lunes, 11 de enero de 2010

Vida de motel (Willy Vlautin)

(Leído en Diciembre 2009) Nº 90

SINOPSIS:
"Supe que la mala suerte nos había encontrado a mi hermano y a mí. Y nosotros tomamos la mala suerte y nos atamos los pies con ella, como si los hubiésemos hundido en cemento fresco. Hicimos lo peor que se le podría ocurrir a nadie: huimos."
Como si Tom Waits nos susurrara relatos apoyado en la barra de un bar, Vida de motel cuenta la historia de dos hermanos, Frank y Jerry Lee, que se echan a la carretera en un intento de huir del atropello que ha cometido Jerry Lee.
Con una enorme dosis de sentimiento y compasión, Willy Vlautin explora las vidas y las frustraciones de los dos hermanos -uno, narrador de historias nato; el otro, aspirante a artista-, y transmite a la perfección la sensación de opresión que sienten.
¿Les arrancará de su sopor la muerte del niño en el lamentable accidente o les hundirá aún más en la desolación?
¿Podrá Annie James, una chica de su pasado, ofrecerles alguna clase de redención, por exigua que sea?
Con unas ilustraciones que forman parte intrínseca de la novela, Vida de motel es un debut entrañable y hermoso. Debería considerarse un clásico de las novelas downbeat estadounidenses.

Me ha gustado mucho esta novela, que tanto he tardado en encontrar. Llegó a mi lista “infinita” de libros de la mano de La Librería de Javier este verano, cuando nos pedía 5 títulos que nos hubieran gustado y así poder recomendarnos otros cinco. Este aún es el tercero que leo y por tercera vez he de decir que ha vuelto a acertar en su recomendación.

Me ha parecido una buena historia. Sencilla, pero muy real, muy “posible”. Tienes la sensación de estar metida en una película americana, de esas llamadas “road movies”. A veces pensaba en Thelma y Louise, pero con protagonistas masculinos, aunque ¡tranquilos! Sólo me lo recordaba el ambiente no exactamente la historia.

Me he pasado un día entero entre moteles de carretera, de esos que salen en tantas series y películas, donde suelen aterrizar los que no tiene donde caerse muertos, moteles de carretera viejos y destartalados, en la mayoría de los casos como sus dueños, donde habitan quienes no parecen tener suerte en la vida, como en el caso de estos dos hermanos, dos buenas personas a las que la vida no está tratando con demasiada generosidad. Sólo se tienen el uno al otro y sobreviven sin apenas recursos.
El poco dinero que les dejó su madre se evaporó en una factura de hospital y parece que la mala suerte les persigue, además se pulen mucho de lo poco que tienen en alcohol, sobre todo en packs de cerveza.
Hay tanto consuelo en la bebida que estuve a punto de coger una cogorza leyendo.
¡Pero más cervezas! ¡Por el amor de Dios!
Parece que no hay más que whisky y cerveza en estas historias tan americanas. Quizá este tipo de escenas sí son un pelín repetitivas.

El libro se lleva muy bien, no es muy largo, y además ayuda que la letra sea bastante más grande de lo habitual (al menos entre mis lecturas). Es una novela que se lee sola. En cuanto la comienzas te atrapa, te arrastra y quieres saber qué va a ser de Frank y Jerry Lee, dos hermanos con talentos diferentes de los que parecen no pueden vivir.
Uno narra unas historias fabulosas en las ellos suelen ser los protagonistas y donde su fortuna nada tiene que ver con la realidad y otro dibuja con el corazón lo que quisiera tener, lo que desea, pero un accidente hace que tomen una decisión y esa decisión traerá sus consecuencias.
Es una historia directa, sin adornos, ágil, conmovedora. Sientes rabia por su mala suerte, porque si algo permanece en el interior de estos hermanos es el cariño que ante todo se tiene el uno al otro y al que se añade un simpático perro que a punto de congelarse y medio muerto de hambre rescata Frank del jardín de una casa. Una historia que produce inevitablemente desaliento, aunque no llegará a hacerte llorar y pienso que muy recomendable.
Te sentirás como un polizón en su cochambroso coche y si te esfuerzas hasta puedes escuchar esa cinta de Willy Nelson que tanto se empeñan en poner.
Desde luego para ser la primera novela de Vlautin, hay que sacarse el sombrero. Por cierto que también es el cantante y compositor del grupo Richmon Fontaine, cuya música le viene genial como banda sonora al libro. Vlautin desde luego, apunta maneras.
Definitivamente me han quedado ganas de repetir. Se sube a mi lista “infinita” su siguiente novela Northline, que ya está en el mercado.

16 comentarios:

  1. ya me quede a gusto oiga, como me gusta llegar la primera dios. A mi me ha cautivado el primer parrafo, me ha gustado eso de que la mala suerte les habia encontrado y que se ataron los pies con ella, en cuanto al exceso de alcohol presente en sus paginas me ha hecho hacer una mohin, en fin no se si la leere pero alguna ya tengo por casa como la memoria del agua

    ResponderEliminar
  2. Pues si no llega a hacerte llorar de tristeza, es posible que entre dentro de mi lista.
    Es que una no está para penas y disgustos...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Mertxe. ¡Qué conste que me leo toooodaaaas tus entradas pero en algunas no se que decir!
    No se si este libro entrará en mi plan infinito pero me gusta mucho como lo has reseñado. Es que ahora mismo tampoco yo tengo el cuerpo para mala suerte y desgracias.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Carmina: Pues sí, fuiste la primer. Y eso que colgué la entrada antes de salir para el cole con el enano. Está claro que no ha tenido éxito. Una pena, porque el libro está bastante bien.
    Me gusta colgar entradas de libros que no suelo ver por otros blogs, porque a veces muchos acabamos comentando los mismos y se hace un poco repetitivo. A ver si este año consigo mover algunos libros que llevan siglos en las estanterías y de los que no he visto comentarios.

    Un besote

    ResponderEliminar
  5. @ascen: Imagino que lo de llorar va en la sensibilidad de cada uno, pero no creo que este libro sea de los de lágrima fácil. Es una historia de mala suerte, pero que se lleva muy bien.

    Lammermoor: Yo también me leo tus entradas (lo juro), pero me pasa como a tí. Si no tengo nada original que aportar muchas veces no comento nada. Y en cuanto a la mala suerte y desgracias, tranquila, todo se queda dentro del libro, pero entiendo que hay que buscar la lectura ideal dependiendo también del ánimo del lector. Quizá para cuando te encuentres más ánimada.

    Un beso para las dos.

    ResponderEliminar
  6. Vaya casualidad. Hace unas semanas compré este libro junto con otros de la editorial "La otra orilla" en un mercadillo navideño por cuatro duros. Leí la sinopsis, me gustó y no pensé demasiado. Ahora que lo recomiendas no creo que tarde mucho en hincarle el diente.

    ResponderEliminar
  7. Renton: Por lo visto las novelas llegan cada vez más pronto a los mercadillos. La verdad es que creo que has tenido suerte. Como no conozco tus gustos no puede decirte si te gustará, pero espero que después de leerla me dejes tus impresiones, pero por si acaso, te agrego a los blogs que sigo y así no me despisto.
    Un saludo y gracias por pasarte por estos lares.

    ResponderEliminar
  8. ayy!! tengo que confesarte que te leí casi de las primeras porque me enganché a internet muy pronto, pero no te comenté porque el libro no me hizo muy tilín. Pero bueno, después del debate que surgió a partir del blog de lammermour tengo que reconocer que sí que es importante comentar, aunque sea para decir que no me termina de convencer, aún así no es descartable. A ver qué piensas pero ¿no estaría bien que dejaran leer o bajarse por internet los primeros capítulos de las novelas?, creo que esa sería una buena idea para dar el paso - que un libro hoy día, según cuál sea es un gasto -. Ya lo hacen algunas editoriales, pero no todas, e igual que nos probamos ropa en las tiendas, pues probamos un libro antes de comprarlo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. M: Estás en tu derecho de discrepar con cualquier cosa que leas aquí. Como siempre digo y no me canso, si a todos nos gustaran los mismos títulos no habría blogs en los que compartir opiniones. A veces no dejamos comentarios porque pensamos que si no son favorables no van a gustar, pero no te preocupes, que no es el caso, además ya ves que siempre intento contestar a todos los que me decís algo. Y sí estoy de acuerdo en que leer uno o dos capítulos de un libro puede ser una forma interesante de acercarse a su lectura.
    Confieso haber comprado alguno después de haber leído los primeros capítulos, a veces desde internet y a veces en pequeños "librillos" que encuentro en la librería.
    No sé por qué no lo hacen todas las editoriales. Yo a veces he bajado capítulos desde la página de El Corte o La Casa del libro. Y cuando comento un libro que sé que tiene los primeros capítulos on-line suelo añadir el enlace. Imagino que poco a poco eso será algo que todas las editoriales acabarán haciendo tarde o temprano, al fin y al cabo a todos les interesa promocionarse. Desde que estoy con este blog me fijo que también muchas de ellas colaboran con algunos blogs. Imagino que les mandan libros gratuitamente para que los lean y luego los comenten, pero ni idea de cómo va todo eso.

    ResponderEliminar
  10. A veces se agradecen las discrepancias porque te permiten contrastar puntos de vista.
    También me fijé en que algunas editoriales colaboran con algunos blogs. Lo mismo que eso a lo que están apuntadas Eva, Isi y alguien más. Pero me da un poco de recelo.

    ResponderEliminar
  11. lammermoor: No, donde están Isi, Eva y ahora una servidora es bloguzz, yo me refiero a algunos blogs que en sus columnas laterales tienen algo como "Editoriales Colaboradoras" y luego la lista de las que colaboran con ellos, por ejemplo Ediciones B, Anaya, Versatil, Almuzara, ViaMagna, étc.
    Pasmada me quedé el otro día cuando vi un video en un blog de todo lo que les había llegado desde distintas editoriales.
    Pero digo yo, si te comprometes con tantas, al final ¿lees algo que hayas elegido tú libremente? Es que ese es precisamente el motivo para que no me apunte a clubs de lectura y ese tipo de cosas. Sólo me comprometo a leer los finalistas del Concurso de Círculo y alterno la lectura con obras que me apetecen a mí.
    Por ejemplo hoy me ha preguntado el autor de "El anticuario" si me gustó su libro. Lo vio en una de las compras que hice en la Feria de libro de Cangas y sinceramente no lo he leído, pero ya que se ha molestado en pasar por aquí y preguntarme y ya que lo compré por propia elección, acaba de ser declarado próxima lectura tras "La gárgola" que es el que me traigo entre manos.
    Vaya rollo que te he largado!!!

    Bueno, cualquier aportación sobre cómo va esto de las colaboraciones entre blogs y editoriales será bienvenida para sacarnos de dudas.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Tiene buena pinta, y me dan ganas de escuchar las canciones en boca del autor.

    ResponderEliminar
  13. Masteatro: Ya vés, que hay quien comenta que no le gustó demasiado. Te animo a que lo intentes, además se lee rápido. No es muy gordo, letra grande. Al menos a mí me resulto una lectura distinta y muy amena.
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Hola, yo creo que éste libro no va a entrar en el plan infinito, las road movies no me han gustado nunca, me agobia esa sensación de no tener un techo fijo en el que dormir y vivir así que no quiero ahogarme que bastante tengo ya.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Eva: Bueno de vez en cuando hay que desechar títulos, sino la lista sería eterna. Yo nunca había leído una historia tipo "roadmovie" y me ha gustado, además del estilo del escritor. A ver si te tiento más cuando lea su segundo libro (si es que lo compro).
    Un beso

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails