jueves, 2 de noviembre de 2017

Veinte (Manel Loureiro)

SINOPSIS:

Nadie sabe qué está sucediendo. La mayor parte de la humanidad se ha suicidado en pocas semanas, sin ningún motivo aparente ni conexión entre si, mientras el mundo colapsa en medio de un caos creciente. Entre los escasos supervivientes se encuentra Andrea, una chica de diecisiete años con recuerdos borrosos y un gran secreto que ni ella misma conoce.

Cuando años después, un desastre parecido amenaza con repetirse, Andrea y un grupo de jóvenes comienzan una crucial odisea para descubrir, a través de la ruinas de lo que un día fue la Humanidad, la solución a algo que nunca debería haber ocurrido.

Pero esta vez, el número 20 puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte. 

Ficha del libro: AQUÍ

Sinceramente no sé qué esperaba antes de leer la última novela de Manel Loureiro, pero seguro que no era lo que al final me encontré, aún así me ha durado poco más de dos días porque otra cosa no, pero ritmo tiene bastante y la lectura avanza sin que te enteres. Confieso que la compré sin saber nada de su argumento. Manel es un autor que desde la primera entrega de su trilogía zombie “Apocalipsis Z” se ha quedado a vivir en mis estanterías, así que ni me molesté en leer la sinopsis del libro.

¿Y con qué me he encontrado? Pues con una de esas distopías que tan de moda están últimamente y claro, yo... pues no soy muy devoradora de distopías. Aún así, teniendo un hijo en casa en edad "distópica", he leído y visto alguna en televisión (Los juegos del hambre, Divergente, El corredor del laberinto, Between...) De hecho, a medida que leía, la historia me iba recordando a partes de otras historias leídas o vistas en películas (un poquito de una, otro poquito de otra…), y es que “Veinte” ha nacido precisamente como un proyecto televisivo y creo que como tal está escrito, así que es muy fácil imaginar los escenarios y las situaciones que describe Manel Loureiro.

A mí, entre otras, me han venido a la memoria retazos de historias como “El señor de las moscas” de William Golding (que ha tenido mucha importancia para Manel a la hora de escribir esta novela), la película “City of Ember: en busca de la luz”, la serie "Between" que no terminé de ver, pero sobre todo “El pasaje” de Justin Cronin, y es que justo me ha pillado haciendo una relectura de esta novela y ha habido muchas cosas que he encontrado muy parecidas, lo que no significa que sea algo malo, porque es lógico que ante lo que ocurre en ambas novelas, la población reaccione de forma similar. Sin embargo, es muy cierto eso de que hacer comparaciones es odioso, porque “El pasaje” es mucho “pasaje” pero tampoco creo que Manel haya querido hacer una obra tan enorme como es la trilogía de Cronin.

Pongámonos en situación. De la noche a la mañana la mayoría de la población mundial se suicida en masa (99 de cada 100 mueren), así que a los pocos que sobreviven no les queda más opción que reaccionar, reagruparse en un entorno que parezca “a priori” seguro y organizarse sin que domine una anarquía. Tras un par de capítulos muy potentes (aquí me gustaría añadir, que Manel es un genio a la hora de hacer arrancar una novela) nos encontramos con que han pasado 200 años y quienes sobreviven en ese entorno de seguridad que se ha llamado "La Lanza" y que crearon los supervivientes de aquella plaga de suicidios, son sus descendientes y unos pocos personajes especiales sobre los que no quiero decir nada. La población de La Lanza vive casi como si fuera la Edad Media y no pueden disfrutar de muchos de los avances que había en lo que ellos llaman El Tiempo antes del Colapso porque la obsolescencia programada de muchas cosas las dejó inservibles y porque no quedó la suficiente población viva que supiera hacer el mantenimiento de la tecnología que todavía funcionaba. Ni siquiera pensaron en la posibilidad de almacenar el mayor número de conocimientos posible porque no dudaban de que "Colapso" terminaría pronto y alguien vendría a buscarlos.

Así pues, el modelo de sociedad ha cambiado, pero todo está de nuevo en peligro porque lo que ocurrió hace 200 años parece que tiene toda la pinta de volver a repetirse, con alguna ligera modificación. Será el momento de entender qué significa el número "Veinte" (algo que sospechaba desde el principio (¡maldita sea mi estampa!), precisamente por culpa de alguna de esas distopías que ya había visto).

Aún así, la lectura me ha resultado muy entretenida. Me gusta como escribe Manel y aun no siendo un género que me emocione su estilo me invita a seguir leyendo. Quizás me ha dado la sensación de que está más dirigido a un público juvenil, lo cual me parece perfecto, porque eso ampliará su círculo de lectores. Los fieles leerán su nueva obra y los nuevos, si esta les gusta, se animarán con novelas anteriores.

Manel Loureiro, el pasado agosto en Bueu,
acompañando a su amigo Pablo Núñez
en la presentación de su novela.
A mí personalmente lo que más me ha gustado del libro ha sido que aunque nos cuenta una historia un tanto apocalíptica, nos da una explicación y un porqué para todo lo que ocurrió al principio de la novela y lo que parece que volverá a repetirse. Me ha gustado que todo o casi todo quede bien cerrado. Me ha gustado el detalle con el que ha creado "La Lanza", su distribución, su organización...
Me ha gustado cómo ha llevado al límite a sus personajes y me ha gustado mucho que algunos de ellos no hayan llegado al final de la novela, no porque se lo merecieran, en realidad me ha dado pena perder a algunos, pero los finales no siempre son de color rosa y eso es un detalle realista por muy distópica que sea la novela, así que sí, no todos llegarán al final, pero tranquilos que Manel todavía no es George R. R. Martin.

"Veinte" es una novela que te invita a pensar si realmente no estamos yendo por el camino equivocado, si al final no acabaremos por vivir una distopía de estas en nuestras carnes más pronto que tarde y si aún haciéndolo no volveríamos a tropezar con la misma piedra.

En fin, si eres fan de este género no lo dudes, pasarás un muy buen rato con "Veinte". Yo repetiré con Manel, aunque esta no sea mi novela favorita, pero antes espero que me firmes el libro en Bueu "Ónde ía ser?"

martes, 31 de octubre de 2017

La noche que no paró de llover (Laura Castañón)

SINOPSIS:

Valeria Santaclara necesita reunir la fuerza necesaria para abrir un sobre cerrado que está en su poder desde hace años y en cuyo exterior alguien ha escrito «El perdón». Para ello, y no por casualidad, acude a la consulta de la psicóloga Laia Vallverdú, quien a través de las sesiones de terapia la ayudará a recomponer el puzle de su existencia desde la infancia acomodada en el Gijón burgués de finales de los años 20, la relación conflictiva con su hermana, las circunstancias históricas de un tiempo convulso, y la culpa que vive en el fondo de su ser y cuya naturaleza última no es capaz de confesarse. 

"La noche que no paró de llover" explora desde una triple vertiente los mecanismos del mal: el infligido de forma deliberada, el que jamás imaginaríamos haber causado y el que creímos ocasionar y que no fue tal. A través de la historia de Valeria Santaclara y de las vidas que se cruzan en ella, se van trenzando los destinos de todos los personajes, con el poder de la palabra como elemento redentor, y con la ciudad de Gijón como telón de fondo. Una novela sobre el mal, la culpa y la redención, y sus efectos sobre la vida de unos personajes náufragos en su propia memoria, en el marco histórico de los últimos cien años.

Ficha del libro: AQUÍ 

Esta es una bonita novela que leí con mucha calma. Es de las que se disfrutan poco a poco y se saborean con gusto. Como hago últimamente, tras la lectura busco opiniones de otros lectores y es de los pocos libros sobre los que no he encontrado ni una reseña negativa y eso ya dice mucho de la novela y es que “La noche que no paró de llover” es una historia que se va ganando al lector poco a poco con el buen hacer de su autora.

Como digo, hay tantas y tan buenas reseñas que no tengo mucho más que añadir a lo que se puede leer en tantos blogs, pero aunque sea una opinión muy breve, aquí os dejo la mía. 

“La noche que no paró de llover” es la primera novela que leo de Laura Castañón y probablemente no será la última. Me ha gustado mucho su estilo, sobre todo porque son varias las mujeres que nos van narrando la historia y se ve que la autora ha hecho un esfuerzo para utilizar distintos tonos narrativos que identifiquen a cada una de ellas.

Por ejemplo, Valeria, sobre quien recae el mayor peso de la historia, nos cuenta casi toda su vida a través de los diálogos que mantiene con Laia, su psicóloga, aunque en un momento dado, también lo hace por escrito. Le habla de su vida cuando era niña, de la relación con su hermana, con sus padres, cómo vivieron durante la guerra civil, cómo la educaron, qué se esperaba de ella y cómo se convirtió en la mujer que es ahora …

Por otro lado, la pareja de Laia, Emma, nos habla de la relación de ambas a través de un diario. Habla de sus miedos, sus dudas, pero sobre todo del amor amor que siente por ella...

Luego tenemos a Feli, que trabaja en la residencia donde vive Valeria y que en tiempo presente, también nos cuenta parte de su vida y aunque parezca un personaje “a priori” menos importante, también tendrá su peso en la historia.

Todas ellas son importantes y cada una de sus voces enriquece la narración, una narración que habla del bien, del mal, de la culpa y del perdón, de ese “Perdón” que aparece escrito en el sobre que guarda Valeria desde hace casi dos décadas y que todavía hoy no se ha atrevido a abrir.

“La noche que no paró de llover” es una interesante novela, escrita con gusto y elegancia en la que mujeres muy diferentes entre sí, nos harán sentir a su lado la pena, la tristeza, la alegría, la ilusión y las desilusiones que conlleva la propia vida, sin olvidar esos momentos más simpáticos, sobre todo de la mano de la madre de Emma. Una historia que poco a poco irá desvelando los secretos de la familia Santaclara. Una bonita novela que hará disfrutar a un lector exigente.

Primeras páginas de la novela: AQUÍ

lunes, 30 de octubre de 2017

Nosotros en la noche (Kent Haruf)

SINOPSIS:

Louis Waters y Addie Moore llevan gran parte de su vida siendo vecinos en la apacible localidad de Holt, en Colorado. Ambos enviudaron hace años y acaban de franquear las puertas de la vejez, por lo que no han tenido más opción que acostumbrarse a estar solos, sobre todo en las horas más difíciles, después del anochecer. Pero Addie no está dispuesta a conformarse. De la forma más natural, decide hacer una inesperada visita a su vecino: «Me preguntaba si vendrías a pasar las noches conmigo. Y hablar...». Ante tan sorprendente propuesta, Louis no puede hacer otra cosa que acceder.

Al principio se sienten extraños, pero noche tras noche van conociéndose de nuevo: hablan de su juventud y sus matrimonios, de sus esperanzas pasadas y sus miedos presentes, de sus logros y errores. La intimidad entre ambos va creciendo y, a pesar de las habladurías de los vecinos y la incomprensión de sus propios hijos, vislumbran la posibilidad real de pasar juntos el resto de sus días. 

Ficha del libro: AQUÍ

Normalmente me gusta ver las películas basadas en novelas después de haberlas leído, pero en este caso las cosas fueron al revés y estoy empezando a pensar que quizás sea mejor así, porque aunque siempre acabo prefiriendo la novela, de este modo suelo disfrutar de ambas opciones mucho más.

Llevaba un tiempo leyendo estupendas reseñas de este libro de Kent Haruf y aunque lo tenía en el kindle no acababa de llegarle nunca su turno, pero una noche de esas en las que el salón de casa era todo para mí, me puse a buscar algo que ver en Netflix y ¡zás! me encontré con las caras de Robert Redford y Jane Fonda y ya no seguí buscando.

La película me encantó, pero, claro, no tenía la referencia literaria. Luego empecé a leer opiniones de personas que ya habían leído el libro y a las que la película no les gustó tanto como esperaban, así que decidí leerlo y efectivamente, a mí me han gustado ambas por igual. Me ocurrió lo mismo que cuando vi "Juntos nada más" de Anna Gavalda y me leí el libro después, disfruté muchísimo de ambas opciones.

No sé si será porque ya no tenía que imaginar a los personajes principales, ya que para mí los rostros de Addie y Louis serán ya siempre Robert Redford y Jane Fonda o porque me movía por escenarios que ya conocía, pero la novela me ha gustado muchísimo. Es muy breve, está maravillosamente escrita y es taaaaann entrañable,.. Enseguida empatizas con ambos personajes y deseas que sean felices independientemente del qué dirán. Su historia podría ser la de montones de personas que pasan por la misma situación al llegar a una edad en la que de repente te sientes solo y por el temor a lo que pensarán los demás no te atrevés a buscar la compañía de otra persona.

En este caso, Addie, que es más lanzada que Louis se atreve a dar el paso y pedirle que la acompañe por la noches para hablar y aunque es cierto que son vecinos desde hace décadas, apenas saben cosas el uno del otro y poco a poco algo empezará a nacer entre estas dos personas que irá alejando de sus vidas la soledad.

Sinceramente cuando terminó la película esperaba poder leer la novela para ver si terminaba de otro modo, pero básicamente es igual y eso es lo único que me dejó un poco desilusionada y es que siempre tiene que haber un nubarrón gris que nuble la felicidad de los demás.

Os animo a ver la película porque los dos actores están estupendos y después a leer esta tierna historia (sí, en este orden). Creo que los disfrutaréis más.

Primeras páginas de la novela: AQUÍ

jueves, 26 de octubre de 2017

Una columna de fuego (Ken Follett)



El 6 de Noviembre, nos adentraremos en la que será la última lectura conjunta de este año a través de un evento creado a propósito en Facebook para la ocasión. Para terminar el año de lecturas conjuntas, hemos elegido la última novela de Ken Follett “Una columna de fuego” y es que el género histórico es muy agradecido para este tipo de "quedadas lectoras" porque aparte de disfrutar del propio libro, es un género que siempre invita a investigar hechos históricos reales que pueden surgir durante la lectura y que enriquecen el evento. 

Ya he explicado en alguna ocasión cómo solemos hacer este tipo de lecturas, pero para no andar a buscar entradas antiguas, os lo vuelvo a contar por si alguien quiere unirse. 

La novela se divide en tramos de entre 50/60 páginas diarias (aproximadamente una hora de lectura) y cada día, después de terminar la lectura hacemos un comentario en el evento creado en Facebook para ese título. En el caso concreto de “Una columna de fuego” la lectura durará 18 días. Esta es una buena forma de que nadie pise a nadie y de que nadie vaya por delante de nadie y además quien no haya terminado la lectura del día sabe que no debe entrar en el evento a leer lo que otro haya escrito si no quiere encontrarse con un spoiler como una catedral.

Cuando alguien ha terminado de leer el tramo del día, deja un comentario en el Evento con la fecha y la referencia al tramo leído y dentro de ese comentario vamos añadiendo comentarios los demás lectores. Es una forma de encontrar pronto los comentarios, sobre todo si alguien lleva la lectura atrasada un día o más (porque obviamente, eso puede pasar) y así sabe qué comentarios debe leer y cuáles no.

Me gustaría añadir también que los comentarios que hacemos son muy "de andar por casa". Con ello quiero decir que no nos ponemos a analizar ni el estilo, ni la profundidad de la prosa ni nada de eso, somos más de resumir, de dejarnos llevar por los sentimientos que nos provocan los personajes, de echar pestes contra los que nos disgustan y dejarnos encandilar por los que nos conquistan, de jugar a adivinar qué va a ser lo próximo que va a ocurrir... En definitiva, se trata de pasar un rato divertido entre amigos comentando la novela mientras dure la lectura de la misma.

Yo ya he creado el Evento en Facebook y mandaré una invitación a quienes se quieran unir. No es necesario estar en Facebook para participar, o al menos eso es lo me que indica a mí la pestaña "invitar" del evento, ni siquiera ser amigos de Facebook unos de otros, así que el que se anime que me deje un comentario AQUÍ y yo le mandaré una invitación. Estos eventos son de carácter privado única y exclusivamente porque vamos destripando todo el libro y no es plato de gusto buscar información y opiniones de una novela y llegar a la página de un evento donde se desvela toda ella.

Os dejo el calendario previsto de lectura, para que vayáis dividiendo el libro.


lunes, 23 de octubre de 2017

Algo parecido al verdadero amor (Cristina Petit)

SINOPSIS:
Clémentine vive en París, en un espléndido apartamento con vistas a la ciudad y a sus tejados. Es una chica joven, alegre y afortunada, con un trabajo que adora: leer libros a chicos con dificultades, ayudándoles a que superen sus miedos a través de la terapia de las palabras.

Albert Séraphin es un joven escritor quien, después de haberse cruzado con Clémentine por la calle, y quedarse deslumbrado por ella, convierte a Clémentine en la protagonista de su novela. Al publicar este libro, titulada Fábula en París, esta se convierte rápidamente en un best seller; el público se enamora locamente de una novela que está escrita desde el corazón. Clémentine también lee la novela, y al pasar la última página tiene una extraña sensación; intuye que esta historia tiene algo de premonitorio. Hay algo que transmite el libro que parece pertenecerle solo a ella.

Clémentine descubrirá que el mejor regalo que un libro puede ofrecer es su capacidad para unir a las personas y que estos a veces son el salvoconducto para poder llegar a algo parecido al verdadero amor.

Ficha del libro: AQUÍ
Ebook en Amazon: AQUÍ

Comentaba yo el otro día, mientras reseñaba “La Librería del Señor Livingstone”, que me encontraba en un estancamiento lector y que me hacía falta una novela de ese tipo (“feelgood)” o algo similar para volver a mi ritmo lector habitual y ¡zasca! la encontré por puro azar.

“Algo parecido al verdadero amor” es una novela cuyo título “a priori” no me llamaba demasiado, pero por aquello de “un Kindle flash más o menos no lo voy a notar” acabé comprándola en Amazon.
Si os digo donde empecé a leerla ¡ja,ja! hasta me da vergüenza…¡En un partido de balonmano! Si es que lo mío y el deporte es una cosa que jamás llegará a nada. No hay deporte que me caliente la sangre. Me da igual quién juegue, a qué juegue y quien gane y hacía por lo menos 20 años que no íbamos a un partido, pero aprovechando un acto homenaje a las mujeres afectadas por cáncer de mama que se iba a hacer antes del encuentro, allá que nos fuimos. Una vez que empezó el partido, y visto mi nulo interés en él, recordé que tenía la aplicación del Kindle en el móvil y la última novela que había comprado era “Algo parecido al verdadero amor”.

Pensé que no iba a concentrarme un pimiento con el barullo alrededor mío, pero ¡oye! cuando acabó el encuentro (ganando los locales, por cierto) me había leído el 25% del libro y estaba deseando llegar a casa para continuar. Tanto es así que me lo terminé al día siguiente durante el desayuno y …¡me ha encantado! y lo que es mejor, me ha ayudado a volver al redil lector.

“Algo parecido al verdadero amor” es una encantadora y amable historia protagonizada por una no menos encantadora joven llamada Clementine y que transcurre en las calles de Paris.

Enlace Fotografía: AQUI




Clementine acaba de instalarse en un precioso piso que ha heredado de un familiar a quien no conocía y no puede creer la suerte que ha tenido, el piso es lo que siempre había soñado, además de contar con una habitación repleta de estanterías que esperan a ser llenadas, tiene unas preciosas vistas, pero es que además ha tenido la suerte de caer en un edificio donde sus vecinos, los Dubois, son simplemente encantadores, al igual que Héctor, el portero que cuida de que todo esté en orden. Más que vecinos, acaban componiendo una pequeña familia desde el mismo instante en que el pequeño Rémy Dubois se encuentra con Clementine en la escalera del edificio y sin dudarlo un segundo la lleva a su casa donde le presenta al resto de su familia y no dudan en incorporarla a las meriendas que cada miércoles por la tarde organizan junto con Héctor, para tomar té y bizcocho y donde se siente absolutamente integrada desde el principio y la verdad es que hasta el lector se siente uno más en esas reuniones. Solamente te hace falta un té (o un café) mientras lees para sentirte parte de ellos y compartir su felicidad y los juegos que se inventan, alguno de lo más ingeniosos.

Esta novela es un puro homenaje a los libros y es que Clementine está trabajando en una tesis y va a utilizar los libros para ayudar a niños con diferentes problemas. Intentará demostrar que la “libroterapia” funciona y que puede servir como complemento a otros tratamientos que los niños estén recibiendo. Cada niño es un mundo y para cada uno de ellos existe el libro y la lectura adecuada.

Mientras tanto, la historia de Clementine se irá alternando conla historia de un hombre que ha escrito una novela inspirada en una mujer que un día vio por la calle, pero a la que no conoce. Una novela que tendrá un inesperado éxito que cambiará las vidas de más de uno y hasta ahí puedo contar.

He disfrutado mucho esta lectura, de verdad. Hacía tiempo que no subrayaba tantas líneas en un libro (virtualmente, claro, solo la tengo en ebook), me ha encantado la historia, y me han encantado todos los personajes, pero sobre todo el pequeño Rémy y más áun Clementine. Su personalidad cariñosa, su forma de ver la vida, su cara siempre risueña y dispuesta a ayudar a todo el mundo, pero sobre todo su pasión por la literatura y que la traslade en forma de ayuda a los niños, eso me ha encantado.

Me ha gustado mucho cómo está escrito, de forma sencilla, coloquial, es muy ameno de leer, y a la vez te hace reflexionar con muchas de las citas que encuentras sin que sientas que están metidas con calzador. Siempre he pensado que hay un libro para cada momento y para cada persona y eso incluye a los niños. Solamente hay que encontrarlo. Yo he encontrado en esta lectura las ganas de volver a sumergirme en otras historias y estoy segura de que si os animáis a leerlo os gustará tanto como a mí, al menos eso espero.

No tengo duda de que si eres fan de las novelas de Mónica Gutiérrez, este libro es para ti.
"Envejecer no significa perder la belleza, sino transferirla del rostro al corazón."
"... estoy intentando demostrar que las palabras tienen un efecto terapéutico en sí mismas. El sonido fascina antes que el sentimiento. El sonido y el sentimiento consuelan, ayudan."
"... el poder de las imágenes y de los libros, sobre todo los leídos en la infancia, puede dejar pequeñas y maravillosas marcas en la vida de las personas."
"Yo creo que los libros se armonizan con nuestro estado de ánimo; si son lo que necesitamos en ese momento, vibramos con ellos".

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails