lunes, 25 de septiembre de 2017

La leyenda de las dos piratas (María Vila)

SINOPSIS:
Londres, año 1579. Dos jóvenes aristócratas –la futura condesa Inés Braukings y la princesa bastarda Victoria Dudley– se rebelan contra la vida que les corresponde por nacimiento y escapan en busca de libertad. Para huir lejos de la jaula de oro que el futuro les tiene reservada, se embarcarán en El Miguel, barco pirata que capitanea el hábil y frío Miguel Saavedra, amigo personal de la reina Isabel, la cual no sospecha de las actividades criminales del español. Cuando la relación con el capitán y su tripulación pirata comience a complicarse, Inés y Victoria se verán obligadas a alejarse y fletar –con ayuda de la letal y audaz Shatidje– su propio navío. 

La leyenda de las dos piratas es una novela de aventuras, de duelos al atardecer, de amores imposibles, de intrigas y muertes, de amistades inquebrantables, en un tiempo en que solo el honor lograba dar sentido a la vida.

Ficha del libro: AQUÍ

Hace unos días os hablaba de “Ana” de Roberto Santiago. Una de las mejores novelas que he leído este año sin lugar a dudas y hoy os traigo otra que no se queda atrás.

“La leyenda de las dos piratas”, literalmente, me ha encantado. Una historia de 5 estrellas (o quizás habría que decir 5 calaveras).

He aquí otro autor (autora en este caso) que con su primera novela no ha podido estrenarse mejor, aunque no es un libro que haya visto por los blogs o redes sociales y sinceramente me sorprende un poco. Quizás su temática no sea lo que está más de moda en este momento, un momento donde la novela negra está arrasando y parece que se lleva la palma, pero a veces hay que salir de la rutina y probar otros géneros y en cuanto me tropecé con este libro me apeteció muchísimo leerlo. A pesar de sus casi 1000 páginas, la novela se lee con avidez. El jueves después de comer me puse a ello y cuando me levanté del sofá para cenar me había ventilado la mitad.

Me lo he pasado en grande a bordo de este libro que comienza en Londres en el año 1579. Desde luego no eran buenos tiempos para que una mujer pensara y decidiera por ella misma por mucho que los ingleses estuvieran gobernados por una mujer (La Reina Isabel), así que nuestras protagonistas, Victoria e Inés, dos jovencísimas aristócratas cansadas de la vida que otros han decidido que deben vivir, se rebelan contra ese destino y se lanzan a la aventura a bordo de “El Miguel” un barco pirata capitaneado por Miguel Saavedra, amigo personal de la reina, aunque por supuesto ésta desconoce la verdadera faceta de Saavedra. A bordo de “El Miguel” aprenderán a manejarse como un miembro más de la tripulación, hasta que el destino las obligue a poner a prueba en su propio buque y con su propia tripulación, todo lo aprendido. Empezar a reunir una tripulación con mujeres no es fácil, pero contarán con la ayuda de otra mujer, la intrépida, impulsiva y temeraria Shatidje. Un personaje maravilloso que acabará siendo uña y carne de Inés y Victoria. Tres personalidades muy diferentes que se complementarán al dedillo.

“La leyenda de las dos piratas” es una novela que atrapa desde el primer capítulo y que está plagada de personajes de toda índole, pero todos ellos construidos al detalle y con su propio lugar en esta historia. Personajes amables, leales, nobles, valientes, villanos, simpáticos, cínicos. De verdad que hay para todos los gustos y en más de una ocasión desearás ponerte en el lugar de alguno de ellos.

Es una novela llena de aventuras, de batallas, de persecuciones, de travesías y naufragios, de sueños y desengaños, de amor y odio, de esfuerzo, esperanza y de optimismo, es una historia de lealtad, la historia de una amistad a prueba de fuego. Una novela llena de mujeres valientes que no se rinden ni al primer revés, ni al segundo y que saben que su fuerza radica en la unidad que todas ellas forman.

Una historia ágil, muy muy dinámica, llena de diálogos divertidos, pícaros, románticos… y toda una lección de navegación que no te resultará en ningún momento pesada y que se complementa perfectamente con un mapa para que sepamos en todo momento por dónde navegan y a qué costas se van aproximando y el dibujo de una carraca del siglo XVI en el que vienen señaladas todas las partes de la nave que van apareciendo durante la lectura y que se encuentra al final del libro.

La verdad es que llega un momento mientras lees que parece que cada lección que ellas van aprendiendo cala en uno mismo y te sientes parte de esa tripulación, así que los momentos de batallas, abordajes y luchas, son muy intensos y emocionantes. Si ellas celebran, tú celebras, si ellas sufren, tú sufres y eso es porque las emociones traspasan el papel. Pero lo mejor es ver cómo aprenden de cada palo que reciben, cómo no se resignan a lo que les tocaría aguantar en tierra firme y cómo pelean por lo que quieren, aunque sea desde un barco pirata.

A fe mía que estaré esperando una nueva novela de Maria Vila para hincarle el diente, tenga las páginas que tenga, porque a pesar de su extensión no me hubiera importado  lo más mínimo seguir leyendo. Mientras tanto echaré de menos a toda esta tripulación de mujeres durante unos días. Eso seguro…
(Pág. 455) Luchamos por ser libres —dijo—. Por no tener que regresar a un hogar en el que un hombre elija nuestro destino. —Las otras dos mujeres la miraron—. Luchamos por poder vivir sin dar explicaciones, haciendo aquello que también sabemos hacer y que nos está vedado. Luchamos... —Inés miraba el mar, más allá de la costa—, luchamos por no tener que esconder nuestros sentimientos, ni vivir presas... Por obrar y elegir y que solo Dios nos juzgue. Y porque cuando el día de mañana nos sentencien a morir en la horca, sea porque nosotras lo elegimos, y no por los actos de un padre o de un esposo que decidió por nosotras, como si fuéramos una extensión de su persona, una extensión insignificante y prescindible.

jueves, 21 de septiembre de 2017

Ana (Roberto Santiago)



SINOPSIS:

Años atrás, Ana Tramel fue una brillante penalista a la que se disputaban los mejores despachos. Un oscuro suceso en su pasado cambió su vida y ahora pasa sus días entre recursos administrativos en un mediocre bufete, ahogándose en un vaso de whisky. Pero su vida da un vuelco cuando su hermano Alejandro, con el que no habla desde hace cinco años, la llama angustiado. Ha sido detenido por el asesinato del director del Casino Gran Castilla. Ana pide ayuda a su jefa y vieja amiga, Concha. Necesita la estructura y recursos del despacho para llevar adelante una defensa en la que tiene prácticamente todo en contra. Acompañada de un peculiar equipo (un viejo investigador, una abogada novel y un becario ludópata) se enfrentará a las grandes empresas del juego. Ana, un thriller absorbente protagonizado por una mujer inteligente pero acabada, brillante pero autodestructiva, única.

Ficha del libro: AQUÍ

Leer “Ana” ha sido una pasada, la verdad. Como ha sido una lectura conjunta, dividir el libro en quince días ha hecho que casi nos quedemos sin uñas (modo figurado) y es que la mejor definición de cómo nos hemos sentido mientras leíamos es … “subidas en una montaña rusa”. 


Este ha sido nuestro calendario:




Ana, es la protagonista absoluta y narradora de esta historia, así que ni lo dudéis, la conoceremos bien a fondo. Ana se dedica a trabajar en un bufete especializado en la reclamación de multas, aunque antaño fue una abogada que brillaba en cada uno de los casos que llevaba. Una serie de penosas circunstancias la hizo empezar a caer en picado en todos los terrenos de su vida, hasta que recibe la llamada de su hermano, a quien no ve desde hace años, solicitándole su ayuda. La necesita porque está acusado de haber asesinado al director del casino de Robredo. Aunque llega a visitar a su hermano en el calabozo, no llegará a representarlo porque muere al día siguiente, pero sí acabará representando a Helena, la mujer de su hermano, a quien ahora el casino le reclama la deuda que dejó pendiente su marido.

A groso modo ese sería el argumento de esta novela repleta de una serie de personajes que acompañan a Ana durante toda la lectura y que nos harán disfrutar para bien y para mal a medida que avancemos en la historia. “Ana” es un thriller judicial repleto de sorpresas y giros que nos hará ir cambiando de opinión según vayamos leyendo.

A nosotras nos ha encantado jugar a adivinar quién estaba detrás de algunas de las cosas tremendas que le ocurren a Ana, nos ha gustado imaginar qué iban a hacer algunos de los personajes durante el desarrollo de la novela. Personalmente me ha encantado cómo ha retratado a cada abogado, fiscal, juez o jurado de esta historia, cómo ha manejado los ritmos durante los capítulos en el juzgado, algo que quizás podía haberse hecho un poco más pesado, pero en este caso no ha sido así en absoluto.

Yo hasta busqué un poco de información del autor, porque no lo conocía de nada y pensé que quizás (aunque no se dedicara a ello) había estudiado derecho, pero la verdad es que no y encima más que nada es conocido por sus novelas infantiles y juveniles. De hecho es el autor de una famosa serie de novelas de fútbol e intriga llamada “Los Futbolísimos”, así que “Ana” supongo que es su primera novela de adultos y no ha podido estrenarse mejor. Ha conseguido mantener el ritmo durante sus casi novecientas páginas y cuando terminas, te quedas con ganas de volver a encontrarte con Ana en otra historia.

Creo que es una novela que puede gustar a cualquier tipo de lector y además los thrillers judiciales no son un género del que haya gran cantidad de libros publicados, al menos escritos por autores nacionales, así que vale la pena darle una oportunidad y leerlo. Es imposible no disfrutar con esta lectura. 

martes, 19 de septiembre de 2017

Secretos Imperfectos (Michael Hjorth & Hans Rosenfeldt)

SINOPSIS: 

Un joven de dieciséis años ha sido brutalmente asesinado. Un brillante equipo policial, dirigido por el experto criminólogo Torkel Höglund y el eminente psiquiatra criminal Sebastian Bergman, sigue la pista al asesino. Todo son callejones sin salida y secretos por todas partes. Un misterio de difícil resolución y una trama adictiva hasta el insomnio.

Ficha del libro: AQUÍ

Acaba de salir la cuarta novela de esta serie y yo he terminado de leer la primera entrega hace apenas unos días. No sé si Círculo tiene intención de continuar con los libros (espero que sí, no sería la primera vez que nos deja colgados) pero a mí desde luego me gustaría seguir leyéndola. Me ha parecido una novela bastante entretenida, una vez que le pillé el punto.

Por un lado comienza la investigación del asesinato de Roger Erikson, un joven con más secretos de lo que parece “a priori” y por otro empezamos a leer sobre Sebastian Bergman, un psicólogo que ya no ejerce, especialista en asesinos en serie, que casualmente se encuentra en la ciudad donde se está llevando a cabo la investigación y que finalmente participará también en el caso (aunque sus motivos nada tienen que ver con ese tema) y es que a Sebastian Bergman solo le preocupa una cosa: él mismo. Lo curioso es que Bergman destaca por su intuición y además, aunque incomprensiblemente, es un seductor. No tiene la más mínima dificultad en saltar de cama en cama y eso que no es un personaje que destaque por su atractivo, además es de los de “si te he visto no me acuerdo”, es prepotente, borde, grosero y mil cosas más y sí también arrastra una tragedia en su vida, o dos porque tampoco es que tenga una infancia especialmente memorable, pero el tío es bueno deduciendo y eso lo demuestra en la solución de este caso. Y confieso, que a mí también me ha caído bien ¡ja,ja!

De todos modos, tampoco es que me haya parecido la mejor novela negra del año y aunque al principio no me acababa de enganchar, reconozco que al final me ha gustado bastante. Es muy fácil ver la historia traspasada a la pantalla e imaginar a ese impresentable protagonista que da nombre a la serie. No sé si el resto de personajes que llevan a cabo la investigación en el caso del asesinato de Roger Erikson, completarían el elenco, pero supongo que sí ¿no? Sobre todo teniendo en cuenta lo que se descubre al final de este libro.

En fin, que me quedo con ganas de que Círculo se ponga las pilas y nos traiga pronto el segundo, que todo el mundo me está diciendo que es mejor que este.

Como curiosidad me han comentado que existe una serie basada en los libros. Yo no sé sueco, pero he estado viendo por encima el capítulo correspondiente a esta novela y salvo algunos personajes, que diría que han eliminado, me da la sensación de que es bastante fiel. Aquí os dejo el vídeo. Afortunado tú si entiendes algo ¡je, je!

martes, 12 de septiembre de 2017

Cartas desde la isla de Skye (Jessica Brockmole)

SINOPSIS: 

Marzo de 1912. Elspeth Dunn —una joven escritora que jamás ha abandonado su hogar en la remota isla escocesa de Skye— recibe la carta de un admirador norteamericano. La firma el universitario David Graham y supone para ella una puerta al mundo.

A medida que los dos se vuelcan en la correspondencia —compartiendo sus esperanzas más atrevidas y sus mayores secretos— su intercambio acaba convirtiéndose en amistad y, con el tiempo, en amor. Cuando estalla la primera guerra mundial, David se alista como voluntario y la correspondencia se trunca.

Junio de 1940. En plena segunda guerra mundial, la hija de Elspeth, Margaret, se enamora de un piloto inglés. Su madre trata de disuadirla; sabe, por experiencia, lo doloroso que es mantener una relación en tiempos de guerra. Un día Elspeth desaparece dejando unas cartas tras de sí. Margaret se adentra con ellas en un pasado del que nada sabía.

Ficha del libro: AQUÍ

“Cartas desde la isla de Skye” es una novela epistolar que, como casi todas las de este estilo, se lee con suma rapidez. Una historia bastante romántica contada en dos tiempos y en dos guerras.

En 1912 tenemos a David Graham y Elspeth Dunn. David ha leído un libro de poemas de Elspeth y se atreve a escribirle una carta, pensando que la autora recibirá montones de ellas al día, así que no tiene muchas esperanzas de que le conteste, peeero… ¡Elspeth responde! Y a partir de ahí comienza una intensa correspondencia entre ellos. Ambos se irán conociendo poco a poco y Cartas que viajan entre Illinois, en Estados Unidos y la pequeña isla escocesa de Skye y mientras tanto la sombra de la Primera Guerra Mundial planea sobre ellos.

En 1940 nos encontramos con Margaret (hija de Elspeht), que se cartea con su prometido Paul, piloto de la RAF durante la Segunda Guerra Mundial. Esa correspondencia le recuerda inevitablemente a Elspeht la que mantuvo con David, algo de lo que su hija no tenía noticia y así entre las cartas de una época y la otra, iremos construyendo la vida de estos personajes, su historia y sus circunstancias.

La verdad es que es una novela que me ha gustado, pero, sinceramente, ya no estoy acostumbrada a este tipo de historias tan románticas y en fin… ha habido momentos demasiado azucarados para mi gusto. La historia de amor va surgiendo poco a poco y aquí la autora ha manejado los tiempos muy bien. Creo que todo llega cuando debe llegar, sin precipitarse. También me ha gustado bastante cómo Margaret va descubriendo poco a poco esa parte de la vida de su madre que desconocía.

En fin… creo que es una bonita historia, que puede gustar a muchos lectores, y que además está escrita con mucho gusto. De vez en cuando, no está mal algo de este estilo (no todo van a ser sangrientos asesinatos).

jueves, 7 de septiembre de 2017

Años lentos (Fernando Aramburu)

SINOPSIS: 

A finales de la década de los sesenta, el protagonista, un niño de ocho años, se va a San Sebastián a vivir con sus tíos. Allí es testigo de cómo transcurren los días en la familia y el barrio: su tío Vicente, de carácter débil, reparte su vida entre la fábrica y la taberna, y es su tía Maripuy, mujer de fuerte personalidad pero sometida a las convenciones sociales y religiosas de la época, quien en realidad gobierna la familia; su prima Mari Nieves vive obsesionada por los chicos, y el hosco y taciturno primo Julen es adoctrinado por el cura de la parroquia para acabar enrolado en una incipiente ETA. El destino de todos ellos –que es el de tantos personajes secundarios de la Historia, arrinconados entre la necesidad y la ignorancia– sufrirá, años después, un quiebro. Alternando las memorias del protagonista con los apuntes del escritor, Años lentos ofrece además una brillante reflexión sobre cómo la vida se destila en una novela, cómo se trasvasa el recuerdo sentimental en memoria colectiva, mientras su escritura diáfana deja ver un fondo turbio de culpa en la historia reciente del País Vasco.

Ficha del libro: AQUÍ

“Años lentos”, ganadora en 2011 del VII Premio Tusquets Editores de Novela es la tercera novela que leo de Fernando Aramburu y, efectivamente, he llegado a ella después de leer “Patria”, un novelón en toda regla.

“Años lentos” es una pequeña gran novela. Es un como un aperitivo antes del plato principal, que sería “Patria” y desde luego recomiendo mucho su lectura. Me encanta la prosa de Aramburu, directa, sin florituras, haciendo grandes las palabras más sencillas y el modo que ha elegido para contarnos esta historia, además, es muy original. Quizás desconcierte al principio, pero en cuanto te das cuenta cómo está estructurada, enseguida te adaptas.

Por un lado conocemos la historia de una familia vasca a través de los recuerdos de Txiki Mendioroz, convertido en protagonista de la misma. Unos recuerdos que va transcribiendo para que Aramburu pueda, con ellos, escribir una novela. A finales de los años 60, Txiki es enviado a San Sebastián a casa de su tía Maripuy (hermana de su madre), su tío Vicente “Visentico”, un hombre bastante “flojete” trabajador en una fábrica de jabones y sus primos Julen, sobre el que planea la vena independentista, aunque sin tener muy claro ese sentimiento, pero muy influenciado por el párroco del barrio Don Victoriano y Mari Nieves, apenas una adolescente que salta de cama en cama como de oca en oca.

Todos los recuerdos de Txiki se irán intercalando con los apuntes del autor, donde nos va mostrando cómo construirá esa historia… si es que finalmente la escribe. (Apunte 23. “Me prometí ofrecer en cada diálogo, en cada peripecia, en cada reflexión, la menor cantidad posible de masa verbal. Mantendré la promesa. La novela será corta o no será.”)

“Años lentos” tiene mucho de ficción y una gran parte de realidad. Nos cuenta el día a día de una familia cualquiera en un barrio de San Sebastian a través de los ojos de un niño que todo lo ve y lo escucha y del adulto que después traslada la historia al papel para que puedan hacer una novela con ella.

Es una historia costumbrista que, personalmente, al igual que me ha ocurrido con “Patria” he sido capaz de leer y escuchar gracias a las expresiones locales, a los “vasquismos” y faltas gramaticales propias de la forma de hablar de la zona e introducidas a propósito en los diálogos de los protagonistas. Un libro que me ha encantado y que me ha acercado más a la obra de Aramburu dejándome con ganas de continuar leyendo sus novelas.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails