lunes, 21 de abril de 2014

El jardín de Dachau (Ellen Marie Wiseman)

Ficha técnica: AQUI
«Debes florecer donde has sido plantada», le aconseja su abuela a Christine Bölz, una sirvienta de diecisiete años. Pero ella quiere conocer ese mundo que hay más allá de su pueblo, apenas vislumbrado gracias a la música, los libros... y a Isaac Bauerman, el hijo de la acaudalada familia judía para la que trabaja.El futuro que ambos sueñan compartir tropezará con obstáculos más insalvables que su origen social. Bajo el régimen de Hitler, en Alemania se aprueban nuevas leyes que prohíben a Christine volver a su trabajo y tener cualquier relación con Isaac. Pero ella se enfrentará a la ira de la Gestapo y los horrores de Dachau en su afán por estar con el hombre a quien ama, por sobrevivir al horror y, finalmente, preservar la verdad. Una novela inolvidable sobre el valor y la decisión, sobre las atrocidades y el sufrimiento de la guerra y el empeño en no renunciar a la esperanza. 

Esta es una novela pensada para captar con tan solo su portada a cualquier lector aficionado a las historias que transcurren durante la Segunda Guerra Mundial. El brazo que sostiene esa bonita ciruela con ese delator número tatuado, ya nos proporciona una idea muy clara sobre el contenido del libro y tras leer su sinopsis, definitivamente sabía que sería una novela muy de mi gusto, y por lo que he estado observando en muchos blogs, del gusto de muchos otros lectores y lectoras. De hecho ya tengo en el punto de mira a la lectora ideal que disfrutará tanto como yo de este libro en cuanto se lo preste.

Aunque Ellen Marie Wiseman nació en Estados Unidos, su madre creció en Alemania durante la Segunda Guerra Mundial y siendo una niña viajó con frecuencia a este país para visitar a sus familiares. Años más tarde, cuando cursaba el penúltimo año de secundaria, estudió a fondo el Holocausto y no dudó en preguntarle a su madre sobre ello. Poco a poco se fue formando una idea clara de todo lo que debieron pasar, teniendo en cuenta que ellos no eran judíos, simplemente alemanes que debían "obedecer" cuantas órdenes se sacaran de la manga los nazis. Años más tarde decidió escribir una historia, que sin ser realmente la de su familia, contara lo que supuso para muchos alemanes vivir durante la guerra, siendo conscientes de lo que los nazis les hicieron a los judios. ¿Fueron ellos en el fondo responsables?

La novela nos narra la historia de Christine Bölz e Isaac Bauerman. Christine, perteneciente a una humilde familia alemana, trabaja con su madre en la casa de los Bauerman, una acaudalada familia judía. Son jóvenes, están enamorados y la autora consigue transmitirnos la frescura e ilusión de su juventud. Ambos son totalmente ajenos a lo que está a punto de pasar en su país y a las consecuencias que tendrá sobre su futuro. El mismo día que se declaran uno al otro deben dejar de verse. De repente, está prohibido trabajar para una familia judía, y no pueden tener ningún tipo de trato o contacto. Poco a poco la situación va empeorando. Cada vez se aprueban leyes más y más restrictivas con consecuencias terribles y desproporcionadas sobre todo para los judíos, pero ¿qué pasa con los alemanes que aunque no “comulgan” con la ideología nazi, deben obedecer si no quieren sufrir las consecuencias? Pues ésta también es su historia.

Quizás la parte que menos me ha interesado sea precisamente la de amor entre Christine e Isaac, que prácticamente no evoluciona. A pesar de las dificultades, ese amor está ahí y parece inamovible. Entender por qué no pueden estar juntos es quizás lo más complicado para ellos. ¿Qué puede tener de malo o peligroso que él sea judío y ella no?

Entrada principal campo de Dachau
Sin embargo, la historia de las familias alemanas que siguieron viviendo en sus casas, a pesar de la guerra (representadas en la familia de Christine) me ha gustado mucho más. Al vivir en un pequeño pueblito (Hessental) donde todos se conocen, es fácil saber la “postura” política de cada vecino, y seremos testigos de que no todo el pueblo alemán estaba de acuerdo con la política de Hitler aunque tuvieran que acatarla para sobrevivir, veremos cómo poco a poco van careciendo de las cosas más básicas, cómo deben ayudarse entre familia y vecinos en los peores momentos, cómo intentan consolarse unos a otros, diciéndose lo que cada uno necesita oír, aun cuando ni uno mismo crea esas palabras de consuelo. Veremos la lucha de la madre de Christine intentando mantener unida y a salvo a su familia, sobre todo cuando su marido es obligado a luchar por el pueblo alemán, veremos y sentiremos el temor de los ataques de los bombarderos sobre Hessental y la angustia que sienten al no saber si su casa seguirá en pie tras los ataques. En fin, seremos testigos de las dificultades de una población civil dirigida por un loco que soñaba con ser un Dios.
Personalmente no creo que la autora intente justificar el “desconocimiento” de los alemanes sobre lo que ocurría en los campos de concentración. Supongo que trata de mostrarnos que también ellos estaban demasiado ocupados intentando sobrevivir.

Aunque creo que narrado en primera persona, por ejemplo, de la mano de Christine, habría ganado todavía más, confieso que aun así he disfrutado muchísimo con esta lectura.
Ha logrado que contuviera la respiración en más de un pasaje por la tensión que describía en ese momento.
También me ha sabido transmitir, sin recrearse en los detalles, los horrores que se vivieron en Dachau, un campo al que también llegará Christine y del que saldrá marcada para toda la vida.
He sufrido la impotencia y frustración de la protagonista cuando les cuenta a sus vecinos lo que pasaba dentro de ese campo y cómo nadie puede (o mejor dicho no quiere) creerla y os aseguro que como lectora sentía muchísima rabia.
Me ha sabido transmitir la fortaleza de un personaje como Christine, que no duda en arriesgarlo todo por amor, y que incluso en los momentos en los que parece que la desesperanza acabara por consumirla tras el final de la guerra, y tras sus pérdidas personales, es capaz de recuperar el ánimo y luchar por demostrar que ella no mentía.

Creo que lo único que me ha "molestado" durante la lectura son las palabras en alemán. Sé que estoy leyendo una historia que transcurre en Alemania, pero no acabo de entender por qué no se traducen determinadas palabras. Supongo que la autora que escribió la novela en inglés, habrá dejado en alemán esas palabras, pero no le acabo de encontrar el sentido. Es cierto que hay un glosario al final de libro, pero muchas de las palabras que aparecen durante la lectura no están en el glosario y aunque no es necesario consultarlas para entender el sentido de la narración, sigue siendo algo molesto. ¿Es posible que se intente hacer más “real” la narración? No lo sé. ¿Es mejor leer “está verboten salir de casa” que leer “está prohibido salir de casa? Para mí solo vuelve la lectura más atropellada.

Al final del libro, podemos encontrar, además de los clásicos agradecimientos, el glosario que antes os comenté, una entrevista a la autora e incluso una guía pensada para un grupo de lectura que tenga previsto leer la novela. En la entrevista a la autora, una de las cosas que le preguntan es a quién le gustaría ver interpretando en el cine a sus personajes y estos son los elegidos (Scarlett Johansson, Jake Gyllenhaal y Leo Dicaprio). No apunta nada mal la mujer.


"El jardín de Dachau" es la primera novela escrita por Ellen Marie Wiseman y tras el buen sabor de boca que me ha dejado, creo que no dudaré en repetir con la autora.
Fotografía:
- Entrada principal campo Dachau: http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/4/4f/KZDachau1945.jpg

14 comentarios:

  1. Este es un libro que estoy segura de que me gustaría, besotes

    ResponderEliminar
  2. Yo no soy de los que buscan libros ambientados en ese período, no es de mis favoritos. Aun así, he leído novelas fantásticas sobre el nazismo y tras las buenas palabras que dedicas a esta quizá me animo. Pero solo quizá.

    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Je,je! Bueno, pues si te animas, espero que te guste Xavier. A mí me ha dejado muy buen sabor de boca y ya he visto que algunas blogueras amigas también lo están disfrutando.

      Eliminar
  3. A mi esta temática siempre me atrae. De este libro que comentas lo que me llama especialmente es conocer ese punto de vista de los propios alemanes, cómo lo vivieron, porque ser alemán durante el holocausto no significa que todos fueran nazis ni estuvieran a favor de lo que sucedia (también me suele interesar el "después", porque el pueblo alemán al finalizar la guerra tuvo lo suyo también).

    Sobre lo que comentas de las palabras en alemán, precisamente yo estoy leyendo un libro en el que también aparece alguna expresión en ese idioma. Tengo la ventaja de tener al lado una persona que conoce el idioma y eso ayuda mucho ;) Pero en el libro que estoy leyendo algunas de las expresiones son necesarias conocer lo que significan. Pero más que al autor, aquí le echo la culpa a la traducción, que bien podría haber añadido una llamada con el significado de las expresiones...

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí esta temática siempre me ha interesado, pero procuro espaciar las lecturas sobre este tema, y así lo disfruto mucho más. En cuanto a las palabras en alemán, siempre es más cómodo encontrarlas a pie de página, lo que no entiendo es por qué no están todas las que aparecen, pero claro, más cómodo aún es tener quien te las traduzca ¡je,je!

      Eliminar
  4. A mi me ha gustado muchísimo y eso que no es el tipo de novela que acostumbro a leer. Coincido contigo en lo de las palabras en alemán, a mi no me han molestado tanto, pero me hubiera sido mucho más fácil tener la traducción en una nota a pie de página que no tener que ir hasta el final con todo lo que pesa el libro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues que no sea el tipo de libro que sueles leer y que te haya gustado tanto dice mucho a su favor ¿no? Lo de las palabras no ha sido cómodo porque están al final del libro y encima la edición no es cómoda para leer. No es un libro que se abra bien del todo. Yo he intentado leerlo sobre un atril que tengo y la barra que sujeta las hojas no podía mantenerlo abierto.

      Eliminar
  5. Coincido mucho contigo, no se recrea en los detalles y aun así transmite un montón. Lo de las palabras es cierto que pueden llegar a incomodar pero a mi personalmente no me molestan demasiado :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí es lo que más me ha gustado. Todo lo que ha logrado transmitirme. Sin duda. Ha sido una gran lectura.

      Eliminar
  6. Cada vez tengo más ganas de leer esta novela, como la época es una de las que más me atraen ya me había anotado el libro en cuanto me crucé con la portada pero es que entre tu reseña y la de Marina tengo ya clarísimo que es una lectura que me va a gustar mucho
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que vale mucho la pena Tatty. Ya verás que te gustará tanto como a nosotros. Es una novela bien gordita, pero se lee muy fácilmente.

      Eliminar
  7. Lo leeré para junio que es el mes temático historico ;)

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails