martes, 5 de septiembre de 2017

El gusano de seda (Robert Galbraith)

SINOPSIS:


La desaparición del novelista Owen Quine no altera demasiado a su esposa, convencida de que su marido se ha marchado a pasar unos días solo, tal como ha hecho en otras ocasiones. Por ello acude al despacho del detective privado Cormoran Strike para encargarle que encuentre a su esposo y lo lleve de vuelta a casa.

Sin embargo, Cormoran descubre que tras la ausencia de Quine hay mucho más de lo que su mujer cree. Hace poco, Owen había acabado un manuscrito en el que revelaba los secretos más comprometedores de prácticamente todos sus conocidos. Es evidente que la publicación de la novela arruinaría sus vidas, así que, en teoría, cualquiera de ellos haría lo que fuese por impedir que el libro saliera a la luz

Y cuando la teoría se vuelve realidad con la aparición del cadáver de Quine, los acontecimientos se precipitan. Owen ha sido brutalmente asesinado, con una crueldad que Cormoran no recuerda haber visto nunca. Así pues, detener al culpable se convierte en una tarea urgente, por lo cual Cormoran Strike y Robin Ellacott, su eficaz ayudante, han de recurrir a todo su arrojo y astucia para identificar al asesino y atraparlo lo antes posible.


Ficha del libro: AQUÍ

Me ha gustado esta segunda entrega de los casos de Cormoran Strike, aunque reconozco que algo menos que su predecesora “El canto del cuco”. La investigación de lo que a priori parece la simple y voluntaria desaparición de un polémico escritor, acaba siendo la investigación del truculento asesinato del desaparecido. La policía sospecha de la viuda, pero Cormoran Strike, que había sido contratado por esta para encontrar a su marido, está convencido de lo contrario y con su intrépida secretaria/ayudante Robin, hará todo lo posible para hallar al verdadero culpable.

“El gusano de seda” es una novela entretenida con un corte clásico, que quizás peca de ser algo extensa. Uno lee y aunque va avanzando da la sensación de que no ocurre nada, aunque lo bueno es que no se hace cansina. Quizás hay demasiados personajes, muchos de ellos retratados en la última novela del difunto, pero con otros nombres y puede llegar a hacerse algo lioso. En esta novela, también nos adentramos un poco más en la vida personal tanto de Strike como de Robin.

Strike casi conseguirá hacernos sentir los tremendos dolores que sufre en el muñón de la pierna que perdió en Afganistán (pero es que no sé por qué carajo no va al médico). Veremos que aunque poco a poco la va “olvidando” todavía se acuerda de su exnovia que está a punto de casarse con otro, después de 16 años de idas y venidas con él. También veremos que aunque no tiene relación alguna con su padre (un conocido rockero) sí se trata, al menos un poco, con uno de sus hermanastros.

En cuanto a Robin, está a punto de casarse con su novio Matthew, a quien Cormoran no parece gustarle demasiado. La verdad es que no sé si llegaremos a leer sobre esta boda, porque parece que Strike, además de reconocer la valía de Robin como ayudante, empieza a verla de un modo más “personal”, o al menos esa es la sensación que yo he tenido.

La forma de trabajar de Strike, el modo en que lleva la investigación, los interrogatorios de toda la gente que tuvo contacto con el escritor, el entorno en el que se desarrolla la acción en Londres, con ese clima frío y húmedo, me han gustado mucho. La resolución del caso también está muy bien. Creo que es de lo mejor de la novela con Strike enfrentándose “al malo” cara a cara, mientras le va diciendo cómo ha llegado a la conclusión final. En fin, que con gusto me adentraré en la tercera entrega de esta serie (El oficio del mal) y me apetece mucho ver la serie británica de la BBC basada en estas novelas, la verdad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails