viernes, 5 de junio de 2009

Bestsellers (género maldito)

En mi modesta opinión yo creo que con los bestseller o superventas, pasa un poco como con los programas del corazón, nadie los ve pero todo el mundo está al día todos los cotilleos en general. Pocos reconocen leer bestseller, pero es evidente que si se venden alguien los compra y aunque farda mucho decir que lees clásicos, estoy segura de que muchos también se dejan tentar por el mercado fácil.
Yo también he leído y leo clásicos ("Don Quijote", "Lazarillo de Tormes", "La casa de Bernarda Alba", "La Regenta", "El retrato de Dorian Gray"...) pero reconozco que la mayoría porque fueron imposiciones durante mi época de estudiante, cosa que por otro lado agradezco. No suelo tirar en la estantería de clásicos y me hubiera perdido unas lecturas muy interesantes, pero... aunque reconozco que es una lectura de gran calidad, lo que uno lee depende fundamentalmente de lo que busca cuando lo hace y de algunas otras cosas.
En mi caso las lecturas que se que me van a llevar más tiempo, las de alguna novela clásica, aquellas que por la forma en que están escritas sé que tardaré en leer o simplemente las que por su tamaño son incómodas de pasear de un lado a otro, me gusta dejarlas para el invierno y para leer en casa (tengo reservado ya un hueco invernal para "Los miserables" de Víctor Hugo), mientras que en verano prefiero leer novelas más ágiles, sobre todo cuando estás al sol (que es algo que me molesta bastante porque me cuesta más concentrarme por culpa del calor).
En todo caso mis estanterías rebosan bastante bestseller. Con la mayoría he disfrutado mucho, que para mi es lo principal ("Los pilares de la tierra", "La sombra del viento", "El código Da Vinci", "El último Catón"...), pero reconozco que con otros he metido la pata estrepitosamente ("La historiadora", "La clave Gaudí", "El club Dante"...).
¡A veces las campañas comerciales son tan espectaculares! y a mi todo me entra por los ojos....
Me gustan las portadas de los libros, aunque cada vez me dejo influir menos por ellas, pero me disgusta que porque haya un libro que ha vendido mucho, luego otros editen libros con portadas similares. (Por ejemplo parece que todas las novelas de vampiros ahora vienen en negro y rojo y a golpe de vista recuerdan un montón a los libros de Stephenie Meyer).
O aprovechar el tirón del titulo de un libro para ponerle uno parecido a otro (Por ejemplo: Las mujeres y los hombres que no aman demasiado. ¿A qué recuerda?)
No me gusta oír decir "Ay, no, yo no leo a Isabel Allende, o a Matilde Asensi, sólo escriben bestsellers", pero vamos a ver ¿Te has molestado en leerlas?"
Me pregunto qué prefieren los autores y editores. Escribir maravillosas novelas que no vendan o escribir y editar bestseller y poder vivir de ello.
Otro ejemplo, la novela romántica es una de las que más millones de euros mueve en el mercado y resulta que es una basura a los ojos de mucha gente, sobre todo hombres, no nos engañemos.
También es cierto que esto de los libros a veces funciona como las modas. Con el Código Da Vinci se pusieron de moda las novelas de códigos, secretos, griales, religión, intrigas en el Vaticano y se corre el riesgo de saturar el mercado.
Con la histórica pasó algo similar y ahora estamos en un momento de novela negra, sobre todo si viene de tierras nórdicas. Todo se vende. Me comentaba Sonia en la librería la semana pasada que tenía agotado el libro de Asa Larsson "Aurora boreal" (básicamente porque es un apellido con tirón y porque Stieg Larsson lo había leído y recomendado).
Total que si no lees malo, si lees bestsellers peor. ¿No sería mejor que cada cual eligiera su género favorito, del mismo modo que eliges tu música favorita para relajarte, o tu deporte favorito para estar en forma? y que todo el mundo leyera, que al fin y al cabo es una manera de ejercitar nuestro cerebro.
Está claro que para gustos colores y géneros literarios.

7 comentarios:

  1. Me quedo con esta gran frase: "Lo que uno lee depende fundamentalmente de lo que busca cuando lo hace". Una verdad como un templo y no puedo menos que compartir tu opinión de la primera a la última palabra.

    ResponderEliminar
  2. Es que a veces soy muy sabia. ¡je, je!

    ResponderEliminar
  3. Aurora Boreal de Asa Larsson está genial!! es una historia que te atrapa, las protagonistas son dos mujeres, personajes fuera de lo común y muy bien definidos y el suspense de la trama va en aumento hasta el final. Entiendo que ahora Stieg Larsson esté muy de moda y lo del apellido que comentas, pero Aurora Boreal no tiene nada que envidiar a sus libros...

    ResponderEliminar
  4. Pues venga, otro para aumentar la lista de pendientes.
    ¡Qué ruina|

    ResponderEliminar
  5. HOla!! me leí la entrada a raíz de tu comentario en la mía.
    Creo que ha quedado todo dicho, así que sólo comentaré que yo no veo la tele, ningún programa, porque tengo la antena desenchufada; la guardé porque me molestaba el cable, que tenía que recorrer medio salón ;))
    Y hace ya dos años que me he librado de tanta basura visual y auditiva. Os recomiendo que lo probéis, no la echaréis de menos

    ResponderEliminar
  6. Isi, ¿vives sola? Porque en mi casa si hago caso a tu sugerencia me cuelgan. De todos modos aquí no se pone la tele hasta después de la merienda de Aitor y nosotros sólo vemos el telediario de la noche y lo que venga detrás o en su defecto una peli en DVD.
    Pero si tuviera que elegir, yo también me quedaba con los libros.

    ResponderEliminar
  7. Si, claro que vivo sola. Pero mira: conseguí que mi novio se diera de baja de ono en su casa, porque al estar conmigo vió que se podía vivir sin tele. Yo también veo pelis, pero nunca las que ponen en la tele (bueno, es que ni me se la programación, por supuesto) por no tragarme tantos anuncios: las descargamos o las alquilamos y las vemos cuando nos apetece, tan contentos!
    Creo que, aparte de los programas basura (casi todo), el problema de la televisión es que te obliga a ver algo cuando lo ponen, no cuando a tí te apetece. Fíjate si no puedes leer la prensa por internet cuando te da la gana, en vez de ver el telediario, no?
    Bueno, me he enrollado mucho, pero la verdad es que desde el momento en que la desenchufé, no he echado de menos ni un solo programa.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails