lunes, 25 de septiembre de 2017

La leyenda de las dos piratas (María Vila)

SINOPSIS:
Londres, año 1579. Dos jóvenes aristócratas –la futura condesa Inés Braukings y la princesa bastarda Victoria Dudley– se rebelan contra la vida que les corresponde por nacimiento y escapan en busca de libertad. Para huir lejos de la jaula de oro que el futuro les tiene reservada, se embarcarán en El Miguel, barco pirata que capitanea el hábil y frío Miguel Saavedra, amigo personal de la reina Isabel, la cual no sospecha de las actividades criminales del español. Cuando la relación con el capitán y su tripulación pirata comience a complicarse, Inés y Victoria se verán obligadas a alejarse y fletar –con ayuda de la letal y audaz Shatidje– su propio navío. 

La leyenda de las dos piratas es una novela de aventuras, de duelos al atardecer, de amores imposibles, de intrigas y muertes, de amistades inquebrantables, en un tiempo en que solo el honor lograba dar sentido a la vida.

Ficha del libro: AQUÍ

Hace unos días os hablaba de “Ana” de Roberto Santiago. Una de las mejores novelas que he leído este año sin lugar a dudas y hoy os traigo otra que no se queda atrás.

“La leyenda de las dos piratas”, literalmente, me ha encantado. Una historia de 5 estrellas (o quizás habría que decir 5 calaveras).

He aquí otro autor (autora en este caso) que con su primera novela no ha podido estrenarse mejor, aunque no es un libro que haya visto por los blogs o redes sociales y sinceramente me sorprende un poco. Quizás su temática no sea lo que está más de moda en este momento, un momento donde la novela negra está arrasando y parece que se lleva la palma, pero a veces hay que salir de la rutina y probar otros géneros y en cuanto me tropecé con este libro me apeteció muchísimo leerlo. A pesar de sus casi 1000 páginas, la novela se lee con avidez. El jueves después de comer me puse a ello y cuando me levanté del sofá para cenar me había ventilado la mitad.

Me lo he pasado en grande a bordo de este libro que comienza en Londres en el año 1579. Desde luego no eran buenos tiempos para que una mujer pensara y decidiera por ella misma por mucho que los ingleses estuvieran gobernados por una mujer (La Reina Isabel), así que nuestras protagonistas, Victoria e Inés, dos jovencísimas aristócratas cansadas de la vida que otros han decidido que deben vivir, se rebelan contra ese destino y se lanzan a la aventura a bordo de “El Miguel” un barco pirata capitaneado por Miguel Saavedra, amigo personal de la reina, aunque por supuesto ésta desconoce la verdadera faceta de Saavedra. A bordo de “El Miguel” aprenderán a manejarse como un miembro más de la tripulación, hasta que el destino las obligue a poner a prueba en su propio buque y con su propia tripulación, todo lo aprendido. Empezar a reunir una tripulación con mujeres no es fácil, pero contarán con la ayuda de otra mujer, la intrépida, impulsiva y temeraria Shatidje. Un personaje maravilloso que acabará siendo uña y carne de Inés y Victoria. Tres personalidades muy diferentes que se complementarán al dedillo.

“La leyenda de las dos piratas” es una novela que atrapa desde el primer capítulo y que está plagada de personajes de toda índole, pero todos ellos construidos al detalle y con su propio lugar en esta historia. Personajes amables, leales, nobles, valientes, villanos, simpáticos, cínicos. De verdad que hay para todos los gustos y en más de una ocasión desearás ponerte en el lugar de alguno de ellos.

Es una novela llena de aventuras, de batallas, de persecuciones, de travesías y naufragios, de sueños y desengaños, de amor y odio, de esfuerzo, esperanza y de optimismo, es una historia de lealtad, la historia de una amistad a prueba de fuego. Una novela llena de mujeres valientes que no se rinden ni al primer revés, ni al segundo y que saben que su fuerza radica en la unidad que todas ellas forman.

Una historia ágil, muy muy dinámica, llena de diálogos divertidos, pícaros, románticos… y toda una lección de navegación que no te resultará en ningún momento pesada y que se complementa perfectamente con un mapa para que sepamos en todo momento por dónde navegan y a qué costas se van aproximando y el dibujo de una carraca del siglo XVI en el que vienen señaladas todas las partes de la nave que van apareciendo durante la lectura y que se encuentra al final del libro.

La verdad es que llega un momento mientras lees que parece que cada lección que ellas van aprendiendo cala en uno mismo y te sientes parte de esa tripulación, así que los momentos de batallas, abordajes y luchas, son muy intensos y emocionantes. Si ellas celebran, tú celebras, si ellas sufren, tú sufres y eso es porque las emociones traspasan el papel. Pero lo mejor es ver cómo aprenden de cada palo que reciben, cómo no se resignan a lo que les tocaría aguantar en tierra firme y cómo pelean por lo que quieren, aunque sea desde un barco pirata.

A fe mía que estaré esperando una nueva novela de Maria Vila para hincarle el diente, tenga las páginas que tenga, porque a pesar de su extensión no me hubiera importado  lo más mínimo seguir leyendo. Mientras tanto echaré de menos a toda esta tripulación de mujeres durante unos días. Eso seguro…
(Pág. 455) Luchamos por ser libres —dijo—. Por no tener que regresar a un hogar en el que un hombre elija nuestro destino. —Las otras dos mujeres la miraron—. Luchamos por poder vivir sin dar explicaciones, haciendo aquello que también sabemos hacer y que nos está vedado. Luchamos... —Inés miraba el mar, más allá de la costa—, luchamos por no tener que esconder nuestros sentimientos, ni vivir presas... Por obrar y elegir y que solo Dios nos juzgue. Y porque cuando el día de mañana nos sentencien a morir en la horca, sea porque nosotras lo elegimos, y no por los actos de un padre o de un esposo que decidió por nosotras, como si fuéramos una extensión de su persona, una extensión insignificante y prescindible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails