jueves, 12 de junio de 2014

El canto del cuco (Robert Galbraith)

Ficha técnica: AQUI
Una joven modelo con problemas emocionales cae desde su balcón de Mayfair en plena noche. Su cuerpo yace en la calle nevada. Todo el mundo asume que ha sido un suicidio, excepto su hermano, que contrata los servicios del investigador privado Cormoran Strike para que se encargue del caso.
Veterano de guerra con secuelas físicas y psicológicas, la vida de Strike es un desastre. El encargo le da cierto respiro económico, pero cuanto más profundiza en el complejo mundo de la modelo, más oscuro parece todo y más se acerca Strike a un gran peligro.
Un elegante misterio impregnado de la atmósfera de Londres, desde las calles más selectas de Mayfair hasta los pubs ocultos del East End o el bullicio del Soho.

Bueno, pues tras mucho dudar si me adentraba o no en el mundo literario para "mayores" de Robert Galbraith, o sea, J. K. Rowling, después de haber disfrutado tanto con mi querido Harry Potter, tengo que decir que me alegro de haberme decidido porque "El canto del cuco" me ha parecido una novela más que interesante y magnificamente escrita.

Ya sabéis que yo soy muy aficionada a las novelas que se pueden englobar dentro del género negro, misterio, intriga, policial, étc. y creo que puedo decir sin miedo a equivocarme que, aún no considerando este libro una novela negra propiamente dicha, contiene entre sus páginas una de las mejores investigaciones policiales con las que me he topado (siempre literariamente hablando, claro), aunque eso también conlleva un punto, no diré que negativo, pero sí excesivo a la hora de detallarlo todo tanto porque aquí todo es importante para la autora. No  hay nada al azar en esta historia, algo que yo personalmente agradezco, pero que entiendo que a otros lectores les pueda resultar excesivo y que incluso ralentice su lectura.

La aparente confirmación del suicidio de Lula Landry, una famosa modelo con una complicada vida personal, no parece convencer a su hermano John que decide contratar los servicios del detective privado Cormoran Strike que, para intentar resolver el caso, contará con la ayuda de Robin, una secretaria "temporal" que resulta ser una auténtica sorpresa para él.

Tanto Cormoran como Robin, son dos personajes que enseguida conectan con el lector y todo hace presagiar que los volveremos a encontrar trabajando en algún otro caso próximamente. Aunque la autora nos va dando algunos datos sobre sus vidas, no son la parte más importante de la novela.

Sabemos que la vida de Cormoran no está pasando por su mejor momento ni personal ni profesional. Acaba de romper con su novia. Vive en la oficina. Tiene una buena relación con su hermana Lucy, pero con su padre, un famoso músico, no tiene el más mínimo trato y su madre hace tiempo que se suicidó. De sus años en el ejército le queda la cicatriz física más profunda, un muñón que le recuerda que allí perdió una de sus piernas y que le dará bastante la lata durante la novela.

Robin, por su parte resultaría ser la trabajadora ideal, si no fuera por ese contrato de temporalidad que la ha llevado hasta la puerta de Cormoran. Acaba de llegar a Londres a vivir con su prometido y mientras se dedica a ir a entrevistas que le ofrezcan la posibilidad de un trabajo "de verdad", decide trabajar durante una semana con este peculiar detective. Lo que no sospecha es lo mucho que le entusiasmará el trabajo y lo buena que será ella haciéndolo. Además de ser una mujer trabajadora, es muy organizada, inteligente, decidida y sobre todo discreta.

Lo cierto es que la posibilidad de investigar la muerte de Lula, además de llenarle un poco las arcas, también ayudará a Cormoran a mantener la mayor parte del tiempo su cerebro ocupado en algo que no sea Charlotte (su ex), por lo que enseguida se pone manos a la obra y junto a él nos iremos a interrogar a todas las personas que han tenido algo que ver con la modelo fallecida, su hermano, su tío, sus compañeras de trabajo, su diseñador favorito, sus vecinos, el conserje del edificio donde vivía, su chófer y por su puesto su novio, el que hasta la confirmación por parte de la policía del suicidio de Lula, estaba en el punto de mira de prácticamente todo el mundo como principal sospechoso de "asesinato".

Decía antes que esta es una de las mejores investigaciones policiales con las que me he topado y creo que ello es debido a los magníficos interrogatorios que componen casi el 90% del libro, detallados, minuciosos y concienzudos. Cormoran, parece tener una gran habilidad para conseguir "extraer" siempre más información del interrogado de la que él mismo cree que ofrece. Poco a poco las notas y pistas que va recabando, junto con todos los datos que ha ido recogiendo su secretaria desde internet y también utilizando otros métodos, irán dando forma a la solución de este caso, que conseguirá mantenernos intrigados hasta el final, sobre todo en los estupendos capítulos finales.

Estos interrogatorios nos permiten vislumbrar más o menos las vidas de los interrogados y nos ayudan a hacernos una idea de qué clase de vida llevó Lula desde su infancia y también la que llevaba Lula antes de morir, en qué ambientes se movía y en quién podía o no confiar.

Como he comentado anteriormente la novela me ha parecido estupendamente escrita. Creo que el estilo utilizado por la autora, es sobre todo elegante, y le da a la novela una aire, no diría antiguo, pero sí clásico, alejándose de  novelas policiales, o "negras" más actuales y que son mucho más violentas y detalladas a la hora de describir un cadáver o el modo de llevar a cabo un asesinato, así que gustará a quienes no disfrutan con esos "macabros" detalles normalmente. Toda la novela sigue un ritmo constante, sin ser en ningún momento una lectura frenética, de esas que no puedes parar de leer, e incluso en algún momento se puede hacer algo parada, por lo que comentaba al principio, demasiados detalles a la hora de los interrogatorios, pero mantiene la intriga de forma continua y lo bien escrita que está hace que se lea con placer, al menos, yo la he leído con mucho gusto.

En fin, que si me vuelvo a encontrar a Robert Galbarith contándonos un nuevo caso de Cormoran y Robin, volveré a caer en sus redes lectoras seguro.

lunes, 9 de junio de 2014

La Villa (Rosanna Ley)

Ficha técnica: AQUI
Tres mujeres en busca de respuestas.
¿Villa Sirena acabará por unirlas o las separará para siempre?

Cuando Tess Angel recibe la carta de un abogado invitándola a reclamar la herencia que le ha dejado Edward Westerman, un hombre al que nunca conoció, se queda estupefacta. Se trata de Villa Sirena, una hermosa casa de recreo encaramada en unos acantilados de Sicilia. Pero lo único que la une a esa isla es su madre, Flavia, una siciliana que se marchó de allí durante la Segunda Guerra Mundial.Aunque nunca ha propiciado que Tess se reencuentre con sus raíces, Flavia se da cuenta de que los secretos de su pasado están a punto de ser descubiertos y decide contarle su historia. Todos estos acontecimientos también sorprenden a Ginny, la hija adolescente de Tess, que soporta como puede el instituto, sobrelleva su incipiente sexualidad y está llena de preguntas para su padre, que abandonó a su madre antes de que ella naciera.Tres mujeres en busca de respuestas. ¿Villa Sirena acabará por unirlas o las separará para siempre?

“La Villa” es una novela que llegó a mi casa por sorpresa y no llegó sola, trajo consigo una de las lecturas que ahora llevo entre manos (Netherwood). Lo cierto es que cuando recibí por correo el boletín de novedades las dos me llamaron la atención y me las apunté para comprarlas próximamente, pero no las solicité, sobre todo porque reseñar se me hace cuesta arriba y no quería tener compromisos con nadie, pero ya que me las han enviado y además eran lecturas que yo misma pretendía comprar, aquí va mi opinión de la primera de ellas.

Sin llegar a ser una lectura de cinco estrellas, he de decir que me ha gustado. Suponía que así sería tras leer su argumento y ver que tenía todos los ingredientes para resultar una entretenida lectura.

Tess es una mujer de cuarenta años, madre soltera, y cuya vida discurre con total normalidad en Pridehaven, Inglaterra. Tiene un trabajo en el que espera ascender, una hija de 18 años que no tiene nada claro qué hacer con su vida y una buena relación con Flavia y Lenny, sus padres.

Un día, por sorpresa, recibe una carta en la que se le comunica que acaba de heredar una villa siciliana llamada “Villa Sirena”, pero debe desplazarse hasta allí antes de aceptar su herencia y decidir qué quiere hacer con ella. Es cierto que su madre es de origen siciliano, pero Flavia nunca ha querido hablarle de su pasado allí y por supuesto ella no ha puesto un pie en la isla, solo sabe que la persona que le ha dejado esa herencia es Edward Westerman, alguien para quien la familia de su madre trabajó hace décadas.
¿Qué hacer entonces? Pues ir hasta allí, por mucho que su madre hubiera preferido que no lo hiciera y mientras tanto darle a su adolescente hija un poco de “manga ancha” confiando en que sea lo suficientemente madura para pasar unos días sola sin que pase nada.
Además piensa que una vez en Sicilia, concretamente en Cetaria, es posible que pueda conocer la historia de su madre, esa historia que ella jamás ha querido compartir, pero lo cierto es que cuanto más intenta averiguar, más son las preguntas que quedan sin respuesta.

Mientras tanto en Inglaterra, Flavia piensa, que quizás ha llegado el momento de desvelar a su hija la historia de su vida y decide escribirla en un cuaderno, a la vez que que va añadiendo en su narración las recetas más sabrosas que sabe elaborar. Su relato es una de las mejores partes de la novela porque consigue hacernos ver estupendamente la complicada vida de las mujeres en Sicilia en los años cuarenta en un entorno dominado siempre por los hombres. Veremos el contraste entre Flavia y su hermana María. Una con tantos planes y otra tan tradicional y conformista.
La comida siciliana abarca el contraste [...] dulce y amargo, fuerte y suave, dulce y salado, caliente y frío...
Por otro lado su hija Ginny vive en un mar de dudas. No acaba de decidir si estudiar o no una carrera como desea su madre. No sabe si está enamorada o no de Ben (su peluquero), o si conocer a su padre, que desapareció antes de que ella naciera, es una buena idea.

http://www.ioamolasicilia.com/scopello-e-i-suoi-faraglioni/
La verdad es que es una novela muy entretenida que en mi opinión va de menos a más. Supongo que el personaje que menos me ha interesado, es Ginny, pero no porque esté mal construido, simplemente ocurre que últimamente me cuesta empatizar con personajes adolescentes, pero tanto la historia que va contando Flavia, como la que va viviendo Tess en Cetaria, me han gustado mucho. Confieso también que al principio Flavia me parecía una mujer demasiado cabezota. Lo de no haber hablado nunca a su hija de su vida en Sicilia, de no explicarle por qué se fue de allí, no lo acababa de entender, pero al terminar la novela, la he comprendido un poquito más, aunque sigo sin compartir su forma de actuar.

Mientras Flavia va desvelando su vida en Sicilia, donde todo giraba en torno a otras dos familias además de la suya, vemos que Tess se encuentra con descendientes de esas familias y aunque hayan pasado más de treinta años, parece que los errores del pasado y las antiguas enemistades se van heredando en una tierra donde nadie olvida. De la mano de Tess nos moveremos por un idílico entorno del que enseguida se enamora y en el que se siente cómoda, mientras capea las luces y las sombras del lugar que fue la cuna de su madre y de las gentes que lo habitan.
... Sicilia era una tierra de contrastes. Belleza y fealdad. Luz y oscuridad. Romanticismo y peligrosidad.
"La Villa" es una bonita novela, que nos transporta con sus descripciones a Cetaria, que consigue hacernos la boca agua, con la cantidad de sabrosas y coloridas recetas que Flavia ha ido elaborando a lo largo de su vida y que nos habla de amor, de las difíciles relaciones de familia en un entorno muy cerrado, sobre todo cuando se espera que alguien haga algo sin discutirlo simplemente porque así debe hacerse, porque la tradición manda y es lo que siempre se ha hecho, donde tener ilusiones por algo más, no estaba bien visto, sobre todo si eras una mujer. Nos habla de las equivocaciones que a veces llegamos a cometer, de las consecuencias sobre terceras personas por las decisiones tomadas (equivocadas o no) y de saber reconocer los errores y llegar a perdonarlos... o no.

Una buena historia, con tesoro incluído, que es muy entretenida y que resultará ideal para las tardes de verano que se aproximan.

martes, 3 de junio de 2014

Un fin de semana de Feria

Pues sí, lo bueno se termina pronto y nuestro paso por la Feria del Libro de Madrid ha concluido por este año ¡snif! Decir que me lo he pasado genial es quedarse corto. Además de traer un peso extra de algo más de trece kilos en libros, hemos aprovechado para ir un par de días al teatro, me he alojado en un hotel donde entre otros también estaban alojados (Sarah Lark, Dolores Redondo o Jordi Sierra y Fabra) y, lo mejor, he tenido el placer de conocer en persona a dos amigas con las que llevo manteniendo "relaciones" virtuales (¡ja,ja!) hace ya unos años (Nuria de Leo luego existo y María de De todo un poco). Chicas ha sido un placer conoceros a las dos.

Llegamos a Madrid el jueves por la tarde y esa misma noche aprovechamos para ir con Nuria al teatro y darnos así el primer achuchón. Quedamos con ella para pasar el sábado y comer juntos, pero nosotros ya nos acercamos el viernes a la Feria. A las 11 en punto ya estaba yo en el Retiro inaugurándola. No ha salido en televisión porque tengo menos tirón que la Infanta Elena y el ministro Wert, pero a las 11:03 colgué mi primera fotillo en mi Facebook como prueba presencial. 

Aunque había mucha gente, nada que ver con la tremenda afluencia de público que se concentraría el sábado y el domingo. La ventaja de ir sin ser fin de semana, es que aparte de que hay menos público, también son pocos los autores que firman, y algunos libreros y editores se paran a hablar contigo sin problema mientras te recomiendan lecturas. Sinceramente, yo llevaba una buena lista con títulos, pero también me dejé recomendar. Al final sustituí algunos de mis títulos por esas recomendaciones y también traje un par de encargos de Bookworm Junior, que tuvimos que comprar fuera de feria, pero que ya tenía localizados en una tienda de Madrid y algún que otro regalo.

La pena que me ha quedado es haber visto a tantos autores de los que tengo en casa sus últimas novelas y no haberlas podido llevar (Almudena Grandes, Silvia Grijalba, Julia Navarro, Sarah Lark, Dolores Redondo, étc.) Únicamente me llevé "La boda de Kate" para que me la firmara Marta Rivera de la Cruz.

Pero pasemos a la galería de fotos de compras y firmas (tampoco tantas, no creíais). Primero foto de familia:

Pinchar sobre las fotos para ampliarlas

Los encargos:
 

- El último Mortadelo, un clásico cada año con Mundial de Fútbol. Pues el de 2014.
- "El paciente" de Juan Gómez Jurado. Firmado. Muy simpático Juan. Ya hemos quedado para que firme mi ejemplar de "El paciente" cuando venga por estos lares.

Los Regalitos:

- "Trilogía de Von Carstein. La guerra de los vampiros" de Steven Savile.
- "Las aventuras de Gotrek y Félix" de William King.
Dos novelas de Warhammer para el lector más pequeño de la casa (que no el más bajito ya). Nos han dicho que ya no van a editar más historias de Warhammer (al menos en novela), así que eso es lo que le hemos dicho, que ya no hay y se las tenemos reservadas para el viernes que será su cumpleaños. Espero que dosifique la lectura porque entre las dos novelas suman más de 2500 páginas.


- "Diario de una volatil" de Agustina Guerrero para una amiga (yo también me compré el mío ¡je,je! y vienen firmados)


- "Milmort I" y "Milmort II" de Santiago García-Clairac. Estos dos últimos cortesía de Nuria, que ya sabía ella que iba a acertar de pleno con estas novelas. Además tuvimos la suerte de encontrar al autor firmando y le han encantado las dedicatorias. Gracias chata, de nuestra parte y de la de él.

Y por fin... Los que ya descansan en sus correspondientes estanterías:

"Solos", un cómic con una pinta estupenda que nos recomendaron en la caseta de Dibbuks. 
"Aprendiz por casualidad" de Vikas Swarup. La portada no me gusta excesivamente, pero el autor sí, que es lo que importa.

"La sonata del silencio" de Paloma Sánchez Garnica. Lo compré el viernes en la caseta de Planeta y nadie me dijo que la autora firmaba al día siguiente, así que no se me ocurrió volver a la feria con él y sinceramente me dio mucha rabia. Es cierto que no firmaba en esa caseta, pero ¿de verdad no estaban enterados de la presencia de la autora siendo ellos su editorial? Y por cierto, ni un triste marcapáginas.
"Un millón de gotas" de Víctor del Árbol. Firma la próxima semana. Una pena para mí, claro. Me hubiera encantado traerlo firmado porque me encanta el autor. En otra ocasión quizás.

 

"Pacto de lealtad" de Gonzalo Giner. Un hombre absolutamente encantador. También traje mi ejemplar firmadito. Le comenté que yo conocí su obra gracias al blog de Eva, de "La historia en mis libros" y que tras leer su reseña sobre este libro no podía dejarlo pasar. La podéis leer "AQUI".


"Sola" de Lisa Gardner. Otra novela que compré por recomendación de la gente de la caseta de Pàmies. Empezamos a hablar de novela negra y me recomendaron muy mucho esta historia que ya tenían allí pero que no saldrá a la venta hasta el 9 de Junio.
"Un mundo peor" de Claudio Cerdán. Una recomendación de la caseta de Versátil y de la que apenas me quedan unas hojas.
"El tercer testamento" de Christopher Galt, una recomendación de un conocido de mi marido. Creo que es más su estilo que el mío pero ya veremos. 

 
"La mujer que no bajó del avión" de Empar Fernández. Casualmente la autora estaba en la caseta, así que también me lo firmó. Además me regalaron una cajita con té negro, que ya me ha dicho Icíar que está muy rico. 
"La voz del viento" de Pemón Bouzas. Nos animamos con la novela, primero porque es una historia que transcurre aquí, en Cangas y segundo porque en ese momento el autor estaba totalmente solo, así que mientras me tomaba algo le dije a Joaquín que se acercara a charlar con el autor y se trajo la novela firmada. Podéis leer la reseña de Tatty "AQUI".

 
- Además de mi ejemplar de "Diario de una volatil" y el de mi amiga, bien firmaditos, también compré de la misma autora "Nina. Diario de una adolescente".

 

- Y por supuesto me traje firmado el libro de Marta Rivera que me llevé de casa. Me hubiera llevado todos, pero... no podía ser.

En fin, creo que ha sido una Feria bien aprovechada, en la que he visto muy de cerca a autores que me encantan y a otros que no conocía y en la que me ha dado pena ver a estupendos escritores sin apenas gente a su lado, mientras las colas de los televisivos no se sabía donde terminaban (Impresionante la que se montó con la firma de Jordi Cruz de Masterchef).


Ha sido muy agradable pasear por el Retiro. El tiempo acompañó todo el fin de semana. Ni frío ni excesivo calor. Me ha encantado ver a la gente tumbada en la hierba leyendo sus recientes adquisiciones o leyéndoselas a los niños. 

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails