martes, 17 de octubre de 2017

La librería del Señor Livingstone (Mónica Gutiérrez)

SINOPSIS:
Agnes Marti es una arqueóloga en paro que se ha mudado a Londres en busca de una oportunidad laboral. Una tarde, desanimada y triste por su poco éxito profesional, tropieza en el corazón del barrio del Temple con el pomo de una puerta en forma de pluma, el sonido de unas lúgubres campanillas y el hermoso rótulo azul de Moonlight Books. La librería, regentada con encantador ceño fruncido por Edward Livingstone, debe su nombre a un espectacular techo de cristal que permite contemplar la luna y las estrellas en las noches despejadas.

Intrigada por la personalidad y el sentido del humor del señor Livingstone, Agnes decide aceptar la oferta de convertirse en ayudante del librero mientras continúa su búsqueda de trabajo. El té de la tarde en el rincón de los románticos, las visitas de Mr. Magoo, las conversaciones con la bella editora de Edward, las cenas junto a la chimenea del Darkness and Shadow y la buena lectura convencerán a Agnes de que la felicidad está en los pequeños detalles cotidianos.

Pero aunque Moonlight Books podría parecer un oasis de paz en el acelerado Londres, las extrañas campanillas de su puerta daran paso a los sucesos más inesperados: una noche de tormenta, el inspector John Lockwood...

“La librería del Señor Livingstone” es la novela que necesitaría ahora para sacarme de este estancamiento lector en el que me hayo, peeero… me la leí ya hace un par de semanas (aunque siempre podría releerla, claro).

Me pasa con todas las novelas de Mónica y creo que he leído todas menos el relato que aparece en el libro “La librería a la vuelta de la esquina” y donde por lo visto ya aparece nuestro Señor Livingstone y su librería “Moonlight Books” (¡qué bonito nombre, por favor!). Cuando terminas sus historias uno parece que se siente más animado y recupera la fe en el género humano, porque sus personajes son tan entrañables, que durante un rato solo puedes pensar en positivo. Por algo este género en el que ya es una especialista se ha dado en llamar “Feelgood” 

“La librería del señor Livingstone” además de ser una historia que me ha encantado, es un homenaje como una casa a los libros. La novela está plagada de citas y títulos, como no podía ser de otro modo. A mí personalmente me ha encantado el personaje de Agatha Dresden, una buena mujer que así que termina la novela que lleva entre manos (cada lunes por la tarde, más o menos) baja a la librería para comprar la siguiente dejándose aconsejar por el librero y se lo lee todo (lo que no significa que todo le guste, claro), ya sea algo clásico o la última novela de moda y eso es algo que me ha encantado porque a veces en las novelas metaliterarias sí, se habla de otras novelas, pero muchas veces todo son referencias a clásicos, que es algo que está muy bien, pero no hay que olvidar que hay lectores que prefieren algo más actual y para todos hay sitio en esta librería. Las referencia literarias surgen continuamente y especialmente me han gustado mucho las conversaciones entre el Sr. Livingstone, un hombre que puede ofrecer una imagen de persona gruñona aunque es de los personajes con más sentido del humor que habitan estas páginas y su editora favorita y eterna amada Sioban Clark, que sueña con publicar alguna obra de Tolkien.

Decía que el personaje de la señora Dresden me ha encantado, pero la verdad es que ¿Cuál no lo ha hecho? En las novelas de Mónica cada personaje se vuelve un amigo que uno desearía tener y me han encantado todos, Agnes que casi perdida la esperanza encuentra su lugar en esta preciosa librería donde entra por casualidad y donde enseguida congenia con ese particular librero que le ofrece que sea su ayudante, mientras busca un trabajo en “lo suyo” , Oliver Twist, ese pequeñajo con pocos amigos pero más ingenio que pa’qué, John Lockwood, de este no digo nada ¡ja,ja!

En fin… que el conjunto al completo de personajes de “La librería del Señor Livingston" todavía sigue conmigo y por su puesto los recuerdo a todos con una sonrisa, por su forma de ser, su carácter, por ser simplemente buena gente y es que en las novelas de Mónica no hay "malos" ni falta que hacen, ¿para que los queremos si ya estamos aburridos de malos de carne y hueso a diario?

He disfrutado mucho con esta novela que rebosa humor y amor por lo escrito y me he imaginado  “Moonlight Books” un poco como la archiconocida “Lello e Irmao” en Portugal, donde por cierto sus libreros también podrían optar al premio “librero gruñón” del año. No es que sean exactamente gruñones, pero simpáticos tampoco.

De todas las historias de Mónica, creo que es la que más me ha gustado hasta el momento y la única pega que le pongo es que es muy corta ¡je,je!, así que nada, habrá que esperar a una próxima publicación y esta vez la reservaré para devorarla en un momento de bajón lector como el actual.

El libro lo podéis encontrar en Amazon: AQUÍ

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails