lunes, 20 de abril de 2015

Caja Negra (Francisco Narla)

Sinopsis:

Un piloto de línea aérea deja tras de sí un rastro de muerte y sangre: asesinatos, mutilaciones… Bangkok, Buenos Aires, San José, Nueva York… Las ciudades de medio mundo son el macabro escenario de las perversiones de un trastornado.
Un parapsicólogo aficionado graba unas inquietantes psicofonías que son la primera pista para resolver un misterio que no debería ser desvelado: una leyenda celta olvidada, un pozo sagrado, una familia maldita…
Ambas historias, separadas por más de tres décadas, parecen no tener conexión alguna. Sin embargo colisionarán impulsadas por una fuerza maligna y arrolladora que no debería haber sido liberada…

No puedo evitar sentir un ligero cosquilleo algo incómodo al pensar que la próxima reedición de esta segunda novela de Francisco Narla, tiene algo de morboso, a la vez que me alegro de que gracias a ella serán muchos los lectores que se acercarán a esta historia, y lo harán en una edición que viene de la mano de Planeta con una portada más modernita y que invita cuando menos a hojearla con curiosidad.

Tras la reciente tragedia ocurrida en Los Alpes con el Airbus A320 de la compañía Germanwings, pronto empecé a leer que Francisco Narla, se había anticipado a esta tragedia (literariamente, claro) en 2010, cuando publicó “Caja Negra”, lo cual ya desvelaba que en su interior iba a encontrar, como mínimo, a un piloto suicida, pero ¿qué más iba a encontrar dentro de sus páginas?

Pues una historia, o mejor dicho dos historias separadas en el tiempo por más de tres décadas y que, de verdad, cuesta imaginar en qué momento van a conectarse, porque son tan diferentes entre sí, que parece que estás leyendo dos novelas distintas e incluso dos estilos diferentes.
En un momento dado de la lectura, aparecerá un tercer hilo, protagonizado por un personaje japonés, que desconcierta por completo, porque no sabes muy bien a qué viene y también por lo que cuenta y cómo lo cuenta. Creo que es la parte que me ha dado más escalofríos.

Bien, pues una de esas dos historias principales se desarrolla en el año 2010, donde el protagonista es Thomas Rye, un hombre de atractiva presencia, piloto de línea aérea y psicópata en sus ratos libres que vuela por medio mundo, dejando su sádico rastro y la otra arranca en 1977, y está protagonizada por Sinesio Amorós, un personaje, diría totalmente opuesto a Thomas, más bien anodino y solitario, aficionado a la parapsicología, que se dedica a grabar psicofonías y que está interesado en los hechos que llevaron a una familia, de un lugar sin concretar de Galicia, a construir una capilla en la que parece haber conseguido grabar unas desconcertantes psicofonías.

La narración que sigue la pista a Thomas, nos lleva a conocer qué ocurre y cómo son las cosas en la cabina de un avión durante los vuelos. Es evidente que, que el que el autor de la novela sea también piloto de línea aérea, ayuda a la hora de describir esos momentos, pero... ¡tranquilidad!, no nos da una conferencia soporífera sobre el tema. Todo es bastante comprensible y hace fluir la lectura sin el más mínimo inconveniente. La parte de Thomas es más dinámica que la de Sinesio, con el primero el desfile de personajes es constante, con el segundo es mínimo, con el primero viajamos a sus diferentes destinos, con el segundo, no salimos de su propio entorno. Siendo sincera, debo decir que la parte de Thomas me atrapó bastante más que la de Sinesio, pero llegado cierto momento en la lectura, me vi inmersa en las dos tramas y esa alternancia en los hilos narradores y la brevedad de los capítulos, hacían que siguiera leyendo.
¿Os suena eso de ..."un capítulo más y lo dejo"? Pues eso... el problema era que para continuar con el final de uno de los hilos tenía que leer un capítulo del otro, que acababa de forma igualmente interesante, así que capítulo a capítulo, la segunda mitad de la novela acabé leyéndola de tirón.

Que Francisco Narla escribe bien, no es ninguna sorpresa. Lo descubrí con Assur, lo confirmé con Ronin y tras leer "Caja Negra" ya veo que viene de atrás. Solamente me falta leer su primera novela ,"Los lobos del centeno", pero sospecho que será la confirmación de que ya apuntaba maneras.

Es un escritor minucioso, elegante, que se preocupa mucho por los detalles, por llegar al lector y transmitirle cada una de las situaciones y sensaciones por las que están pasando los personajes, que elige con cuidado la palabra exacta para hacerlo y por eso son tan ricos en detalles tanto física como emocionalmente, sabe describir como nadie los entornos por los que estos se mueven haciendo que sean muy fáciles de imaginar y todo eso se consigue con trabajo, con mucho trabajo, a pesar de ser una novela escrita en 45 días (esto es algo que nos comentó el año pasado cuando vino a Bueu a presentar Ronin).

Por ponerle un par de "peros" a la novela, diría que me costó "arrancar" con ella. No acababa de ver por dónde iban los tiros, sobre todo en la historia de Sinesio, que fue con la que más me costó conectar y que el final me pareció demasiado rápido. Pienso que se podía haber alargado algo más la historia, porque me ha dado la sensación de que ha quedado algo abierta, aún así he disfrutado mucho con este libro que aúna misterio, intriga, tradición y leyendas gallegas (¡cómo no!).

En fin, que la publicación de "Caja Negra" el próximo 5 de Mayo, dará la oportunidad de que la novela llegue a nuevos lectores, aunque eso significa que queda retrasada la publicación de "Donde aúllan las colina", que estaba prevista para esa fecha precisamente, hasta nuevo aviso.

9 comentarios:

  1. Leer a Francisco siempre es un acierto y, como bien dices, en sus primeras novelas seguro que se aprecia el mismo mimo,
    besucus

    ResponderEliminar
  2. Tiene buena pinta esta novela, de momento solo he leído del autor Ronin y me gustó mucho
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Yo pensaba que era una obra nueva, no una reedición. La verdad es que no he leído nada de él, pero tomo nota. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Del autor solo he leído Assur y me gustó mucho. Y esta novela que traes hoy tiene muy buena pinta, a pesar de que parece que ese principio cuesta un poquito. La tendré muy en cuenta.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. A mí me falta por leer "Los lobos del centeno", pero es que no hay forma de encontrarla en papel. Seguiré insistiendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente este viernes terminé de leerla y uf, qué mal cuerpo se te queda; aunque el final me gustó muchísimo y a la vez me supo a poco. Por cierto, me costó un montón encontrar "Los lobos del centeno" pero al final lo conseguí. No sé si seguirán teniendo ejemplares, pero en la librería Follas Novas de Santiago de Compostela me los enviaron contra reembolso sin ningún problema.

      Eliminar
    2. Yo también lo he encargado en Follas Novas. Me dijo Deborah Albardonedo que probablemente todavía les quedaran ejemplares y estoy esperando que me lo manden. Y muy baratito por cierto.

      Eliminar
  6. Tiene buena pinta la novela, pero no me agrada mucho que se reedite casualmente cuando ha pasado lo de Germanwings, no me gusta este hábito morboso que se pasea por la actualidad. Besos.

    ResponderEliminar
  7. Me animó a leer a este autor, ¡gracias!

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails