lunes, 17 de marzo de 2014

Helen no puede dormir (Marian Keyes)

Helen no puede dormir (Marian Keyes)
Editorial: Plaza & Janés

Sinopsis:
Helen Walsh no cree en el miedo -es un invento de los hombres para conseguir los mejores puestos y más dinero-, pero lo que no puede negar es que el mundo se está desplomando a su alrededor. Es detective privado y tiene cada vez menos trabajo, la van a desahuciar de su piso y ahora vuelve a encontrarse con todos sus demonios. Y uno de ellos es Jay Parker, un ex novio encantador, aunque nada fiable, que le pide que localice a un cantante desaparecido. En cinco días, Wayne Diffney tiene que tocar en un concierto muy importante, pero se ha esfumado sin dejar rastro. La relación de Helen y Jay acabó tan mal que ella se pone enferma solo con oír su nombre. Además, ahora tiene un nuevo novio, Artie Devlin, muy considerado y muy sexy, y con quien se lleva de maravilla... Si no fuera por su ex mujer, que siempre está por casa, y por su hijo, que odia a Helen... Pero ella nunca obedece las reglas, ni siquiera las suyas propias, y su peor enemigo está en su propia cabeza. 

Y colorín colorado, con esta novela, por las vidas de todas las hermanas Walsh hemos pasado. No sé si la autora tiene previsto seguir tirando de la familia Walsh de ahora en adelante, pero por mi parte me conformo con las cinco novelas correspondientes a estas hermanas ("Claire se queda sola", "Rachel se va de viaje", "Maggie ve la luz", "¿Hay alguien ahí fuera?", protagonizado por Anna y por último la novela que nos ocupa protagonizada por Helen). Estas chicas me han hecho pasar buenos momentos lectores, no todos por igual, eso es cierto, pero con todas he disfrutado. En realidad siempre disfruto con las novelas escritas por Marian Keyes, aunque no aparezcan en ella los miembros de la familia Walsh, así que aquí me tendrá dispuesta a leer su próximo libro.

Personalmente tenía muchas ganas de volver a leer otra novela de esta autora. Sabía que había pasado por una profunda depresión que le había hecho aparcar la escritura una temporada y quería saber cómo retomaría su trabajo. Sé que antes de publicar este libro ha publicado otro de recetas titulado "Salvada por los pasteles", pero yo no lo he leído. Entre que no me gustan demasiado los dulces y que todo ese colorido en la portada ya me revuelve el estómago, al final lo dejé pasar, aunque por lo que he podido leer, no sólo encontramos recetas entre sus hojas, sino también anécdotas de su vida y solo por eso no lo descarto del todo, pero lo que yo quería era otra historia de ficción, una nueva novela con la que pasar un buen rato y me alegra decir que con "Helen no puede dormir" lo he logrado.

Los lectores habituales de esta autora, solemos comentar que a medida que iba publicando libros, las novelas parecían más serias, que sin intentar perder el humor en torno a los protagonistas, trataban temas más delicados, aunque muy actuales y parecía que las novelas iban perdiendo la chispa que caracterizaba sus primeras publicaciones. Quizás esto era debido a que la autora iba entrando en un momento complicado en su vida y también se reflejaba en su trabajo, no lo sé, en todo caso mi temor era que este libro fuera demasiado serio, que hubiera perdido definitivamente la habilidad de contarnos una historia interesante y divertida a la vez y que volcara en ella demasiado de su experiencia depresiva, peeeero... me alegra decir que yo no lo he visto así. Es más, diría que ¡¡la chispa ha vuelto!! Quizás todavía no como en las primeras novelas, pero vamos por el buen camino.

Yo me he divertido con Helen, con su forma de ser, de hablar, de pensar y actuar y eso que la pobre también está pasando por un tremenda depresión, que le lleva a tener una serie de pensamientos negativos que dan miedo. Me alegra decir, que en lugar de escribir una novela que acabara deprimiendo al lector, la autora consigue hacernos ver la situación por la que pasa una persona con esos problemas y los recursos a su alcance para poder superarla y creo que logra sin dificultad que empaticemos con ella. Será la propia Helen la que nos cuente la historia y nos informe con capítulos del pasado cómo ha llegado a la situación que ahora atraviesa.

La pobre Helen, que es detective privado, tiene que hacer malabares para superar esa depresión y a la vez intentar resolver contra reloj la desaparición de Wayne, un músico que dentro de pocos días debe dar un concierto con el resto de su banda, lidiar con otro problema muy actual que la autora también ha sabido describir en la novela, la maldita crisis económica que obliga a nuestra protagonista a abandonar su "original" piso y volver a casa con papá y mamá Walsh, y a la vez avanzar en la relación que tiene con su pareja, un atractivo hombre separado y con tres hijos, que no acaba de desvincularse de su ex-mujer que entra y sale de su hogar como Perico por su casa. A todo esto, hay que mencionar que quien la contrata para encontrar a Wayne es un ex novio con el que no acabó precisamente bien su relación, pero no puede negarse a hacer el trabajo, porque necesita dinero urgentemente. Como podéis ver, no es que las cosas le vayan precisamente bien.

Pronto Helen se pone en marcha. Primero porque es urgente que aparezca el desaparecido, pero por otro porque necesita tener su mente ocupada. El problema es que parece que se lo ha tragado la tierra y apenas hay pistas ¿Lo habrán secuestrado? ¿Se ha ido por propia voluntad? A medida que pasan los días ya no sabe qué pensar y poco a poco se va desanimando, además ella tampoco es que sea muy disciplinada, así que aunque no diré que se deja vencer por la pereza, a veces sí deja pasar la horas tirada en el suelo sin darse cuenta. Helen es un personaje con muchos altibajos, puede estar animada siguiendo una pista mientras saca a relucir su ironía y mordacidad y al no conseguir nada, encerrarse en ella misma llenando su cabeza con pensamientos negativos. Es tremenda la cantidad de veces que dice que quiere morir e incluso la forma en que le gustaría que ocurriera. Sin embargo de cara al exterior la depresión por la que está pasando no es lo primero que los demás aprecian en ella. Creo sinceramente que la autora ha sabido transmitir los momentos más duros de su depresión con la seriedad que necesitaba en cada momento.

Como siempre Marian Keyes sigue su estilo a la hora de hacer una novela amena, fácil de leer, con mucho diálogos lo que la convierte en una lectura muy dinámica. Intenta hablarnos de problemas cotidianos y actuales con un tono cómico y es posible que esta sea su novela más personal. Imagino que muchas de las ideas que pasan por la cabeza de Helen debieron pasar también por la de la autora durante su propia depresión y ha sabido reflejarlas muy bien sobre el papel, haciendo de Helen una de las hermanas Walsh más simpática.


Fotografías:
de las portadas extranjeras:


17 comentarios:

  1. Coincido contigo. Yo de Keyes solamente he leído los cinco libros de las hermanas Walsh, pero ya tengo algunas de sus novelas independientes por casa y seguiré adentránrome en su obra. Lo cierto es que es una autora muy interesante: mezcla como nadie el humor y los temas serios y delicados.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  2. Si es que los fans de Marian Keyes somos multitud! ;)

    Chao!

    ResponderEliminar
  3. También coincido contigo, me gusta mucho Marian Keyes, siempre encuentro lo que busco, besotes

    ResponderEliminar
  4. Le tengo muchas ganas a la autora :D

    ResponderEliminar
  5. Me encanta la Keyes desde que la descubrí en un kiosco,que sacaron uno de sus libros en una colección de "literatura para mujeres", o algo así depoco acertado (no sé por qué tiene que ser literatura para muejres, pero bueno)
    A mi también me gustó mucho Helen, lo cierto es que es verdad que era un soplo de aire fresco después de los dos últimos, mucho más duros, pero he de decir que me he qudado con las ganas de saber cómo hubiera sido Helen sin depresión. Prometía mucho ese personaj, la más borde de las hermanas Walsh. Aún así, coincido contigo en que ha sabido cómo enseñar qué es una depresión, por dentro y por fuera, y que lo ha hecho con su consabido toque de humor.
    ¡Besotes!

    ResponderEliminar
  6. Yo voy a ser la nota discordante, porque no he leído nada de la autora, no se si me animaré algún día, si lo hago te pediré consejo

    ResponderEliminar
  7. Lo leí este verano y me gustó, me pareció una historia entretenida aunque sin llegar a entusiasmarme
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Yo sólo he leído una de las de las hermanas Walsh y fue la segunda. ¿Esta se puede leer sin haber leído las que le preceden o te estropea el resto?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, son totalmente independientes. De hecho cuando empecé a leerlas ni siquiera sabía que se convertiría en una serie con una novela para cada hermana, y aunque se nombran no revelan nada de las historias de cada una. De todos maneras y ya que están todas publicadas, te animaría a leerlas en orden. Soy una maniática del orden lector por mucho que nos digan que no es necesario.

      Eliminar
  9. Algún día me estrenaré con Marian Keyes, que aunque no es mi género favorito, por esta autora tengo curiosidad.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  10. Yo los tengo todos y los leí todos,este fue el que menos disfruté

    ResponderEliminar
  11. Estoy de acuerdo contigo en lo que comentas me encantó este libro muchos besos.

    ResponderEliminar
  12. Me encanta la autora, pero a mí lo que más me gusta es cómo introduce los temas serios con su característico sentido del humor. De hecho, de sus novelas me quedaría con las que tratan temas algo más delicados.
    La que nos traes hoy aún la tengo pendiente:)
    1beso!

    ResponderEliminar
  13. No he leído nada de Marian Keyes, aunque le tengo unas ganas tremendas. Espero poder hacerle un hueco prontito. Besos.

    ResponderEliminar
  14. ¡Me encanta Marian! Y todavía tengo pendiente esta novela. No tengo perdón... Veo que sigue el estilo de sus anteriores.
    ¡Muchos besos!

    ResponderEliminar
  15. Antes me gustaba mucho esta autora, ahora ya no la veo con los mismos ojos, tal vez por esa chispa que comentas que había perdido. Pero el libro de los pasteles sí lo tengo y, como golosa que soy, me gusta mucho, además, tiene sus puntos que consiguen sacarte una sonrisa.

    ResponderEliminar
  16. Holaaa, pues yo no pude con este libro, me parecía que avanzaba muy despacio y no le encontraba la gracia, lo tengo también reseñado desde hace un tiempo. Bessos

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails