio que transmite el relato.
    Ayyy, la falta de comunicación, qué mala es!! jajaja

    ResponderEliminar
  9. No conocía al autor, y pese a la buena sensación que te ha dejado no me llama mucho la atención. Aunque (incongruente de mi) creo que me podría gustar. Ainsss, ¡me has dejado con la duda!
    Qué tiempos aquellos, en los que no se podía decir nada... Mi suegra aún no dice la palabra "sexo", así que fíjate tú...
    Besotes!!

    ResponderEliminar
  10. Tengo este libro en la recámara desde hace tiempo, así como otros del autor. Sé que no tiene perdón, pero tampoco he leído "Expiación" (maaaal). Lo de siempre: a ver cuando hay hueco, aunque este es tan cortito que no sería difícil. ¡Ay! Para la próxima navidad le pido a Papá Noel más tiempo para leer, no se hable más.

    ¡Besazos!

    ResponderEliminar
  11. A mí me gusto muchísimo este libro, aunque es una historia terrible y muy triste. Me queda una duda en cuanto a tu crítica, y por favor, que nadie que no lo haya leído siga leyendo esto porque se va a enterar de LA CUESTIÓN así con mayúsculas. Es evidente que Florence es la víctima de esta historia, es una chica con un trauma terrible por los abusos a los que la sometía su padre desde niña, y de ahí su rechazo absoluto al sexo. No se trata solo de una educación rígida y antigua. Al menos para él hay un futuro, para ella en el terreno amoroso, no lo hay en absoluto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Teresa, a mí realmente eso no me quedó tan claro. Lo pensé durante un momento de la lectura (incluso lo iba a mencionar en la reseña), pero yo creo que el autor sugiere y el lector decide qué creer. De todos modos para mí sigue habiendo un problema de comunicación tremendo, porque a pesar de lo que pudiera haber pasado o no, era fundamental el diálogo entre la pareja para no llegar a una boda abocada absolutamente al fracaso desde el principio.

      Eliminar
  12. A mi me tienta mucho este autor desde que vi en el cine Expiación estoy detrás de leerlo y ahora este me llama mucho la atención. El miedo a la noche de bodas o al sexo en general es algo que yo he oido comentarios de que antes pasaba mucho, que no se hablaba de nada. y claro no nacemos sabiendo! Pobre Florence, me da el autor lleva a los personajes a un sufrimiento del que no saben como salir. Lo apuntaré. ¿Te has leído Solar? es que no sé si apuntarlo también. Puede que me lea este entre medias del señor Grey con el que, no sé como, ha conseguido liarme! con lo regular escrito que está! Este es todo lo contrio seguro, bien escrito, y sin tanta obsesión. Un saludo

    ResponderEliminar
  13. ¡Ah! me he acabado ya Pasión India y me ha encantado.

    ResponderEliminar
  14. Intente leer otro libro del autor y no pude xD mea burrio horrible! espero este sea mejor

    ResponderEliminar
  15. Aún no he leído nada de este autor y ya va siendo hora. Y este título me llama mucho por lo que cuentas.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  16. Del autor he leído los mismos que tu, y creo que este me gustó incluso más que Expiación, tiene una estructura muy original y una historia muy triste que por desgracia debió de sucederle a más de uno y una con las represiones que había antes, me gustó mucho. Bsos

    ResponderEliminar
  17. De McEwan lo único que he leído por ahora es Expiación y me gusto mucho. La novela que nos reseñas tiene buena pinta pero antes de animarme con ella tengo que hincarle el diente a Amsterdam.
    Musus.

    ResponderEliminar
  18. Parece una buena lectura para acercarnos a una época concreta.
    Y, además, habláis muy bien de este autor.
    Habrá que conocerlo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. yo lo comencé y debo confesar que fue uno de los libros que no pude terminar...no me estaba gustando nadita
    un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
  20. Verguenza debería darme, compré Expiación para participar en una club de lectura, se me echó el tiempo encima y no tuve tiempo de abordarlo y desde entonces y puede que haga ya la friolera de 4 años, no me he acercado al libro, y eso que le tengo ganas. Asi que imaginate, aunque me apetece mucho este, ni pienso en acercarme a él mientras no cumpla con el que me tiene el ceño fruncido desde la estantería

    ResponderEliminar
  21. Tengo muchas ganas de leer a este autor pero lo cierto es que me llama mucho más Expiación, ya solo por el título me atrae una barbaridad. Un besito.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails