viernes, 11 de diciembre de 2009

Fragmentos #6. "Te daré la tierra"


CHUFO LLORENS

Un momento de silencio se estableció entre el confesor y el penitente.
- Veréis. El caso es, como os he dicho, que soy viudo. Mi esposa aportó al matrimonio una hija del suyo anterior, que ahora ha cumplido trece años. Es hermosa como una gacela; sus formas se insinúan bajo su túnica aunque todavía no están definidas, sus senos son dos fresones salvajes...
- No sigáis por ese camino, pero continuad.
La voz de Montcusí prosiguió, con voz ronca y desgarrada.
- El amor filial que sentí por ella mientras vivió su madre se ha convertido en una pasión aniquiladora. Se me subleva la sangre cuando veo que le ha llegado el tiempo de merecer y pienso que puedo matar al que se acerque a su lado y la pretenda.
El sacerdote escuchaba atentamente.
- ¿Qué puedo hacer, padre? -preguntó el consejero, cabizbajo.
- Debéis apartarla de vuestro lado. La proximidad de la mujer es tremendamente nociva. Desde que nacen son las grandes tentadoras; ved que Adán fue feliz en el paraíso hasta que el Señor creó a Eva. Tienen el mal en las entrañas y desde niñas gozan de la malignidad de la serpiente. Os aconsejo que la obliguéis a entrar en un convento. Allí moderarán sus ansias de pecado porque, aunque la creáis una criatura inocente, ella conoce muy bien la forma de tentaros, y vos, pobre pecador, estáis inerme ante su descaro.
- Padre -replicó Montcusí, casi sin voz-, no me veo capaz de apartarla de mí.
- Entonces os condenaréis, y si no tenéis un propósito de enmienda no podré daros la absolución.
- Padre, aunque arda en el fuego de los infiernos no soy capaz de vivir sin ella. Mis días transcurrirán grises y monótonos, sin motivo alguno. Si mis ojos no pueden gozar de su presencia, entonces me convertiré en un muerto en vida.
- Hijo querido, luchad contra la tentación que se ha instalado en vuestra vida. No es vuestra la culpa, es que así es la natura. Para el hombre la edad no importa; una niña, en cuanto pesa treinta libras, es una mujer. El Señor, que en nada puede equivocarse, dijo al crear al hombre "creced y multiplicaos". Por tanto, en cuanto a una hembra le llega la flor, es que es tiempo de merecer y por tanto de preñarse. ¿Por qué no la desposáis? Nada como el matrimonio para mitigar los ardores de la pasión carnal
- No puedo, padre. En su día la prohijé y es sabido que la Santa Iglesia no permite ayuntamiento carnal entre padrino y ahijada.
- Pero existen bulas y licencias; podéis demandar una de ellas.
- Debo deciros que ella jamás consentiría.
- Entonces, hijo mío, mala solución tiene vuestro dilema. Sin embargo, aunque hoy sin vuestro propósito de enmienda no puedo daros la absolución, no dejéis de venir a verme; veremos con el tiempo cómo trampeamos esta contrariedad. Rezad mucho, hijo mío: la oración es el único escudo contra el maligno, que adopta en infinidad de ocasiones el cuerpo de la mujer.

6 comentarios:

  1. Me ha gustado la verdad es que he leído sobre él pero no lo tengo en la lista ahora me lo llevo de veras. A veces hace falta leer un fragmento para terminar de convencerte. ¡Gracias! :D

    ResponderEliminar
  2. Es muy buen libro Marina, superior a La Catedral del Mar diría yo, y las últimas hojas imposibles de soltar. Espero que lo disfrutes.

    ResponderEliminar
  3. A mí este libro me encantó, no sé porque no me lo esperaba así. Me enfade muchas veces. Le habría cortado el cuello al tal Montcusí en numerosas ocasiones.
    Me alegro que te haya gustado Bookworm.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  4. Se lo regale a mi madre el año pasado para reyes, he querido cogerlo varias veces pero debe haberlo prestado porque no lo veo en su estanteria, le preguntare por su paradero y lo leere en cuanto disponga de mas tiempo porque ultimamente este se cotiza al alza

    ResponderEliminar
  5. Fíjate que creí que el libro no era muy bueno hasta que leí la reseña de Eva (si mal no recuerdo) y desde entonces lo tengo en esa larga lista a ver si cuadra.

    ResponderEliminar
  6. Carmina y Elwen : Yo creo que la novela os puede gustar a ambas. Y sí, Eva también la recomienda desde su blog.
    Yo había leído por ahí que era muy descriptiva, y que eso la hacía larga, pero en mi opinión pienso que es totalmente al contrario, es cierto que describe muy bien todo, personajes, paisajes, la época, pero en ningún momento eso hace a la novela lenta. Los capítulos son cortos, con lo que la historia avanza con rapidez y las últimas 70 hojas son imposibles de soltar.
    Una cosa si es verdad, tiene una colección de palabras (por otra parte muy lógicas para la época en la que se desarrolla la acción) que son dignas de un rosco de "pasapalabra" o la prueba esa de "palabra imposible". Unos ejemplillos que tengo apuntados:

    "... el cimbreante penacho que adornaba la celada..."
    "... relucientes los restales de metal..."
    "... cuyos olores en la canícula eran insoportables..."
    "... portaba un azafate..."
    "... el cómitre, intentaba atender las órdenes del capitán
    "... los nuestros os proporcionarán un truchimán..."

    A pesar de tener muchísimas palabras desconocidas, o al menos hoy día en desuso, siempre o la mayor parte de las veces se entienden gracias al contexto en el que aparecen. Yo la recomiendo sin duda.
    Otra cosa que me gustó mucho es lo cuidada que estado la edición. Las hojas simulan ser de pergamino, con lo que parece que vienen mal cortadas de la imprenta. Le da a la novela un toque antiguo muy chulo.

    Besos

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails